Psicología Clínica: Trastornos somatomorfos

Trastorno por dolor

Criterios para el diagnóstico de Trastorno por dolor

A. El síntoma principal del cuadro clínico es el dolor localizado en una o más zonas del cuerpo, de suficiente gravedad como para merecer atención médica.

B. El dolor provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

C. Se estima que los factores psicológicos desempeñan un papel importante en el inicio, la gravedad, la exacerbación o la persistencia del dolor.

D. El síntoma o déficit no es simulado ni producido intencionadamente (a diferencia de lo que ocurre en la simulación y en el trastorno facticio).

E. El dolor no se explica mejor por la presencia de un trastorno del estado de ánimo, un trastorno de ansiedad o un trastorno psicótico y no cumple los criterios de dispareunia.

Codificar el tipo:

Trastorno por dolor asociado a factores psicológicos : se cree que los factores psicológicos desempeñan un papel importante en el inicio, la gravedad, la exacerbación o la persistencia del dolor (si hay una enfermedad médica, ésta no desempeña un papel importante en el inicio, la gravedad, la exacerbación o la persistencia del dolor). Este tipo de trastorno por dolor no debe diagnosticarse si se cumplen también los criterios para trastorno de somatización.

Trastorno por dolor asociado a factores psicológicos y a enfermedad médica: tanto los factores psicológicos como la enfermedad médica desempeñan un papel importante en el inicio, la gravedad, la exacerbación o la persistencia del dolor. La enfermedad médica asociada y la localización anatómica (v. después) se codifican en el Eje III.

Rasgos más característicos de las personas con dolor somatoforme (Gutsch):

  • Queja excesivas de dolor en ausencia de evidencia física,
  • " Doctor shopping ",
  • uso excesivo de analgésicos,
  • parestesia (sensación de hormigueo o pinchazos),
  • espasmos musculares,
  • historia de síntomas de conversión (ceguera, etc.),
  • estado de ánimo disfórico
  • peticiones de intervención quirúrgica.

Trastorno somatoforme no especificado:

Al igual que el DSM-III-R, el DSM-IV considera que se asignarían a ésta categoría los trastornos con síntomas somatoformes, que no reúnan criterios de los específicos:

DIAGNOSTICO DIFERENCIAL

Los síntomas somáticos funcionales, constituyen un componente de diversos síndromes clínicos. Por ésta razón, las quejas físicas como manifestación de otro trastorno, deben evaluarse y distinguirse de los trastornos somatoformes.

LOS FACTORES PSICOLÓGICOS QUE AFECTAN AL ESTADO FÍSICO: Existen factores psicológicos que afectan negativamente a una determinada condición médica general diagnosticada. Sin embargo, en los trastornos somatoformes, la condición médica general, está, no está presente, o es insuficiente para dar cuenta de los síntomas físicos.

LA PRESENCIA DE ENFERMEDAD FÍSICA: Hay que tener especial cuidado con alteraciones orgánicas que manifiestan síntomas somáticos vagos y múltiples (esclerosis múltiple, lupus eritematoso).

El DSM-IV, en relación con el trastorno de somatización, propone 3 características que hacen pensar que no encontramos ante éste trastorno y no ante una condición médica general, aunque éste trastorno puede coexistir con otras enfermedades:

  • Múltiples sistemas orgánicos implicados.
  • Inicio temprano y curso crónico sin indicios o anomalías que supongan un cambio estructural.
  • Ausencia de resultados de laboratorio que indiquen la existencia de una condición médica general.En el caso de la hipocondría, también debe considerarse, para el diagnóstico diferencial, la presencia de una enfermedad física verdadera (enfermedades tiroideas).

Dubovsky: Los síntomas físicos difusos, pueden hacer que permanezcan ocultos, signos indicativos de trastorno mental orgánico (Quejas más variables e inconsistentes). El diagnóstico diferencial se efectuará mediante cuidadoso examen del estado mental (pruebas de atención, concentración y memoria).

