Psicología Online PIR Diferencial Unidades fundamentales de análisis

Psicología de la Personalidad y Diferencial: Marco conceptual en Psicología Diferencial

Unidades fundamentales de análisis

La disciplina trabaja con unidades bajo dos vertientes, la estructural y la procesual.

Unidades disposicionales: El rasgo

La unidad de medida en la Psicología de las diferencias individuales es el rasgo. Es un constructo hipotético de carácter latente (no podemos observarlo sino inferirlo a partir de los comportamientos que lo definen). El rasgo, así entendido, representa la organización de todo el conjunto de conductas observables en unidades significativas que permiten describir a las personas de forma parsimoniosa y significativa.

Cada rasgo caracteriza, de forma consistente y estable, el comportamiento de los individuos en diferentes áreas psicológicamente relevantes (la personalidad, la inteligencia, etc.).

Recogiendo la síntesis conceptual de Sánchez-Elvira podemos resumir en varios puntos fundamentales cuáles son las características definitorias de los rasgos:

  • 1. Carácter subyacente: los rasgos son inferidos a través de la observación de "indicadores comportamentales" Es por esta razón que, tanto el estudio de rasgos de personalidad, como el de inteligencia, han estado tradicionalmente más focalizados en el análisis de los productos de la conducta que en el de sus procesos.
  • 2. Carácter disposicional: los rasgos no se encuentran temporalmente activos en todo momento, por lo que deben ser entendidos como disposiciones o tendencias latentes en el individuo. El rasgo representa tendencias y no determinantes.
  • 3. Carácter General: el grado de generalidad del rasgo en el individuo estará en función del número de indicadores conductuales que le representan. Esto nos conduce a establecer un rango jerárquico entre los propios rasgos.
  • 4. Regularidad de los indicadores comportamentales: se establece en función de dos parámetros fundamentales:
    • a) Estabilidad Temporal.
    • b) Consistencia Transituacional
  • 5. Carácter dimensional: los rasgos se operativizan en dimensiones cuantitativas. lo cual permite un ordenamiento de los individuos a lo largo de las mismas. A mayor puntuación en un rasgo:
    • a. mayor probabilidad de ocurrencia de que se manifiesten las conductas hacia las que el rasgo predispone.
    • b. mayor frecuencia con la que dichas conductas podrán ser observadas.
    • c. mayor intensidad de la respuesta en situaciones relevantes para el rasgo en cuestión.
  • 6. La naturaleza y origen de los rasgos. Algunos autores otorgan a los rasgos un estatus de entidad biofísica, origen genético y claros correlatos fisiológicos. Otros autores, hacen referencia a que su naturaleza es meramente categorial e inferencial y los califican de constructos o abstracciones hipotéticas, de carácter conceptual, que los seres humanos elaboran.
  • 7. La evaluación de los rasgos. Uso de autoinformes y/o cuestionarios a cumplimentar por el propio individuo y/o por las personas allegadas a la persona a evaluar, respectivamente. No obstante, los datos provenientes de las observaciones de la conducta, o las pruebas objetivas de laboratorio, son también importantes en la determinación del rasgo y el análisis de su validez externa.
  • 8. Metodología básica: metodología correlacional de carácter multivariado, siendo de especial importancia la aplicación del análisis factorial; éste ultimo permite estimar las posibles dimensiones o "unidades básicas" de la personalidad al nivel de generalidad propuesto por el investigador.
  • 9. Carácter estructural y jerárquico de la organización de los rasgos: elaboración de modelos estructurales de organización, tanto de la personalidad, como de la inteligencia, habitualmente de tipo jerárquico. Estos modelos se caracterizan por presentar diferentes niveles de abstracción o generalidad en función de su grado de proximidad a la manifestación puntual y específica de la conducta, así como de su grado de inclusividad. Siguiendo la propuesta de Eysenck, la estructura de la personalidad podría ordenarse en cuatro niveles jerárquicos:
    • 1. Nivel de ocurrencia de actos o cogniciones individuales o singulares de carácter específico.
    • 2. Nivel de actos o cogniciones habituales.
    • 3. Nivel de rasgos, o factores primarios definidos en términos de intercorrelaciones significativas entre conductas habituales.
    • 4. Nivel de tipos, o factores de orden superior, o de segundo orden, derivados de las intercorrelaciones existentes entre los rasgos, o factores de primer orden. Cabe señalar que, a diferencia de las estructuras propuestas en el estudio de la Inteligencia, en la Personalidad no se hace referencia a un factor único, o dimensión última de carácter global, que pueda denominarse "personalidad".
  • 10. Los rasgos únicamente permiten describir a las personas y a las diferencias entre las mismas, así como realizar predicciones de la conducta; carecen de valor explicativo causal por sí mismos H.J.Eysenck ha reiterado, en múltiples ocasiones, que una teoría de las diferencias individuales debe estar comprometida con la búsqueda última de explicaciones causales y, por tanto, sujeta a predicciones y pruebas experimentales.

En el área de la personalidad el rasgo mantiene su nomenclatura, si bien podemos referirnos también al Tipo. Bajo las concepciones de las teorías modernas los tipos son considerados los rasgos o dimensiones de mayor nivel de generalidad en la jerarquía, y las personas obtienen una puntuación en todos los tipos posibles.

Cuando nos referimos al ámbito de la inteligencia, el rasgo adquiere otras nominaciones. cuando hablamos de factores específicos debemos diferenciar los términos aptitud y capacidad del concepto de habilidad, tanto en el campo de la cognición humana, en general, como en lo que se refiere a las distintas capacidades y habilidades que el ser humano puede presentar y desarrollar:

  • Aptitud :Una aptitud es una capacidad, o habilidad potencial, para la realización de tareas u otros actos que no han sido aprendidos. Carácter fundamentalmente genético, que pueden llegar a desarrollarse, o no, en función del uso que se haga de las mismas.
  • Habilidad : Una habilidad específica responde a la pericia desarrollada en un área determinada en el curso del entrenamiento y de la experiencia. Implica la adaptación a las demandas de la tarea según las capacidades del individuo, así como seguir un método de entrenamiento o "estrategia de actuación". Las estrategias empleadas son cadenas o programas de actuación que se anticipan desde una situación concreta y que persiguen un objetivo futuro, o resultado final, satisfactorio en el que la tarea se controla o domina. La habilidad también consiste en saber elegir y llevar a cabo aquellas estrategias que son más eficientes.
  • > Siguiente: Unidades procesuales