Psicología Online PIR Psicología Clínica Síndrome de inmunodeficiencia adquirida(SIDA)

Psicología Clínica: El estrés en la salud

Síndrome de inmunodeficiencia adquirida(SIDA)

Constituye la 2ª causa de muerte en varones americanos y la 6ª en mujeres americanas, entre 24-45 años.

La causa del SIDA se asocia al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).El desarrollo de la enfermedad se corresponde con un deterioro de la inmunidad celular:

  • Descenso de la proporción de linfocitos T colaboradores/supresores, con cantidad doble de supresores sobre colaboradores (normalmente es a la inversa).
  • Actividad disminuida de las NK.
  • Disminución de Macrófagos.

La cuestión fundamental es: Determinar si el desarrollo del trastorno en los sujetos portadores del virus, depende de factores externos (la presencia del virus es condición necesaria pero no suficiente para el desarrollo de la enfermedad).

Las variables de tipo psicosocial, en especial los factores estresantes, pueden reactivar la seropositividad, incrementando la probabilidad de ocurrencia de SIDA. Por tanto, los portadores deberían fomentar comportamientos que incrementen su inmunocompetencia.

Un aumento en la vulnerabilidad del organismo de los seropotivos podría provocar la manifestación de la enfermedad.

Esta vulnerabilidad podría ser aumentada por el mismo tipo de factores de riesgo vinculados a otros trastornos dependientes del sistema inmune -> Estresores psicosociales y variables emocionales negativas, en combinación con estímulos patógenos.

La habilidad del VIH para replicarse se potencia por la presencia de hormonas corticoides (cortisol), cuya secreción se propicia por el estrés.

La PREVENCIÓN DEL SIDA, desde el punto de vista psicológico, incluye actuar a nivel de:

  • a) Modificación de hábitos y comportamientos de riesgo susceptibles de producir la transmisión del virus.
  • b) Disminución de la vulnerabilidad a la enfermedad en los organismos expuestos al virus.
  • c) Conseguir que los medios preventivos lleguen con facilidad a los sujetos de riesgo.

1. Prevención primaria: Conlleva la educación para la salud, información para modificar hábitos y evitar el contagio.

2. Prevención secundaria: Conseguir que las personas se sometan a pruebas de seropositividad, cuando sospechen contagio. Fomentar estrategias de afrontamientoque incrementen la percepción de control, reduzcan los síntomas depresivos y la indefensión.

3. Prevención terciaria: Facilitar una evolución de la enfermedad los más positiva posible, evitando recaídas y complicaciones. Intervenir las respuestas negativas emocionales mediante técnicas psicológicas apropiadas. Apoyar en la fase terminal.

> Siguiente: Alergia y problemas en la piel