Psicología Online PIR Psicología Clínica Trastornos disociativos y Síndromes orgánicos mentales

Psicología Clínica: Trastornos disociativos

Trastornos disociativos y Síndromes orgánicos mentales

Trastornos disociativos

Pérdida de memoria limitada al material psicológicamente significativo.

Memoria a largo plazo y memoria a corto plazo igualmente afectada.

Trastornos de identidad (desorientación personal) sin desorientación temporal y de lugar.Los síntomas agudos mejoran temporalmente con tranquilización.

La pérdida de memoria, la confusión o el cambio de personalidad se desarrollan en el contexto de estrés emocional.

No hay fluctuación de síntomas

Síndromes orgánicos mentales

Pérdida de memorias con significado, así como no importante.

Memoria a corto plazo más deteriorada que la memoria a largo plazo

Sólo ocurre la desorientación personal si también se dan la desorientación temporal y lugar

Los tranquilizantes exacerban los síntomas

Los síntomas se desarrollan en el contexto de una enfermedad física o por el uso de frecuentes sustancias psicoactivas

Los síntomas fluctúan impredeciblemente

No hay historia de síntomas mentales o físicos psicógenos

Existen otros síntomas que tienen cierta similitud con los síntomas disociativos: Delirios de pasividad (esquizofrenia): En ambos, la experiencia de actividad se vivencia como fuera del control personal.

Sin embargo, en la pasividad esquizofrénica la acción se lleva a cabo bajo condiciones en las que existe conciencia del sí mismo, la persona muestra consciencia normal del tiempo y tiene completa memoria para acciones posteriores. Lo que ocurre es que se da una pérdida de atribución personal.

Sin embargo, en los estados histéricos hay una disociación del sí mismo, el ego del paciente no es consciente del acto y del sí mismo al mismo tiempo.

LA DISOCIACIÓN Y FENÓMENOS AFINES.

Existen una serie de estudios que proceden de la "psicología normal" que pueden ser relevantes para esclarecer el análisis de los trastornos disociativos.

DISOCIACIÓN E HIPNÓSIS

La Hipnosis: Ha sido considerada un estado de alteración de la conciencia a menudo denominado trance. Hace referencia a una "interacción social en la que una persona experimenta anomalías en la percepción, memoria y acción, que han sido sugeridas por el hipnotizador".

Según ELLENBERGER " el hipnotismo proporcionó un primer modelo de la mente humana como un yo doble: un yo consciente y otro subconsciente" Quizás por ello se transformo en objeto de interés. La hipnosis parecía un instrumento experimental excelente para producir o inducir algunos de los fenómenos que, de forma espontánea, surgían como un síntoma de histeria. De hecho, las similitudes fenotípicas entre la hipnosis y la histeria fueron tomadas como similitudes genotípicas, provocando el desarrollo de teorías psicógenas de la etiología de las psicopatológicas.

Para Hilgard, la hipnosis tiene en común con la histeria, los procesos disociativos subyacentes: la hipnosis implica cierta división de conciencia, similar a la que se encuentra en los trastornos disociativos.

El fenómeno del observador oculto: Un sistema de información encubierto que sugería sistemas alternativos de control, que podrían liberarse bajo ciertas circunstancias (hipnosis). Se vio como demostración de la disociación en la hipnosis.

Posibilidad de que la misma capacidad disociativa que se asocia con la alta hipnotizabilidad en sujetos normales, sea un factor de riesgo para la psicopatología disociativa.

ESTUDIOS SOBRE CEREBROS DIVIDIDOS Y LA CUESTIÓN DE LAS DOS CONCIENCIAS

Van Wagenen, neurocirujano, realizó comisurotomía cerebral como tratamiento alternativo de las epilepsias: extirpaciones del cuerpo calloso y escisión de la masa cerebral intermedia a pacientes con epilepsia, aislando los 2 hemisferios.

Se pensó que presentaban después dos flujos independientes de conciencia consciente. En cambio NO hay evidencia de que la personalidad esté biseccionada ni que la identidad esté dividida. Es decir, con la operación se dan unos cambios orgánicos a nivel cerebral.

En estas condiciones es posible hablar de un especial dualidad de procesos cognitivos, pero esto no puede ampliarse a una dualidad de la conciencia. Por tanto, cerebro dividido no es igual a conciencia dividida ni, por supuesto, a individualidad dividida.

Actualmente solo se puede afirmar una cierta especialización hemisférica:

  • Hemisferio izquierdo: Lenguaje y expresión de la emoción.
  • Hemisferio derecho: Habilidades espaciales y funciones integradoras y holísticas, y reconocimiento y recepción de emociones.

GALIN, DIMOND e YBRAFF y STERN encontraron una proporción de dos a uno en la manifestación de síntomas en el lado izquierdo del cuerpo en una amplia muestra de pacientes histéricos hospitalizados. Si se tiene en cuenta la inervación contralateral del cuerpo humano, tales hechos implicarían una clara relevancia del hemisferio derecho sobre este tipo de trastornos; ilustra esta posibilidad el fenómeno de la anosagnosia. (negación o no consciencia de que tiene hemiplegia izquierda)

CRITCHEY, WEINSTEIN y KAHN señalaban que anosagnosia aparecía con muchísima frecuencia cuando el hemisferio afectado era el derecho.

LEY y BRIDEEN sugieren que el hemisferio derecho estaría especialmente involucrado en el reconocimiento y en la recepción de estímulos emocionales, mientras tanto el izquierdo como el derecho tendrían su propio papel en le expresión de la emoción.

> Siguiente: Trastorno de despersonalización