Psicología Online PIR Psicología Clínica Tipos diferenciados en los sistemas de clasificación

Psicología Clínica: Trastornos de personalidad

Tipos diferenciados en los sistemas de clasificación

3 GRANDES SISTEMAS DE CLASIFICACIÓN para los trastornos de personalidad:

  • La CIE-10 (OMS).
  • La clasificación denominada Manual de estadístico y diagnostico: DSM-IIIR y DSM-IV (acaba de publicarse).
  • La propuesta de Millon que incluye un sistema multiaxial para los trastornos de personalidad, utilizada para la preparación del DSM-III-R.

El DMS-III-R:

Los trastornos de personalidad se recogen ene le eje II de su sistema penta-axial, junto a los trastornos del desarrollo.

Se dividen en 3 grandes conglomerados que engloban 11 trastornos.

  • a) Individuos raros y excéntricos: Paranoide, esquizoide y esquizotípico.
  • b) Personalidades erráticas, emocionales y teatrales: Histriónicos, antisocial, narcisista y límite.
  • c) Individuos temerosos con marcada ansiedad: Dependiente, obsesivocompulsivo, pasivo-agresivo y trastorno de evitación.

Existe un cuarto núcleo denominado mixto y atípico para los individuos que no se acomodan bien a ninguno de los tres.

Estos trastornos son ateóricos en los que se refiere a la etiología y teoría de los mismos.

Estos trastornos, aparecían ya en el DSM-III. En la DSM-III-R, se incorporan 2 nuevas categorías:

Personalidad sádica: Se elimina en la versión de 1991 dirigida a preparar la 4ª edición, en la que se incorpora al trastorno sexual sadomasoquista.

Personalidad autodestructiva.

El DSM-IV las elimina. También en la versión del DSM-IV se propuso la inclusión del trastorno depresivo de la personalidad y del trastorno negativista de la personalidad.

El DSM-III-R propone que se realicen diagnósticos politéticos: El clínico puede establecer diagnósticos utilizando diferentes combinaciones del conjunto de síntomas, siempre que el número de los presentados sea de la mitad + 1 (excepto en la personalidad antisocial). En caso de no ser suficientes, el individuo no será diagnosticado en el eje II, aunque pueda serlo en el I. Este punto es muy criticado sobre todo por los partidarios de sistemas de clasificación dimensionales. El DSM no ordena estos trastornos según la gravedad de la incapacitación social, disfunción ocupacional y malestar subjetivo.

Preparación del DSM-IV:

  • En la revisión de 1991, se incluyen otras 2 categorías: El trastorno depresivo de la personalidad y el trastorno negativista de la personalidad.
  • En la revisión de 1993, ambos trastornos desaparecen y se incluyen en la categoría de "trastornos de la personalidad no específicos".
  • En la versión quedarían 10 trastornos de la personalidad + una categoría de no especificado.
  • Esta versión trata de conseguir una mayor coincidencia con la CIE-10.

Diferencias:

1. Entre específicos y mixtos:

Los específicos incluyen trastornos graves del carácter constitutivo y de las tendencias comportamentales, que afectan a diversos aspectos de la personalidad y que, casi siempre, se acompañan de alteraciones sociales y personales considerables.

Los mixtos: cuando se presentan características que no le permiten ser integrado dentro de una categoría completa.

2. Entre específicos y transformaciones persistentes:

Los específicos: Tienden a presentarse en la infancia y adolescencia, persistiendo durante la vida adulta.

Las transformaciones se presentan durante la vida adulta como consecuencia de catástrofes, traumatismos, situaciones estresantes, y han de mantenerse como cambios bien definidos y duraderos.

Los 3 grupos quedan configurados:

  • Trastornos específicos: Paranoide, esquizoide, disocial, inestabilidad emocional de la personalidad, histriónico, narcisista, ansioso, dependiente, anacástico y "sin especificar".
  • Trastornos mixtos: Mixtos de la personalidad y variaciones problemáticas de la personalidad.
  • Transformaciones persistentes de la personalidad: Subsecuente a experiencias traumáticas, a enfermedades psiquiátricas, otras transformaciones y transformaciones sin especificar.

Todos se refieren a formas de comportamiento duraderas y arraigadas, que se manifiestan como modalidades estables de respuesta a un amplio espectro de situaciones individuales y sociales. Sólo la primera categoría coincide con la consideración general de trastornos de la personalidad.

Para el diagnóstico deben presentarse al menos 3 de los síntomas que especifica la CIE-10 (la mitad, en la mayoría de los casos).

La CIE-10 no aporta una gradación de la gravedad de los trastornos.

Millon:

La personalidad se compone de categorías o pautas de afrontamiento al medio aprendidas (teoría de aprendizaje biosocial). Son formas complejas y estables de manejarse en el entorno, conllevan unas conductas instrumentales que producen refuerzos y evitan castigos.

Así, Millon organiza los trastornos de personalidad según 4 criteriosvariables:

  • Gravedad: leve/ligera, intermedia, alta
  • Naturaleza del refuerzo: positivo y negativo
  • Fuente del refuerzo: uno mismo y los demás
  • Conductas instrumentales para conseguir los refuerzos: estrategias de afrontamiento pasivas y estrategias activas

A partir de estos criterios obtiene 8 tipos fundamentales de personalidades anómalas de gravedad leve-ligera (conflictos intrapsíquicos desadaptativos que dificultan la adaptación social para encontrar la satisfacción personal y encontrar los refuerzos en sí mismos o en los demás) y 3 variantes de gravedad alta (déficit en habilidades sociales y brotes psicóticos periódicos y reversibles)

a) Gravedad leve-ligera.

  • Histriónico
  • Dependiente
  • Antisocial
  • Narcisista

b) Gravedad intermedia.

  • Pasivo-agresivo
  • Obsesivo-compulsivo
  • Evitador
  • Esquizoide

c) Gravedad alta.

  • Esquizotípico (variante de evitador y esquizoide)
  • Límite (variante de histriónico, dependiente, pasivo-agresivo y obsesivo-compulsivo)
  • Paranoide (variante de antisocial y narcisista, y en algunos casos de pasivo-agresivo y obsesivo-compulsivo)

Características que comparten las 11 alteraciones:

  • Gran inflexibilidad, limita las posibilidades de aprender nuevas conductas
  • Frecuente existencia de acciones que fomentan círculos viciosos
  • Gran fragilidad emocional ante las situaciones de estrés.

Posteriormente Millon basará su nueva clasificación en 6 puntos dónde el esquema siempre es el mismo:

  • Conducta aparente: cómo perciben los demás la conducta del S a tratar
  • Conducta interpersonal: cómo interactúan con los demás.
  • Estilo cognitivo: qué proceso de pensamiento realiza el sujeto
  • Expresión afectiva: cómo muestra las emociones.
  • Percepción de sí mismo
  • Mecanismos de defensa personal

Actualmente, se acepta la existencia de 10-11 trastornos de la personalidaden los sistemas de clasificación categorial.

> Siguiente: Cuestiones etiológicas y epidemiológicas