Psicología Online PIR Personalidad Necesidad de afiliación

Psicología de la Personalidad y Diferencial: Motivación y Personalidad

2.2.2. Necesidad de afiliación

Murray la definió como el "deseo de tener amigos, establecer relaciones recíprocas, o cooperar con los demás". A nivel conductual se refleja en las acciones que lleven a conocer gente, mostrar amistad, o hacer cosas por complacer a los demás. Se requiere evaluar el deseo de la persona de asociarse con otros, conversar, esforzarse por resolver diferencias, cooperar y mantener una buena armonía, etc.

Desde la aproximación temática se describe como la preocupación por mantener o restablecer relaciones afectivas con otra persona o grupo de personas, no como un medio, sino como un fin. Las personas con alta necesidad de afiliación parecen esforzarse más por integrarse en redes de comunicación interpersonal, hacen más llamadas de tf, escriben más cartas y hacen más visitas.

a) Afiliación positiva versus negativa

Según Geen algunos investigadores han considerado a la afiliación un motivo de evitación o de miedo al rechazo, mas que de aproximación positiva al contacto con los demás por su valor intrínseco. Este miedo al rechazo ha sido usado para explicar la relación paradójica entre la necesidad de afiliación e impopularidad en el grupo o falta de éxito social de los altos en afiliación (son relativamente más impopulares). Tampoco hay evidencia de que las relaciones establecidas por los altos en afiliación sean de una calidad superior. Estos resultados tendrían cabida si la afiliación que se estaba considerando era de tipo negativo: un deseo de relacionarse para no estar sólo o no sentirse rechazado.

Boyatzis encontró que la verdadera necesidad de afiliación correlaciona positivamente con el nº de amigo íntimos. Llevaría a una búsqueda más activa de buenas relaciones. El miedo al rechazo correlaciona con el grado de similaridad entre las creencias de la persona y sus amigos íntimos. Reflejaría un deseo de ser aceptado por los demás mientras que la necesidad de afiliación buscaría buenas relaciones.

McAdams definió el motivo de intimidad o deseo de establecer buenas relaciones interpersonales, en las que se experimenta cariño, intimidad e intercambio de comunicación. Se evalúa también con el método temático. Aunque los motivos de intimidad y de afiliación serían diferentes y con correlatos de conducta distintos, también tienen algún grado de convergencia: desde ambos motivos se busca establecer relaciones interpersonales, aunque hay un matiz diferencial: "la necesidad de afiliación representaría principalmente un deseo de no estar sólo, mientras que el motivo de intimidad se asociaría más con la diversión del contacto, y el deseo de mantenerlo". El motivo de intimidad se asocia positivamente con ciertos índices de bienestar subjetivo: en las mujeres con autoinformes de felicidad y satisfacción vital; en los hombres, positivamente con seguridad y negativamente con niveles de tensión o ansiedad.

McKay aportó un sistema de puntuación del TAT para evaluar la confianza y desconfianza en las relaciones afiliativas. Las personas que describían las relaciones interpersonales como positivas o divertidas y con un final feliz, puntuaban alto en confianza afiliativa; las expresiones de negatividad y cinismo en las relaciones puntuaban en desconfianza afiliativa. Esta medida evaluaría la cantidad de pensamientos y sentimientos negativos en las relaciones, el grado de preferencia por establecer y mantener relaciones positivas o experimentar cariño o intimidad en estos intercambios y la creencia de que las personas deben confiar las unas en las otras y ayudarse mutuamente.

b) Afiliación y apoyo social

El apoyo social perseguiría establecer una transacción interpersonal, aunque en este caso sería un medio para conseguir un fin, recibir apoyo. Éste podría ser: 1) emocional (empatía, amor, confianza), 2) instrumental (conductas dirigidas a resolver el problema de la persona receptora), 3) informativo (útil para afrontar el problema personal) y 4) valorativo (relevante para la autoevaluación o las comparaciones sociales, excluyendo aspectos afectivos).

