Psicología Online PIR Diferencial Objeto y objetivos de la Psicología de las Diferencias Individuales

Psicología de la Personalidad y Diferencial: Marco conceptual en Psicología Diferencial

OBJETO Y OBJETIVOS

1. Objeto y objetivos de la Psicología de las Diferencias Individuales

La cuestión inicial más importante para el estudio de las diferencias individuales, es detectar (Revelle):

  • Si las personas se parecen más a sí mismas, a través del tiempo y de las situaciones, que a las demás personas; y
  • Si el individuo único varía menos, a través del tiempo y de las situaciones, que la variación que se produce entre las personas.

La Psicología de las Diferencias Individuales aborda la descripción, predicción y explicación de la variabilidad interindividual, intergrupal e intraindividual en áreas psicológicas relevantes, con respecto a su origen, manifestación, y funcionamiento.

Descripción

Requiere los siguientes pasos:

  • Observación y evaluación en muestras representativas, tanto de la población objeto de estudio, como del universo de conductas a estudiar.
  • Clasificación y ordenamiento de las dimensiones encontradas, a partir de la metodología correlacional, en taxonomías, o estructuras, organizativas.
Predicción

Las dimensiones halladas en las distintas áreas de investigación presentan un valor predictivo importante en criterios muy variados de la vida de las personas, académicos, laborales, o relaciones familiares y sociales.

Explicación

Requiere que se conozca la naturaleza, cómo funcionan, y qué procesos comportan para poder elaborar teorías de carácter explicativo.

Fuentes de la variabilidad humana

El análisis de la naturaleza de las diferencias individuales nos remite al estudio de las fuentes de variación existentes. Siguiendo a Revelle (1995) respecto a los niveles de análisis y explicación en la diversidad comportamental distinguimos tres apartados:

a. La variabilidad psicológica

Es el objeto primario de estudio de la disciplina y hace referencia a las diferencias existentes en todas las manifestaciones del comportamiento humano:

En lo que a la estructura de las diferencias individuales se refiere, hablaremos del rasgo como unidad fundamental para el estudio de la variabilidad psicológica, mientras que, desde un estudio de las diferencias individuales más actual basado en el estudio de la dinámica de funcionamiento de dichos rasgos prestaremos una mayor atención a los procesos de la dinámica intrapsíquica y a los factores situacionales relevantes, más allá de las disposiciones personales, o rasgos, clásicos.

b. La variabilidad biológica

Hipótesis: Las bases genéticas y biológicas de las dieferencias individuales son el origen de la variabilidad existente, al menos en lo que a algunas dimensiones fundamentales se refiere.

Dos tipos de investigaciones básicas:

  • el porcentaje de la varianza fenotípica de la conducta que viene explicado por las diferencias existentes en la dotación genética de los individuos y,
  • la variación explicada en función del funcionamiento diferencial de los mecanismos biológicos.

Por otra parte los avances que se han ido produciendo alrededor de la "genética cuantitativa " y más específicamente de la " genética de la conducta " conforman una base sólida sobre la que edificar las nuevas explicaciones " interaccionistas ".

En la actualidad, esta totalmente asumido que los genes no fijan la conducta, sólo especifican un rango de posibilidades en las reacciones que el ambiente provoca en el individuo.

El objetivo de la genética de la conducta será indagar cuáles son las causas últimas de las diferencias entre los individuos tomando como referencia la varianza fenotípica observada en un rasgo conductual. Pero, ni el método utilizado por la genética de la conducta es el adecuado para dotar de una causalidad a las diferencias intergrupales, ni los resultados alcanzados a través del mismo pueden constituirse en una base explicativa a favor de un determinismo genético de las diferencias de grupo.

En cualquier caso, sea desde el marco de la " genética de la conducta" o de la " genética molecular ", los resultados indican la importacia de las diferencias experienciales entre los individuos, faceta en la que existe una deficiencia de medidas adecuadas , que limitan la formulación de modelos y teorías que, de forma coherente y sistemática puedan predecir las diferencias comportamentales.

Existen algunos marcos conceptuales, como la sociobiología y su derivación más vinculada a la psicología, la teoría evolucionista, que pretenden dar con la clave que articule las influencias de la variabilidad biológica y ambiental, sin embargo tales teorías se desenvuelven en un grado de abstracción que hace difícil poder llegar a la verificación científica de sus argumentos.

Por otra parte, como señala Revelle, los genes no actúan directamente sobre el comportamiento.

La segunda línea de investigación sobre las fuentes de variación biológica se centra en el estudio de los fundamentos biológicos del comportamiento humano diferencial basados en estructuras y procesos fisiológicos regidos por sistemas fundamentales como el Sistema Nervioso (central y autónomo), el sistema Neuroendocrino, etc. En lo que a inteligencia se refiere, prácticamente todos los modelos biológicos podrían agruparse en torno a la hipótesis de que "en el corazón de la inteligencia está el cerebro" y, por tanto, en que las bases de la habilidad mental estarán fundamentadas en la neurofisiología, articulada alrededor de "el modelo de la eficiencia neural", que dice que las personas más inteligentes presentan un serie de correlatos biológicos que muestran una mayor eficacia y rapidez mentales. Técnicas como los potenciales evocados, la velocidad de conducción nerviosa, o la medida de la glucosa cerebral se encuentran entre las más utilizadas (Davidson y Downing).

