Psicología Online PIR Psicopatología adultos Psicopatología de la sensopercepción

Psicopatología adultos: Psicopatología de la sensopercepción

Psicopatología de la sensopercepción

Los trastornos perceptivos y de la imaginación suelen dividirse en dos grandes grupos: distorsiones perceptivas y engaños perceptivos.

El rasgo común de los dos fenómenos es que tanto en uno como en otro el sujeto tiene una experiencia perceptiva. La diferencia es que en las distorsiones perceptivas el estimulo existe pero se produce una percepción distorsionada, mientras que en los engaños perceptivos no existen estímulos reales fuera del sujeto.

DISTORSIONES PERCEPTIVAS

Solamente son posibles mediante el concurso de los órganos de los sentidos (distorsiones sensoriales), ya que se producen cuando un estimulo que existe fuera de nosotros y es accesible a los órganos sensoriales, es percibido de un modo distinto al que cabría esperar dadas las características del propio estímulo.

La anomalía reside en que las características físicas del mundo estimular, se perciben de una manera distorsionada:

  • a) percepción distinta a la habitual y/o más probable teniendo en cuenta las experiencias previas.
  • b) percepción diferente de la que se derivaría en el caso de tener solamente en consideración la configuración física o formal del estímulo.

La anomalía suele residir en la percepción que la persona elabora a partir de un determinado estímulo. Aunque, en algunos casos, las distorsiones tienen su origen en trastornos de naturaleza orgánica, que suelen ser transitorios y que pueden afectar tanto a la recepción sensorial como a su interpretación al nivel del sistema nervioso central.

Las distorsiones son el resultado final de una interacción defectuosa entre los tres elementos:

  • Características del estímulo.
  • Características del contexto en el que se produce o manifiesta el estímulo.
  • Características del receptor.

Anomalías en la percepción de la intensidad de los estímulos:

Hiperestesias (por exceso) vs. hipoestesias (por defecto).

Anomalías en la percepción del dolor (anestesias (ausencia absoluta de percepción de la intensidad estimular), anelgesias (ausencia total de percepción de dolor), etc.): Hiperalgesias vs. hipoalgesias.

La intensidad con la que podemos percibir un determinado estímulo en un momento dado, depende de una multiplicidad de factores externos al individuo(características del estímulo) y en su propio interior (características del propio organismo receptor). La dimensión de percepción de la intensidad de estímulos, varía como consecuencia de:

  • a) las características del estímulo a percibir,
  • b) el contexto o el momento en que se produce la percepción,
  • c) el sujeto que percibe (el receptor).

Anomalías en la percepción de la cualidad.

En muchas ocasiones van asociadas a las anomalías de percepción de la intensidad de estímulos y hacen referencia sobre todo a las visiones coloreadas, cambios en la percepción del color de los objetos y a la mayor y menor nitidez y detalle de las imágenes.

Estas anomalías suelen ser provocadas por el uso involuntario o inducido de ciertas drogas y/o medicamentos o lesiones de naturaleza neurológica. Pueden aparecer en trastornos mentales como esquizofrenias o depresiones.

En este tipo de casos, existe un correcta funcionamiento de los órganos sensoriales: es la percepción del mundo la que está alterada en este paciente.

Metamorfopsias: Anomalías en la percepción del tamaño y/o la forma.

Dismegalopsias: Anomalías en la percepción del tamaño: micropsias (los objetos reales se perciben a escala reducida o muy lejanos)y macropsias(los objetos reales se perciben a escala aumentada o muy cercanos).

Dismorfopsias: Anomalías en la percepción de la forma.

Autometamorfopsias: Referidas al propio cuerpo.

La persona suele ser consciente de las anomalías que está experimentando, y sus reacciones emocionales ante la experiencia varían enormemente. Comúnmente las metamorfopsias se asocian a distorsiones en la percepción de la distancia.

Estas anomalías se presentan en una amplia gama de situaciones: trastornos neurológicos, consecuencia de los efectos de determinadas drogas, etc.

Anomalías en la integración perceptiva:

Aglutinación. Las distintas cualidades sensoriales se funden en una única experiencia perceptiva.

Sinestesia. Asociación anormal de las sensaciones en la que una sensación se asocia a una imagen que pertenece a un órgano sensorial diferente.

Escisión. El objeto percibido se desintegra en fragmentos o elementos.

Anomalías poco frecuentes, que pueden aparecer en estados orgánicos y esquizofrenia. La persona es incapaz de establecer nexos que habitualmente existen entre dos o más percepciones procedentes de modalidades sensoriales diferentes.

Las conexiones entre ambas modalidades sensoriales (auditiva y visual) han fracasado o no se han establecido correctamente, así la persona tiene la sensación de que proceden de fuentes diferentes y de que atraen el mismo tiempo sus recursos atencionales.

Anomalías es la estructuración de estímulos ambiguos:

Ilusiones. Distorsiones perceptivas en la medida en que se definen como una "percepción equivocada de un objeto concreto". Preceptos que no se corresponden con las características físicas "objetivas" de un estímulo concreto. Resultado de una tendencia a organizar en un todo significativo, elementos más o menos aislados entre sí o con respecto a un fondo.

Sentido de presencia. La persona tiene la sensación de que no está sola, es frecuente que también pueda aparecer asociado a estados de ansiedad y miedo patológico, esquizofrenia, histeria y trastornos mentales de origen orgánico.

Pareidolias. El individuo proporciona una organización y significado a un estímulo ambiguo o poco estructurado, no son patologías.

Las ilusiones son el producto de una combinación entre predisposiciones internas o subjetivas y externas.

> Siguiente: Engaños Perceptivos