d) Desliteralización o desactivación de las funciones verbales y observación de las conductas clínicamente relevantes

Uno de los objetivos más claros de ACT es que la paciente deje de comportarse de manera literal a lo que su pensamiento le decía, y era justo lo que le impedía hacer cosas en dirección a lo que realmente deseaba. Para ello era conveniente desactivar la función que el lenguaje tenía e intentar que fuera consciente de que todo lo que hacía estaba siendo evaluado continuamente por su mente, lo que le impedía mostrarse natural y relajada. Para cambiar la función que tenía el lenguaje para la paciente, se expuso el ejercicio de repetir muchas veces la misma palabra. Tras repetir muchas veces la misma palabra, la paciente empieza a escuchar solo sonidos y no significados, el lenguaje parece dejar de mandarle mensajes acusatorios o evaluadores.

Otro de los ejercicios fue el sacar la mente a paseo:

"Se suele empezar preguntando al cliente cuántas personas hay en la habitación. Generalmente, el cliente responde que 2. Entonces el terapeuta le dice que no, que en la habitación hay 4 personas: "yo, tú, tu mente y mi mente". Se propone al paciente que primeramente el terapeuta va a hacer de la mente del cliente. Después el paciente hará de mente del terapeuta y, por último, cada uno de los dos irá sólo dándose cuenta de que existe una mente que nos está hablando continuamente. La única regla del ejercicio es ésta: El que haga de persona nunca puede discutir con la mente, le diga la mente lo que le diga. Se sale, pues, a dar una vuelta por la calle. El terapeuta va detrás del cliente y le va diciendo los pensamientos habituales que tiene el paciente, intentando decirle justamente los que más le duelen. Es importante que el cliente no entre a discutir con la mente (el terapeuta). Si lo hace, el terapeuta le recuerda la regla: "Nunca debes discutir o hablar con tu mente". El objetivo es que el paciente se comporte conforme a sus objetivos, independientemente de lo que tú (mente) le digas. Después se cambian roles: Generalmente a los clientes no se les suelen ocurrir muchas cosas como mentes. Por último se separan 5 minutos y, cada uno por separado, va notando que tiene una mente que le habla, que le critica, que le amenaza, que le evalúa, que predice lo que va a ocurrir, etc..."

La terapeuta intentó que estos ejercicios no fuesen como instrucciones a seguir respecto a que se debe hacer, sino que los ejercicios supusieran el disparadero de salida para que la paciente fuese consciente de lo que le pasaba y a partir de ahí actuar de forma conveniente.

En esta fase de la terapia se observaron conductas clínicamente relevantes tipo 2 y tipo 3. La paciente estaba centrada en las sesiones y no manifestaba que debía de hacer cosas, se rebajó la inquietud aún estando enferma un par de días, ya que la paciente podrá haber optado por sugerir que las sesiones fuesen más cortas o irse antes y no lo hizo.

Lo más significativo es que la paciente fue consciente de este hecho y así lo manifestó en la consulta, ya que decía que el no querer evitar estar en consulta y asumir que tiene que estar en ella, le ayudó a centrarse en la situación y notaba que estaba sacando partido de ella ( Conducta clínicamente relevante tipo 3).

Página 69