Compartir

Alzheimer: qué es, síntomas, causas, fases y tratamiento

 
Por Marta Thomen Bastardas. 13 mayo 2019
Alzheimer: qué es, síntomas, causas, fases y tratamiento

Las demencias son la enfermedad neurodegenerativa que más afecta a la población en la vejez, siendo el Alzheimer la más frecuente de todas ellas, afectando a más de 1,2 millones de personas en España, lo que la convierte en una enfermedad que requiere una gran atención en la sanidad.

La enfermedad de Alzheimer no es una enfermedad natural por envejecimiento y vivir con ella le cambia la vida a la persona que la sufre y a los de su alrededor. Para conocer cómo viven las personas que padecen esta enfermedad y qué recursos hay disponibles para su tratamiento, sigue leyendo este artículo de Psicología-Online: Alzheimer: qué es, síntomas, causas, fases y tratamiento.

También te puede interesar: Demencia senil: síntomas y fases

¿Qué es el Alzheimer?

El Alzheimer, Enfermedad de Alzheimer (EA) o mal de Alzheimer, es una enfermedad neurodegenerativa, siendo la más frecuente de todas las demencias. Consiste en un trastorno considerado grave, degenerativo, causado por una pérdida progresiva de las neuronas cerebrales. La prevalencia se sitúa en las personas mayores y muy raramente en los jóvenes o personas de mediana edad.

A carácter general, la enfermedad produce un deterioro en la memoria, afectando la habilidad para recordar; en el el lenguaje, produciendo dificultades en la comunicación; y en el pensamiento, apareciendo deterioro en el razonamiento.

Síntomas del Alzheimer

La forma de aparición de los distintos síntomas del Alzheimer puede ser de forma muy variada en las personas que la padecen, no hay una evolución única y la enfermedad puede no notarse hasta que esta ha evolucionado un poco. Los síntomas que nos hacen pensar en la aparición de esta enfermedad son los siguientes:

  1. Pérdida de memoria: la pérdida de memoria es el primer síntoma que se percibe en esta enfermedad. En primer lugar, se produce un deterioro de la memoria a corto plazo, donde se producen olvidos sobre las acciones más cercanas, como no recordar qué cenaron por la noche. Generalmente, la persona es consciente de estas pérdidas de memoria, aunque la actitud más frecuente es tratar de disimularlo. A medida que avanza la enfermedad, la memoria va deteriorándose, afectando a la memoria a largo plazo.
  2. Dificultades para realizar tareas cotidianas: las personas que padecen Alzheimer sufren dificultades para realizar aquellas tareas que hacían con normalidad, como hacer uso de los electrodomésticos, olvidar donde han guardado determinados objetos, olvidar qué debían comprar al hacer la compra…
  3. Alteración en el lenguaje: se aprecian dificultades en la expresión, donde a la persona le es difícil decir aquello que quiere transmitir. Frecuentemente, hacen uso de “circunloquios” como por ejemplo: “estaré tumbado allí donde se duerme”, en vez de decir en la cama.
  4. Desorientación en tiempo y el espacio: es habitual que haya una desorientación frente el día en el que se encuentran, el lugar, dónde viven,… por ello es común que se desorienten y se pierdan.
  5. Disminución de la capacidad de juicio: se entrevé una dificultad para hacer juicios simples y por ello es normal que tomen decisiones incorrectas sobre por ejemplo, qué ropa deben usar por el tiempo que hace.
  6. Pensamiento abstracto: mantienen una gran dificultad para poder realizar pensamientos abstractos, como el cálculo.
  7. Cambios de humor y de comportamiento: las personas con Alzheimer pueden experimentar cambios repentinos de humor y de comportamiento, a menudo cursados con agitación, que pueden impactar a sus familiares y personas más cercanas.
  8. Cambios de personalidad: aunque sea frecuente que la personalidad en la vejez cambie, en esta enfermedad los cambios pueden ser muy drásticos, siendo prevalentes personalidades desconfiadas, dependientes o ariscas.
  9. Iniciativa: las personas con Alzheimer tienen dificultades para tomar la iniciativa, con acciones cotidianas a las que han estado acostumbrados como llevar la casa o hacer cuentas. Por ello, en muchas ocasiones acaban pasando largos períodos de tiempo frente al televisor sin atender a los estímulos de su alrededor.

