Psicología Online PIR Psicología Clínica Tratamiento e Intervención de la bulimia nerviosa

Psicología Clínica: Trastornos de la conducta alimentaria

Tratamiento e Intervención de la bulimia nerviosa

Es un formato de terapia cognitiva/conductual que consta de 20 sesiones, distribuidas en tres fases de tratamiento:

1ª) Establecimiento de la relación y socialización terapéutica: Se intentaría establecer la relación escuchando las quejas del paciente, transformando esas quejas en una conceptualización de sus problemas y realizando el análisis funcional-cognitivo pertinente. El terapeuta explicaría el mecanismo inadecuado e ineficaz a medio-largo plazo del uso de laxantes y vómitos como métodos de control de la ansiedad. También intenta conseguir la cooperación de familiares y amigos en el tratamiento. Explica el auto-registro y a través de este examina la función de la ingesta descontrolada, los vómitos y el uso de laxantes. Posteriormente introduce el tema de un patrón regular de comida y peso (controles, incrementos graduales).

2ª) Generación de alternativas cognitivas- conductuales: Se continúa el seguimiento del patrón regular de peso y comida, reduciendo las restricciones en la dieta de forma gradual. Paralelamente se van identificando las fuentes de estrés que conllevan al descontrol de la ingesta (p.e situaciones de defensa asertiva o relación social), así como los pensamientos automáticos, significados personales y conductas asociadas, y se generan, ensayan y practican alternativas (tareas para casa). Se presta especial atención a la identificación y modificación de los supuestos personales sobre la imagen y el peso. Las alternativas cognitivas-conductuales más utilizadas son:

  • Identificación y modificación de distorsiones cognitivas y supuestos personales: En la línea de la C.T (Beck, 1979).
  • Prevención de riesgos y recaídas: Sigue el modelo de Marlatt (1982) de las conductas adictivas.
  • Establecimiento gradual de un patrón de comidas con un plan diario de dieta a ingerir.
  • Exposición gradual encubierta a la "imagen rechazada".
  • Entrenamiento asertivo ante situaciones sociales vividas con ansiedad.
  • Colaboración de familiares y amigos: entrenamiento en el uso del refuerzo diferencial.

3ª) Prevención de recaídas y seguimiento: Se detectan las posibles situaciones de riesgo y se ensayan alternativas de modo anticipado (prevención cognitiva) y se realiza un seguimiento con intervalos cada vez mayores entre las consultas para atribuir los logros al paciente.

Pronóstico

El pronóstico generalmente es malo ya que un alto porcentaje (30-80%) de las pacientes con bulimia nerviosa tienden a presentar nuevos episodios de atracones y/o vómitos autoprovocados en su vida y un porcentaje bajo (5-15%) continuará abusando de laxantes o diuréticos.

> Siguiente: Modelos cognitivos de la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa