Terapias y técnicas de intervención de Psicología: Modelos sistémicos

Modelos sistémicos

Ninguno de los modelos anteriores centra sus objetivos terapéuticos en la modificación de patrones de interacción personal,lo que supone la principal característica de los modelos sistémicos.

Sus aportaciones son numerosas:

  • Desde el punto de vista técnico, se introdujo otros significados en el cambio terapéutico
  • Desde el punto de vista teórico: Conceto de sistema como oposición al reduccionismo.
Conceptos y recursos técnicos

El concepto básico es el concepto de sistema.

La teoría General de Sistemas (TGS)(Ludwing von Bertalanffy) proporciono el marco conceptual. Surgió en los 40 para abarcar fenómenos que los planteamientos reduccionistas no podían explicar.

Sistema: Conjunto de elementos dinámicamente estructurados,cuya totalidad genera unas propiedades que en parte son independientes de aquellas que poseen sus elementos por separado>familia

En la TGS se distingue entre: Suprasistema,subsistema,sistema cerrado y sistema abierto.

Los sistemas tienen la propiedad de autoregularse a través de mecanismos de feedback y feedforward.

Desde el punto de vista clínico se distinguen 2 formas de relación interpersonal diádica:

  • a) Relaciones simétricas: Se caracterizan por la igualdad en la conducta reciproca
  • b) Relaciones complementarias: Se da un máximo de diferencia en la conducta reciproca.
LOS CONCEPTOS COMUNICACIONALES

Los principios teóricos básicos de los modelos sistémicos en psicoterapia, se formularon en el marco de una teoría clínica de la comunicación humana, obra de Watzlawick, Beavin y Jackson (1967) (Escuela de Palo Alto).

4 principios básicos:

1. Es imposible no comunicar.

No puede haber una situación de no comunicación. Incluso el silencio es comunicación (comunica un "no quiero entrar en interacción").

Pueden existir situaciones en las que se intente evitar el compromiso inherente a toda comunicación. Estas situaciones pueden dar lugar a la utilización de un amplio rango de técnicas de descalificación y a la utilización del denominado "el síntoma como comunicación".

2. En toda comunicación cabe distinguir entre aspectos de contenido (nivel digital) y aspectos relacionales (nivel analógico).

Los aspectos de contenido se expresan por medio de un código lingüístico, abstracto y capaz de transmitir información de forma muy precisa, similar a los códigos digitales de los ordenadores.

Los aspectos relacionales obedecen a un código, mucho más antiguo filogenéticamente, y mucho más impreciso, similar a los códigos analógicos del lenguaje computacional.

Casi siempre, es a través del lenguaje no-verbal o paraverbal, como se define la relación.

A veces, es la propia situación en la que se da el mensaje, la que define de antemano la relación (médico/enfermo).

La definición de la relación se puede hacer también verbalmente: Se considera que la capacidad de metacomunicarse adecuadamente (hablar acerca de la relación), constituye una condición para la comunicación eficaz, y ésta íntimamente relacionada, con el problema de la percepción de sí mismo (toda definición de una relación lleva consigo una definición de sí mismo (es como si estuviera diciendo "así es como me veo en relación con usted").

3. La incongruencia entre los dos niveles de la comunicación da lugar a mensajes paradójicos.

Bateson, aplicó la teoría de los tipos lógicos (Whitehead y Russell) al análisis de la comunicación, y sugirieron que, el nivel de relación (clase) supone un orden superior al nivel de contenido (miembro).

Cuando un miembro de una clase asevera algo acerca de la clase, se produce una paradoja de autorreferencia: Incongruencia entre el nivel lógico de la clase (sentencias) y el de los miembros (una sentencia concreta).

Estas paradojas, se diferencian de las simples contradicciones, del tipo "A y no A" en que representan incongruencias al mismo nivel lógico. Además las contradicciones simples, son fácilmente detectables, y no generan confusión ni conflictos de autorreferencia.

Cualquier contenido digital incongruente con la definición de la relación que transmite el nivel analógico/contextual, constituye una paradoja pragmática (una madre dice "te quiero" a un niño, pero lo abraza con rudeza y frialdad).

Es una incongruencia entre el contenido verbal y el no-verbal.

Estas paradojas están en la base de la teoría del doble vínculo (Bateson), puesto que la confusión que generan, se hipotetiza como generadora de trastornos esquizofrénicos. (Actualmente no se sostiene como hipótesis).

4. La definición de una interacción está condicionada por las puntuaciones que introduce el participante.

Para los participantes en la interacción, la secuencia tiene un principio y un final.

Se denomina "puntuación" a la forma de organizar los hechos para que formen una secuencia ordenada.

La falta de acuerdo respecto a la manera de puntuar los hechos, es la causa de numerosos conflictos en las relaciones.

Los casos más frecuentes de puntuación discrepante suelen estar centrados en intentar decidir cuál es la causa y cuál es el efecto.

Sin embargo, ninguno de éstos conceptos resulta aplicable debido a la circularidad de la interacción (no tiene un principio y un final, sino que constituye un proceso recurrente).

Noción de causalidad circular.

Desde el punto de vista clínico se distinguen 2 formas de relación interpersonal diádica:

  • 1. Relaciones simétricas: Se caracterizan por la igualdad en la conducta recíproca. Este tipo de relaciones, tienden a ser competitivas.
  • 2. Relaciones complementarias: Se da un máximo de diferencia en la conducta recíproca (padres e hijos, maestro y alumno). Uno siempre está en una posición superior respecto del otro.

Desde el punto de vista clínico, muchos conflictos relacionales tienen su origen en el hecho de que un participante no acepta la propuesta de definición de relación que hace el otro.

Las relaciones no son rígidas sino cambiantes, en función de los contextos y de la evolución personal.

> Siguiente: La Escuela internacional del MRI (Mental Research Institute)