En personalidad, el modelo propuesto por Eysenck y Eysenck fundamenta la dimensión Extraversión/Introversión en el arousal cortical y el sistema reticular ascendente cerebral, y el Neuroticismo en el sistema límbico. Otros autores tienen propuestas de carácter temperamental. A juicio de Pervin y John las relaciones entre la personalidad y los procesos biológicos sigue siendo una cuestión problemática en los inicios del siglo XXI.

c. Variabilidad situacional y cultural

Desde que la teoría evolucionista propuso conjugar la génesis relativamente azarosa de la variabilidad en los organismos vivos, con el papel direccional de la selección natural que actúa a partir de la interacción entre los individuos y las exigencias del medio, se reconoce la importancia conjunta de la genética y el ambiente en la determinación de la variabilidad en patrones de conducta. El propio Galton, tan interesado por los factores hereditarios, asumió la influencia de dichos factores a través de la noción de consistencia relativa.

Los factores situacionales no han sido nunca excluidos de la consideración psicológica de la variabilidad humana.

Posteriormente, la influencia del "interaccionismo" moderno permitió superar la controversia entre "personalismo" y "situacionismo", subrayando que lo importante de la situación no son los atributos físicos de la situación, sino, sobre todo, su significación para el sujeto, lo que nos conduce, nuevamente, a la variabilidad psicológica.

Niveles de complejidad de las variables contextuales en función de su grado de generalidad y persistencia temporal (según Endler):

  • el estímulo: hace referencia a los objetos concretos sobre los que el sujeto orienta su atención y respuesta.
  • la situación: que adquiere el carácter de totalidad organizada que integra diversos componentes.
  • el ambiente: que agrupa una variedad de situaciones y las relaciones existentes entre ellas.

Ten Berge y De Raad han realizado una distinción entre los conceptos situacionales en función de las perspectivas teóricas a las que pueden ser asignados:

  • la ecológica, que enfatiza los elementos físicos del entorno;
  • la conductual, que centra su atención en el valor estimular de la situación; y
  • la psicológica-social, que atiende a los roles y los elementos simbólicos de los episodios sociales en que tiene lugar la conducta.

Por lo general se han diferenciado dos maneras de abordar el análisis de las situaciones:

  • Elaboración apriorística de las taxonomías situacionales: es útil para alcanzar un análisis sistemático de las características objetivas que definen las situaciones y su influencia en la conducta; aunque la problemática que presenta esta estrategia es la notable falta de acuerdo tanto en las clasificaciones propuestas como en los criterios subyacentes a ellas.
  • Caracterización de los contextos concretos donde acontece la conducta: tales contextos quedan referidos, en el sentido más amplio, al sistema ecológico en que está inmersa la persona y hasta el propio observador de la misma. En este sentido, desde hace más de treinta años vienen surgiendo también planteamientos que, tratando de alcanzar una visión integradora del ambiente, proponen una cierta articulación de la faceta objetiva y la subjetiva de los mismos. Un ejemplo muy claro de esto es el concepto de " clima social ", el cual significa que cada ambiente tiene una " personalidad" única y unos patrones subyacentes de dinámica ambiental que se pueden considerar semejantes a los que conforman el sistema personal, de forma que ambos sistemas en " interacción " dan lugar a las diferencias individuales.
d. Visión comprehensiva de las fuentes de variabilidad

Tal y como defiende Sánchez Cánovas , la psicología de las diferencias individuales no es determinista, sino azarosa. Al hablar de genética o herencia, nos referimos a lo dado, no a una determinación. Una de las características que definen la reflexividad del ser humano es su propositividad o intencionalidad comportamental.

La mayoría de los intentos de integración toman como punto de partida, bien "la teoría general de los sistemas" de Bertalanffy , bien la "teoría del procesamiento de la información", dos marcos teóricos de diferente origen pero que coinciden en su generalidad y complejidad a la hora de abordar el estudio del comportamiento humano, y que han allanado el camino de cara a lograr una organización y dotar de coherencia a los datos procedentes de las diferentes investigaciones en la psicología de las diferencias individuales.

Otros acercamientos se han destinado, en los últimos años, a esclarecer la forma en que interactúan los factores genéticos y ambientales a la hora de ejercer su influencia en las manifestaciones intelectuales. Ceci plantea un modelo bioecológico de la inteligencia que enfatiza los múltiples potenciales cognitivos, junto al papel del contexto y el conocimiento, como bases de las diferencias individuales en el desempeño cognitivo. Scarr, apoyada en los tres tipos de relación genotipo-ambiente, pasivo, activo y reactivo, ha puesto de relieve la noción de "construcción de un nicho", dentro de una teoría evolutiva de la individualidad, lo que implica que a medida que maduran, los individuos buscan, construyen y crean entornos que corresponden a sus características personales heredadas, en los que desarrollar su personalidad, sus intereses y sus capacidades.

> Siguiente: Constructos relevantes en la investigación sobre diferencias individuales