Psicología Online PIR Psicología Evolutiva Relaciones entre iguales y desarrollo cognitivo

Psicología Evolutiva: Desarrollo del juego y la interacción entre iguales

RELACIONES ENTRE IGUALES Y DESARROLLO COGNITIVO

Existen diversas teorías que se aproximan al contexto en psicología, por lo que Valsiner y Winegar hacen una distinción entre teorías contextuales y teoría contextualistas. A nivel teórico, las teorías contextuales persiguen explicar la interdependencia de los sujetos y su medio ambiente; interdependencia que se considera bidireccional e interactiva. Sin embargo, las teorías contextualistas pretenden determinar una serie de factores (sociales) que inciden en el resultado de un proceso concreto.

¿Cuáles son los mecanismos a través de los cuales los niños llegan a la construcción de conocimientos compartidos cuando interactúan con un adulto o un igual? ¿En qué medida las situaciones de grupo facilitan el conocimiento? La primera cuestión está formulada desde una teoría contextual en donde se considera a la construcción del conocimiento como un proceso que trasciende los limites del individuo incrustando sus raíces en el entorno. Desde esta perspectiva se acepta que lo social y lo cognitivo son dos dimensiones de un mismo proceso. Las implicaciones teóricas y metodológicas de esta postura son muy importantes: la psicología se separa cada vez mas de la ciencia natural y aunque no se descarta el método experimental, otros métodos como el observacional adquieren una enorme fuerza.

Esta posición teórica responde al planteamiento de la psicología soviética de Vygotsky.

La segunda cuestión está formulada desde el marco de las teorías contextualistas en las que se acepta que la construcción del conocimiento es una tarea individual en donde habría que precisar las variables que pueden incidir en el proceso en cuestión. Piaget y las teorías del procesamiento de la información se situarían en esta perspectiva contextualista.

Los primeros estudios de interacción entre iguales (con marcada influencia piagetiana) estaban planteados con un diseño pre-test, sesión de entrenamiento, post-test. Estos trabajos estaban más centrados en analizar los efectos de la interacción que en el análisis del proceso en sí.

Recientemente han aparecido diversas revisiones que sintetizan las perspectivas teóricas y los problemas del tema en cuestión. Estas publicaciones coinciden en señalar la existencia de tres perspectivas teóricas: La perspectiva piagetiana en la que destacamos la evolución de Perret-Clermont y sus colaboradores; la perspectiva vygotskyana, cuyos trabajos mas representativos son los de Forman y los de Rogoff y colaboradores; y perspectivas mas próximas a los modelos que centran su estudio en las implicaciones educativas de la interacción entre iguales.

Perspectiva Piagetiana

Los investigadores que han seguido la teoría de Piaget centraron sus estudios en los efectos que la interacción entre iguales tiene sobre el desarrollo cognitivo. Esto es debido a la idea piagetiana de que le conflicto socio-cognitivo puede provocar o inducir el desarrollo cognitivo. Por tanto, la efectividad de la interacción social reside en la cooperación entre niños del mismo nivel. Las premisas básicas de estos estudios son:

  • El desarrollo cognitivo está asociado con una búsqueda de la información y un crecimiento de las competencias lógicas.
  • Se asume una disociación de los factores sociales y cognitivos para estudiar cómo dichos factores inciden en la conducta del niño.

La tarea que mas se ha utilizado para estudiar el conflicto socio-cognitivo ha sido la conservación. La hipótesis de la que parten es que cuando un niño no-conservador trabaja con un conservador logrará la conservación. Murria encontró que aproximadamente el 80% de los no-conservadores dejaban de serlo después e haber estado trabajando con in igual conservador.

En estos estudios piagetianos se han ido encontrando hechos y factores que difícilmente se explican dentro del marco teórico de Piaget. Uno de ellos es el hallazgo de diferencias en el rendimiento del pre-test entre niños de distintas clases sociales. Un segundo hecho inexplicable es que el nivel mostrado por los niños en el pre-test puede variar en función de la tarea o de las instrucciones dadas en la tarea. Estos y otros problemas ha llevado a Perret-Clermont a una "segunda generación de investigación" en la que la unidad de análisis no es la conducta cognitiva del niño sino la interacción social en sí misma.

En esta segunda fase de estudios de Perret-Clermont, los factores sociales ya no se consideran variables independientes que inciden en el desarrollo cognitivo, sino que se consideran partes intrínsecas del proceso por el cual los niños crean y dan significado a la tarea. Esta autora defiende que el nivel mostrado por los niños en una determinada tarea depende de "la historia de la situación experimental", es decir, los niños responden a una situación tal y como se espera que lo hagan.

En definitiva, sus estudios defienden que tanto en el contexto del laboratorio como en los contextos educativos, la interacción entre iguales hay que abordarla en función de l apercepción que tiene el niño de la situación experimental o educativa para comprender el papel que juegan esos elementos en sus respuestas.

La evolución de los trabajos de Perret-Clermont suponen un distanciamiento de los presupuestos piagetianos, acercándose al mismo tiempo a los planteamientos de la psicología de Vygotsky.

Perspectiva vygostskiana

Forman y Cazden realizaron un estudio en el cual pidieron a los sujetos que solucionaran una tarea a lo largo de once sesiones con el fin de observar el proceso de crecimiento cognitivo, en vez de inferirlo a partir de los resultados del pre-test y del post-test. Los niños actuaron individualmente o en parejas con el objeto de comparar, por una parte, las estrategias de unos y otros, y por otra, analizar las diferencias entre la manera de interactuar de las parejas.

La interacción social se categorizó en tres niveles:

Interacciones paralelas, en las que los niños a pesar de compartir materiales y comentarios sobre la tarea, no comparten indiscuten el pensamiento que tiene cada cual para solucionar el problema.

Interacciones asociativas, que se caracterizan porque los niños intercambian información para alcanzar la meta, pero no hacen ningún intento por coordinar los roles sociales que cada cual tiene que desempeñar en la solución del problema.

Interacciones de cooperación, en la que ambos niños controlan el trabajo del otro y juegan papeles coordinados en la realización de la tarea.

Los resultados indican que los niños que trabajaron en parejas mostraron mejores resultados que aquellos que resolvieron la tarea individualmente. Al mismo tiempo, se observó una evolución en la manera de interactuar : en las primeras sesiones todas las parejas mostraron estrategias de interacción paralela o asociativa, mientras que en las ultimas sesiones algunas parejas ya fueron capaces de trabajar mediante estrategias de cooperación.

En sus últimos trabajos, Forman declara que la investigación en interacción entre iguales debe centrarse tanto en los procesos interpsicológicos, tales como la el discurso y la intersubjetividad, como en los intrapsicológicos, tales como la habilidad de hacer inferencias deductivas. Igualmente propone que el discurso o la mediación semiótica es el origen del desarrollo de las funciones mentales superiores y que, por tanto, su análisis debería ocupar un lugar central en el intento de explicar los mecanismos de regulación social.

> Siguiente: Interacción entre iguales contextos educativos