Los trastornos somatoformes implican síntomas físicos que se estiman que no se encuentran bajo el control voluntario del sujeto, y se diferencian de la simulación y de los trastornos facticios en función de ese criterio de intencionalidad. En la simulaciónel individuo finge conscientemente estar enfermo con el fin de conseguir unos incentivos externos (remuneración monetaria) fácilmente reconocibles dado el contexto que rodea al sujeto.

En los Trastornos facticios el único propósito de la persona es el de asumir el rol de enfermo y someterse a las exploraciones y tratamientos médicos. Según Skodol la persona que simula la enfermedad sabe perfectamente lo que está haciendo y el motivo que le lleva a actuar de ese modo; la persona con un trastorno facticio aparentemente conoce la motivación más inmediata (lo que tiene que hacer para producir los síntomas), pero en realidad no sabe por qué quiere adoptar el rol de enfermo. La persona con trastorno de conversión no es consciente ni de estar haciendo algo ni de la motivación remota de la sintomatología.

TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO: La aparición de cambios físicos son habituales en éstas trastornos (fatiga, pérdida de apetito, disminución de actividad y deseo sexual, jaquecas, dolos de espalda, nauseas, vómitos, ect).

A diferencia de los trastornos de somatización, éstos síntomas se limitan a los episodios de estado de ánimo deprimido.

Si se cumplen criterios para ambos diagnósticos, el DSM-IV permite el diagnóstico de ambos trastornos.

TRASTORNOS DE ANSIEDAD:

los pacientes ansiosos que vigilan en exceso pequeñas disfunciones corporales, temen poder sufrir una enfermedad grave y tienen síntomas somáticos procedentes de la hiperventilación y del arousal autónomo se asemejan a los pacientes con Trastorno somatoformes. Al igual que en la somatización en el trastorno de pánico también existe sintomatología diversa, pero solo surge durantelos ataques. Los dos trastornos pueden coexistir.

En el TAG, también se dan múltiples síntomas, pero el foco de ansiedad y la preocupación, no se restringe a la sintomatología física.

Tanto la hipocondría como el trastornos dismórfico corporal pueden ser diagnosticados conjuntamente con el TOC, si las conductas compulsivas del sujeto no se limitan a la preocupación por la enfermedad (hipocondría) o por el aspecto físico (trastorno dismórfico).

En la fobia social también coexisten preocupaciones por defectos reales en la apariencia, pero, a diferencia del trastorno dismórfico, no perturba ni incapacita al sujeto.

TRASTORNOS PSICÓTICOS:

  • Hipocondría: la creencia del sujeto no llega a tener una magnitud delirante.
  • La esquizofrenia con ideas delirantes somáticas, debe distinguirse de la quejas no delirantes del trastorno por somatización (en raras ocasiones se dan conjuntamente).
  • Las alucinaciones del trastorno de somatización o del trastorno de conversión, se distinguen de las que ocurren en un trastorno psicótico en:
    • El sujeto mantiene intacto el insight.
    • No se acompañan de otros síntomas psicóticos.
    • Implican más de una modalidad sensorial.
    • Tienen un contenido ingenuo, fantástico y pueril.
    • Suelen tener un significado psicológico.
    • El sujeto tiende a describirlas como un relato interesante.

DISFUNCIONES SEXUALES: En el DSM-IV, los síntomas de conversión que afectan al funcionamiento sexual, se consideran como disfunciones sexuales (no como trastorno de conversión).

TRASTORNOS DEL SUEÑO: insomnio primario, hipersomnia primaria, narcolepsia, relacionado con la respiración, trastorno del sueño del ritmo circadiano, parasomnia.

TRASTORNOS ALIMENTARIOS: anorexia y bulimia nerviosa.

DIFERENCIACIÓN ENTRE TRASTORNOS SOMATOFORMES

> Siguiente: Trastorno de conversión