Terapias y técnicas de intervención de Psicología: Modelos conductuales

Tiempo fuera de reforzamiento (TFR)

Consiste en retirar las condiciones del medio que permiten obtener reforzamiento, o sacar a la persona de éstas, durante un determinado periodo, de manera contingente a la emisión de la conducta desadaptada (si un niño pega a otro en el aula porque los demás se ríen y le atienden, sacar al niño del aula).

Es una técnica efectiva que ha sido aplicada desde niños de un año y medio, hasta adultos con retraso mental o trastornos psicóticos.

Eficaz en rabietas, peleas en la mesa, robo de comida, conductas destructivas y agresivas, negativismo y desobediencia, problemas de pareja, tics, consumo de alcohol en exceso, etc.

REGLAS DE APLICACIÓN:
  • Antes de aplicarla, considerar el uso de otras técnicas de reducción de conducta (extinción, RDO o RDI).
  • Asegurarse de que el sujeto puede realizar una conducta alternativa apropiada (en caso negativo, usar técnicas de moldeamiento o modelado).
  • Utilizar el tiempo fuera de reforzamiento junto con reforzamiento positivo de conductas alternativas.
  • La aplicación del tiempo fuera debe ser contingente sólo sobre la conducta objetivo, no sobre otras no especificadas previamente (Su utilización excesiva es innecesariamente aversiva para el sujeto y le confunde).
  • El tiempo fuera se tiene que aplicar de forma consistente, aunque la persona se queje, se resista o prometa comportarse bien. Sin embargo, hay evidencia de que ésta técnica puede ser eficaz aplicada intermitentemente, aunque no ha de ser así desde el principio.
  • Arreglar un área para que el sujeto pueda ser aislado sin posibilidad de entretenerse o realizar otras conductas que le resulten atractivas, Modificar el ambiente para que facilite la emisión de conductas apropiadas.
  • La zona de aislamiento tiene que estar lo suficientemente próxima como para poder aplicar el tiempo fuera de forma inmediata a la emisión de la conducta inadecuada.
  • No siempre es necesario el aislamiento.

Sulzer-Azaroff y Mayer: procedimiento de observación contingente: Cuando en un grupo de niños que trabajan juntos, uno de ellos emite conductas desadaptadas, se le coloca a unos metros de distancia.

Otra alternativa: Colocar al niño un collar o cinta.

Siempre que se puedan aplicar procedimientos que no impliquen el aislamiento, se debe optar por ellos.

Cuando éste procedimiento se utiliza con niños, debe ser de duración moderada (@ 4 minutos, no más de 1 minuto por cada año del niño).

Se debe comenzar por periodos breves, e ir incrementándolos.

El uso de periodos largos desde el principio impide que, posteriormente, puedan utilizarse con eficacia periodos de duración más corta. Además, impiden el aprendizaje y la emisión de conductas adecuadas.

Conviene dar un aviso previo a la aplicación del tiempo fuera, que conviene que no sea verbal (gesto o ruido).

Si el niño no obedece al aviso, se le ha de llevar al lugar del tiempo fuera sin prestarle atención. Si no se puede llevar a cabo inmediatamente, se puede marcar la mano del niño y administrarlo en el tiempo de recreo.

Es útil el uso de un cronómetro para asegurarse de no olvidar el fin del tiempo fuera. Sin embargo, si el sujeto está emitiendo conductas desadaptativas, el salir del tiempo fuera, podría reforzarlas (el sujeto tiene que portarse bien en los últimos 15 seg). Si el sujeto ha desordenado o estropeado la habitación, deberá arreglarla y limpiarla lo mejor posible.

Evitar aplicar el tiempo fuera en caso de que sirva para evitar situaciones aversivas o desagradables (si al niño no le gusta la clase de mates, podría utilizarlo para librarse de ella).

No es conveniente colocar en tiempo fuera a sujetos que emiten conductas autoestimulatorias, pues se produciría una oportunidad para el autorreforzamiento.

Desventajas:

Implica una contingencia negativa, por lo que los agentes que lo aplican, pueden convertirse en estímulos condicionados aversivos, sobre todo si no emiten reforzamiento positivo por otros comportamientos.

El tiempo fuera impide el aprendizaje y la oportunidad de practicar conductas adecuadas.

No es el procedimiento adecuado cuando el objetivo es la reducción inmediata de la conducta.

Lutzker: Método de la "pantalla facial": Eficaz para conductas autolesivas (cuando se advertía que el niño hacia una conducta de éste tipo, se le gritaba "No" y se le colocaba una pantalla tapándole la cara y la cabeza entre 3-5 seg).

Saciación

Consiste en la presentación de un reforzador de forma tan masiva que pierda su valor.

Se puede llevar a cabo de 2 FORMAS:

  • Haciendo que el sujeto emita la conducta que se trata de reducir de forma masiva (saciación de respuesta, práctica negativa, o práctica masiva).
  • Proporcionando el refuerzo que mantiene la conducta en tan gran cantidad que pierda su valor recompensante (saciación del estímulo).

La práctica negativa fue desarrollada por Dunlap: aplicación en tics, tartamudeo, conductas de atesoramiento, o encender cerilla en niños pequeños.

Para aplicar la técnica hay que conocer la topografía y la frecuencia de la conducta, para diseñar sesiones masivas en las que el sujeto practique la conducta un gran número de veces, sin descanso, hasta que la conducta tenga un valor aversivo.

