Psicología Online PIR Personalidad Modelos teóricos en psicología de la personalidad

Psicología de la Personalidad y Diferencial: Personalidad

MODELOS TEÓRICOS EN PSICOLOGÍA DE LA PERSONALIDAD.

La ciencia normal es una práctica consolidada por tradiciones y escuelas, que proponen modelos, leyes, teorías, aplicaciones e instrumentos. La proliferación de escuelas (etapa pre-paradigmática) precede al desarrollo de la ciencia normal (paradigmática).

Tres etapas cronológicas:

  • a) Surgimiento de paradigmas: Se producen debates sobre cuáles deben ser las características esenciales de la disciplina, sus metas y su método. En P. de la Personalidad es la época de las grandes teorías.
  • b) Micro-teorías: Se necesitaba volver a objetivos de investigación más limitados y accesibles, lo que lleva al surgimiento de micro-teorías, que eran sustituidas por otras con rapidez.
  • c) Integración tras la crisis: Comienza el debate "persona-situación", del que pueden sacarse importantes mejoras para la P. de la Personalidad.

Los paradigmas generales se han traducido en tres modelos teóricos (internalista, situacionista e interaccionista) que se diferencian en la respuesta que dan a la cuestión sobre los determinantes de la conducta individual.

MODELO INTERNALISTA (persona activa):

Entiende al hombre como un organismo activo, determinante fundamental de la conducta que manifiesta en las distintas situaciones. Por tanto, los determinantes principales de la conducta son los factores, dimensiones estructurales o variables personales, que definen al individuo. Mantienen que la conducta del individuo es altamente consistente y estable y que conociendo las variables personales podremos predecir la conducta. Utilizan, generalmente, metodología clínica y/o correlacional. Tres tipos de planteamientos en función de la naturaleza de las características personales:

  • Planteamientos procesuales o de estado: consideran que las variables personales que determinan la conducta y posibilitan su predicción son de naturaleza dinámica, como estados y/o mecanismos de naturaleza afectiva y/o cognitiva, existentes en el individuo. Extrapolan las observaciones de sesiones clínicas formando teorías generales de conducta (teorías psicodinámicas, fenomenológicas, etc.).
  • Planteamientos estructurales: Las variables personales son de naturaleza estructural (rasgos o disposiciones estables de conducta) y su organización y estructura peculiar configuran la personalidad del individuo. Los rasgos son comunes a distintas personas, explicándose las diferencias individuales en función de la posición de cada individuo en cada dimensión, así como de la peculiar organización entre los distintos rasgos. La conducta es consistente y estable en diferentes situaciones y momentos temporales. Utilizan metodología multivariada (Modelo de los Cinco Grandes factores de personalidad).
  • Planteamientos biológicos: los factores causales de la conducta son de naturaleza no psicológica. La conducta está determinada por la configuración anatómica. Las tipologías constitucionales se han usado mayormente en clínica y en conductas delictivas (Kretschmer y Sheldon). También hay concepciones que explican la conducta a partir del funcionamiento del SN (Pavlov, Teplov, Eysenck, Zuckerman, Gray) o el sistema endocrino.
MODELO SITUACIONISTA (persona reactiva):

Deriva del paradigma mecanicista (las causas que ponen en marcha los organismos y dirigen su funcionamiento, son externas a ellos. El modelo deja recaer el mayor peso explicativo del comportamiento sobre factores externos al individuo, es decir, sobre las condiciones estimulares que configuran la situación en que se desarrolla la conducta.

Dos supuestos principales:

  • 1. La conducta es aprendida: casi la totalidad de la conducta es aprendida, por lo que deben estudiarse los procesos de aprendizaje de nuevas conductas. Utilizan metodología experimental.
  • 2. La conducta es la unidad de análisis: se hace equivalente la personalidad con la conducta, la cual es el objeto principal de investigación.

Aquí no se habla de consistencia sino de especificad: la conducta varía en función de las condiciones estimulares. Las distintas aproximaciones del modelo introducen sin embargo matizaciones en sus formulaciones (modelos sociocognitivos).

MODELO INTERACCIONISTA O DIALÉCTICO (persona activa e intencional):

El énfasis en determinantes internos o situacionales, hace que las explicaciones de los anteriores modelos (unidimensionales) por separado sean insuficientes, sobretodo al estudiar al individuo total. Estos modelos sólo pueden postular relaciones aditivas o interactivas unidireccionales, que son insuficientes para los aspectos más importantes de la conducta humana, los que surgen de la continua interacción entre la situación, el organismo y la conducta. El paradigma dialéctico supera estas limitaciones.

La conducta está determinada por variables personales y situacionales, pero fundamentalmente por la interacción de ambas. La personalidad es un sistema autorregulador en permanente interacción con otros sistemas.

Postulados del interaccionismo moderno:

1. La conducta es función de un proceso continuo de interacción bidireccional* entre el individuo y la situación. Esta pauta bidimensional sería idiográfica o característica del individuo.

*Interacción mecanicista o unidireccional: interacción entre los efectos principales (persona y situación) sobre la conducta. La interacción sería entre causas, no entre causa y efecto.

Interacción dinámica, recíproca o multidireccional: interacción recíproca entre conducta, factores personales y situacionales. El modelo postula cuatro fases que están continuamente interactuando, siendo causa y efecto en todo momento. Además, al pasar a otra situación, las variables personales pueden modificarse por la experiencia de la situación previa.

2. El individuo es un agente activo e intencional en este proceso de interacción. La persona interpreta las situaciones, les asigna un significado y además selecciona los aspectos que le resultan más significativos (por su experiencia), que se convierten en señales de su conducta.

3. Por parte de la persona, los factores cognitivos con los determinantes más importantes de la conducta. Los determinantes personales son de dos tipos:

a) Determinantes de las potencialidades de conducta, que incluyen la capacidad cognitiva y conductual para construir la realidad y las estrategias de codificación y constructos personales.

b) Determinantes de la ejecución de la conducta, que incluyen las expectativas o creencias generalizadas, los valores subjetivos de refuerzos, situaciones, etc. Y los sistemas de autorregulación.

4. Por parte de la situación, el significado psicológico que asignamos a la situación es el determinante principal. Los psicólogos interaccionistas centran su interés en los factores psicológicos o "situación percibida" (proceso por el que las situaciones y condiciones situacionales son percibidas, construidas cognitivamente, y valoradas por la persona).

Entorno: marco general en que tiene lugar la conducta (factores sociales y culturales).

Situación: marco momentáneo en que ocurre la conducta.

Estímulos: elementos que integran y conforman la situación.

> Siguiente: Elementos de una teoría de personalidad