2.4.6.2. ACT como tratamiento radical del TEE

La terapia pretende un doble objetivo: Por un lado se busca que el paciente llegue a aceptar aquellos aspectos de su experiencia (pensamientos, emociones, recuerdos, etc.) que ha estado intentando modificar sin éxito. Por otro lado, se trata de que tales sucesos privados no paralicen ya la vida de la persona. De esta forma, el propósito de ACT no es conseguir una disminución de los síntomas, sino lograr que éstos dejen de interferir con la vida del cliente.

Con esta filosofía, la terapia se suele estructurar en 6 objetivos o fases:

  1. Creación de un estado de desesperanza creativa
  2. Trabajo en valores
  3. La solución como problema
  4. Creación de una distancia con respecto al lenguaje
  5. Diferenciar el "yo como contexto" del "yo como contenido"
  6. Desarrollo de la voluntad
Página 27