Aplicaciones y evidencia empírica

Actualmente , Mindfulness ha sido utilizada como una técnica efectiva en el tratamiento de un amplio y variado numero de trastornos psicológicos, como son la ansiedad, estrés postraumático, abuso de sustancias, trastornos de alimentación, depresión, dolor crónico, trastorno límite de la personalidad, etc.

También se ha aplicado en otros problemas de tipo médico, como por ejemplo en psoriasis, VIH, fibromialgia, cáncer, trasplante de órganos, atrofia muscular, e incluso en trastornos sexuales como la impotencia sexual, e incluso, en problemas de violencia de género.

Otras intervenciones se han dirigido a la simple mejora del estado de ánimo, o al incremento del bienestar general.

Se han desarrollado diversos programas de Mindfulness específicamente para infantes; en diversas instituciones y organizaciones, como en escuelas y empresas; en actividades físico-deportivas y, cómo no, se han adaptado ejercicios muy específicos para los propios terapeutas.

Página 48