Psicología Online PIR Psicología Clínica Trastorno asociados al sistema inmune

Psicología Clínica: El estrés en la salud

Trastorno asociados al sistema inmune

Existe relación entre los fenómenos conductuales y los mecanismos nerviosos, endocrinos e inmunológicos.

Ader y Cohen: La actividad inmunológica celular puede ser modificada mediante procesos de condicionamiento clásico.

El estrés puede alterar parámetros específicos del funcionamiento inmunológico (inmunosupresión).

EL SISTEMA INMUNE

La función principal del sistema inmune consiste en identificar y eliminar sustancias extrañas que entran en contacto con el organismo. Esas sustancias se denominan antígenos (virus, bacterias, parásitos, hongos).

Está compuesto por un conjunto de células especializadas que se originan en la médula ósea, y que, posteriormente se concentran en órganos específicos (timo), órganos linfáticos periféricos (amígdalas), el bazo y los ganglios linfáticos.

Estas células se denominan leucocitos o glóbulos blancos.

3 categorías:

  • Granulocitos.
  • Monocitos/macrófagos.
  • Linfocitos.

Los granulocitos, y los monocitos/macrófagos forman parte de la inmunidad innata no específica.

Función: fagocitosis (ingerir y destruir los agentes extraños).

Los macrófagos se ocupan del reconocimiento de los antígenos, y producen una sustancia (interleucina-1) que estimula la proliferación de los linfocitos T.

LOS LINFOCITOS.

Dos categorías:

  • a) Linfocitos B (células B).
  • b) Linfocitos T (células T).

Linfocitos B: Maduran en la médula ósea y se responsabilizan de la producción y secreción de anticuerpos.

Todos los anticuerpos son inmunoglobulinas (Ig).

5 clases: IgG (75%), IgA, IgM, IgD (3%) e IgE.

A partir de los linfocitos T se constituye la inmunidad humoral, que nos protege básicamente contra infecciones bacterianas.

Linfocitos T: Maduran en el timo. Implicados en la constitución de la inmunidad celular, que protege de virus, neoplasias y hongos.

3 subtipos:

  • Células T colaboradoras: esenciales para la inmunidad humoral. Favorecen la producción de Linfocitos B.
  • Células T citotóxicas (células T asesinas): Secretan sustancias tóxicas para los antígenos (linfocinas). Las linfocinas facilitan la reacción de inflamación del organismo y atraen a los macrófagos (fagocitosis del antígeno).
  • Células T supresoras: Bloquean la producción de las células B y T, cuando no son necesarias.Otros dos tipos de células parecidas a los linfocitos:
    • Células asesinas: Solo pueden atacar al antígeno después de que éste haya sido impregnado por los anticuerpos.
    • Células asesinas naturales (NK): Son capaces de destruir antígenos sin ayuda del resto del sistema inmune (destrucción de células infectadas por virus, eliminación de células tumorales.

Inmunocompetencia: Grado en que el sistema inmune es activo y efectivo para evitar el desarrollo de enfermedades.

Un funcionamiento inmune inapropiado puede generar enfermedades autoinmunes.

Una inmunocompetencia apropiada se caracterizará por presentar

Niveles elevados de linfocitos B, linfocitos T colaboradores y citotóxicos, y de células NK.

Niveles bajos en linfocitos T supresores.

> Siguiente: Relaciones entre el sistema neuroendocrino y el sistema inmune