El apoyo social es la ayuda (física, material o emocional) procedente de otras personas, de que dispone el sujeto para hacer frente a sus situaciones vitales y que, adquiriría un especial significado ante los acontecimientos negativos de cualquier índole. El apoyo social ejercería un efecto principal sobre el bienestar físico y percibido por el sujeto especialmente en situaciones negativas o de estrés, no habiendo diferencias entre personas con alto o bajo apoyo social en situaciones normales, positivas o neutras.

Según Hill el papel del apoyo social vendrá modulado por la necesidad de afiliación de la persona. Desarrolló la "Escala de Orientación Interpersonal" para evaluar la motivación de afiliación, con 4 factores: 1) apoyo emocional o simpatía, 2) atención, o potencial para incrementar la focalización de la atención de otros, 3) estimulación positiva, cognitiva y afectiva agradable, y 4) comparación social o capacidad para reducir la ambigüedad adquiriendo información relevante para la persona.

En el estudio de Hill todas las personas se beneficiaban del apoyo material frente a acontecimientos negativos, informando menos síntomas físicos o psicológicos; sólo los bajos en necesidad de afiliación se beneficiaban del apoyo emocional. Los altos están más influidos por los aspectos propios de la relación que por su utilidad para resolver un problema.

No sólo es importante si la persona dispone de apoyo sino si lo buscará en el momento que lo necesita. En esta decisión intervienen variables del receptor del apoyo y del donante.

Del receptor: la necesidad de afiliación o interés por interactuar con los demás. Las personas altas en esta necesidad serían sensibles a la disponibilidad de recompensas sociales relevantes (como el apoyo emocional) y a experimentar intensas reacciones positivas ante las mismas. Se comprometerían más en acciones directas de búsqueda de apoyo. Las mujeres tienden a transmitir más sus preocupaciones y problemas en sus interacciones; en los hombres la misma conducta llevaría a una valoración más negativa.

Del donante: una variable relevante sería la expresividad, entendida como la capacidad de empatizar y comprender al otro, o preocuparse por los demás.

c) Afiliación y salud

McClelland encontró que la motivación de afiliación puede estar prospectivamente relacionada con la presión sanguínea. Los altos en afiliación muestran una presión sanguínea sistólica y diastólica más baja

Los sujetos altos en motivación de afiliación y bajos en estrés autoinformado muestran los informes de enfermedad de más baja severidad. También tienen un mejor funcionamiento inmunológico, con mayores niveles de células killer. La necesidad de afiliación parece asociarse con indicadores positivos de salud. Formar parte de una red social o tener personas que proporcionen un buen apoyo social pueden mitigar los efectos nocivos del estrés.

La relación entre afiliación y un mejor funcionamiento inmunológico estaría presente en el caso de considerarse la afiliación positiva o confiada, porque las personas con orientación positiva hacia las relaciones pueden tener más apoyo social. Las actitudes cínicas pueden disminuir el potencial efecto amortiguador del apoyo interpersonal. Uno de los componentes de la hostilidad es un cinismo o desconfianza general hacia los demás. Las actitudes cínicas llevan a no beneficiarse del apoyo social, incluso aunque dicha red social esté disponible.

Los altos niveles de apoyo social disminuirían la reactividad, o cambio en el funcionamiento fisiológico de los individuos cuando afrontan amenazas o demandas de la situación, reduciendo los riesgos para la salud. Los altos niveles de hostilidad exacerbarían la reactividad ante el estrés, incrementando los riesgos para la salud.

d) Un ejemplo de investigación de laboratorio

Se ha encontrado evidencia de que en situaciones de laboratorio, la presencia de un amigo puede reducir la frecuencia cardíaca manifestada ante un estresor.

En una situación de grupo en la que el individuo es retado e incluso amenazado, la presencia de una persona que le apoya, aunque sea desconocida para el sujeto, ejercerá un efecto buffering o amortiguador de las repuestas de presión sanguínea y frecuencia cardiaca manifestadas por el sujeto.

El trabajo de Gerin, en el que un individuo es retado e incluso amenazado en presencia de una persona que lo apoya, confirman el papel amortiguador del apoyo social en situaciones de conflicto interpersonal.