La saciación del estímulo está diseñada para reducir el atractivo de estímulos que promueven conductas de observar, tocar, o tener esos estímulos.

Ayllon: programa de saciación con una paciente psicótica que acumulaba toallas en su habitación. La paciente llegó a tener hasta 625 toallas, lo que le exigía pasarse todo el día doblándolas y colocándolas.

Las técnas de fumar rápido, retener el humo, o la saciación del gusto, que se han desarrollado para el tabaquismo, se fundamentan en éste principio.

Para aplicar la saciación, es necesario identificar y controlar el reforzador que mantiene dicha conducta.

No se puede aplicar:

  • Si el comportamiento está controlado por reforzadores múltiples, o éstos son de tipo social.
  • Si la conducta a reducir es peligrosa (conductas autolesivas o agresivas).

Ha de combinarse con la implantación o fortalecimiento de conductas alternativas, ya que su aplicación aislada, solo lleva a la eliminación de conductas, que si no son sustituidas por otras, pueden volver a aparecer.

Sobrecorrección

Desarrollado por Foxx y Azrin.

Idea central: Compensar en exceso las consecuencias de la conducta inadecuada o sobrecorregir.

Se puede aplicar de DOS FORMAS:

  • Sobrecorrección restitutiva : Requiere que el sujeto restaure el daño que hay producido y sobrecorrija o mejore el estado original anterior al acto (al niño que se ha hecho pis en el suelo, se le pide que se cambie de ropa, lleve la ropa sucia a la lavadora, y que limpie el sujeto en una superficie mayor que la ensuciada).
  • Sobrecorrección de práctica positiva: Emisión repetida de una conducta positiva. Algunas conductas no dañan a otras personas (tics, estereotipias, autoestimulación). Aquí, la restitución no es posible, pero sí la práctica de una conducta deseable e incompatible físicamente con las indeseables.

Foz y Azrin: Controlaron la rotación autoestimulatoria de una niña retrasada haciendo que repitiera 3 ejercicios, durante 20 minutos, cada vez que realizaba el movimiento de la cabeza.

REGLAS DE APLICACIÓN:

  • Considerar antes la utilización de otros procedimientos. Antes de aplicar la sobrecorrección, probar a dar órdenes que incluyan el rechazo de la conducta indeseable, que escriban la conducta incorrecta o que establezcan una norma de conducta.
  • Cuando el sujeto inicia la conducta indeseable, dar un aviso verbal para cortar la cadena; Si continua, aplicar la sobrecorrección de forma consistente e inmediata (contribuye a la extinción por no dar tiempo a que los sujetos sean reforzados por la conducta indeseable).
  • Procurar que la duración de la sobrecorrección sea moderada. La duración debe prolongarse durante cierto tiempo después de reinstaurado el ambiente.
  • Debe evitarse la atención, la alabanza o aprobación, manteniendo el reforzamiento al mínimo. Solo se permiten las instrucciones verbales y la guía física.
  • Si es posible, utilizar una sobrecorrección de práctica positiva para identificar el aspecto educativo de los procedimientos.
  • Combinar el tratamiento con un programa de reforzamiento positivo de la conducta adecuada o conductas alternativas.
  • Programar la sobrecorrección en distintas situaciones y con diferentes educadores, pues si no es así, no se pueden esperar efectos generalizados.
  • Informar a los cuidadores de las posibles dificultades implicadas en la aplicación de la sobrecorrección y comprometerse en estrategias para superar éstos problemas (prepararse para soportar gritos, protestas, patadas).
  • Comprobar los efectos indirectos de la sobrecorrección: incremento o disminución de conductas apropiadas o inapropiadas, eliminación por modelado de conductas indeseables similares en los compañeros de clase del niño.

Ventajas:

  • a) Reduce al máximo las desventajas del castigo, ya que tiene menos probabilidades de producir agresión o generalización negativa excesiva.
  • b) Enseña al sujeto conductas apropiadas (del tiempo fuera, extinción, saciación o costo de respuesta). Azrin le llama "castigo educativo".
  • c) La práctica positiva sirve de modelo en aprendizaje vicario para los observadores.

Según Fox y Azrin, la sobrecorrección debe:

  • a) Seguir inmediatamente a la mala conducta.
  • b) Ser realizada activamente, de modo que el trabajo y el esfuerzo sirvan de freno a la conducta inapropiada.
  • c) Estar topográficamente relacionada con la mala conducta (para no perder el efecto educativo).

Limitaciones:

  • En la práctica, se invierte mucho tiempo en identificar las actividades restitutivas de procedimientos complejos de sobrecorrección. Métodos como hacer que cada alumno que cometa un fallo ortográfico lo escriba 20 veces bien, que le sirve para memorizarlo, habría que llamarlo de "práctica dirigida" para diferenciarlos de la sobrecorrección.
  • La técnica requiere empleo de tiempo (puede provocar que quien la aplica acabe renunciando o actuando de forma agresiva con el niño).
  • Es difícil predecir cuánto tiempo hay que realizar cada ejercicio. Pero, los procedimientos de sobrecorrección, cuando son eficaces, cambian drásticamente la conducta del cliente con rapidez.

Eficacia de la sobrecorrección:

  • Reducción rápida de conductas autoestimulatorias en niños psicóticos o retrasados, control de la agresividad, conductas de rumiación y otras conductas destructivas.
  • Menos eficaz en: tratamiento de conductas autolesivas. Los efectos son más permanentes en niños que en adultos.

> Siguiente: Sistemas de organización de contingencias