Causas del Alzheimer

La principal causa del Alzheimer es la disminución progresiva de neuronas cerebrales, concretamente se reduce la producción del neurotransmisor acetilcolina, causando un deterioro de las vías colinérgicas de nuestro sistema cerebral. Al ser una causa desconocida, es difícil poder predecir los factores que pueden causar la enfermedad, no obstante existen algunos factores que aumentan la probabilidad de su aparición, como:

  1. Edad: la aparición de la enfermedad es frecuente en las personas mayores de 60-65 años, siendo los 80 años como edad media de su diagnóstico.
  2. Género: el sexo femenino tiene más prevalencia en su enfermedad.
  3. Genética: se estima que el 40% de las personas que sufren la enfermedad de Alzheimer han tenido algún familiar que también la padeció.
  4. Factores ambientales: se ha demostrado una elevada relación en la aparición del Alzheimer con el tabaco, determinándolo como un factor de riesgo de la enfermedad, así como las dietas altas en grasas.

Alzheimer: fases

La enfermedad pasa por diferentes etapas, que se caracterizan por el deterioro progresivo. Las fases del Alzheimer son las siguientes:

1. Inicial o estadio leve

En esta primera fase del Alzheimer, es difícil percibir los daños que produce la enfermedad. Empiezan a producirse pequeños olvidos, cómo dónde ha dejado las llaves del coche o pueden aparecer dificultades para poder encontrar la palabra adecuada. En esta fase del Alzheimer la persona puede valerse por si misma, realizando las tareas de la vida cotidiana e incluso trabajando y conduciendo. Sin embargo, empieza a apreciarse una falta de espontaneidad, iniciativa y una tendencia depresiva. También empiezan a aparecer los cambios repentinos de humor, pudiendo cursar con apatía y con ello aislamiento y la capacidad de juicio disminuye.


2. Fase intermedia o moderada

En la segunda fase del Alzheimer ya es evidente su aparición. El paciente ya experimenta dificultades para realizar las actividades cotidianas, como ir a comprar o preparar la cena. La memoria no es lo único que se ve claramente alterado, también aparecen problemas en la capacidad para razonar y comprender y su deterioro avanza con más rapidez.

3. Fase avanzada o grave

En esta fase del Alzheimer se ven alteradas todas las funciones cognitivas, donde se aprecia una gran dificultad para hablar correctamente, produce repeticiones constantes y las conecta de forma incongruente. En la fase avanzada la persona deja de reconocer a sus familiares y seres más próximos, y tampoco pueden reconocerse a ellos mismos. Por otro lado, los pequeños lapsos de desorientación que podían aparecer previamente son constantes y pueden llegar a olvidar las acciones más básicas como andar. La apatía que experimentan causa que puedan estar largas horas sin actividad alguna y pierden toda su autonomía. Finalmente, sufren alteraciones constantes del ánimo con risas o llantos sin motivo aparente y sin comprensión ante el habla. En los estadios más graves de la enfermedad, pueden padecer rigideces y mutismo, pudiendo llegar a un estado vegetativo.

Alzheimer: qué es, síntomas, causas, fases y tratamiento - Alzheimer: fases

Tratamiento del Alzheimer

En la actualidad no existe ningún tratamiento que pueda revertir la degeneración en el Alzheimer. No obstante, en algunos pacientes, es posible que en la fase inicial o media de la enfermedad, puedan hacer uso de medicamentos que ayuden a retrasar el deterioro durante un tiempo.

A nivel farmacológico los fármacos que tienden a ser utilizados para el tratamiento del Alzheimer son los inhibidores de la colinesterasa, que permiten retardar el deterioro de algunos síntomas, generalmente durante medio año.

Ante la aparición síntomas de carácter psicológico y conductual, existen tratamientos que ayudan a aumentar la calidad de vida de las personas que padecen la enfermedad y las de su entorno. Es frecuente utilizar fármacos en combinación, ante la gran variedad de síntomas. Por ejemplo, frente al humor depresivo suelen recetarse antidepresivos y para las alteraciones del sueño, la agitación o las alucinaciones se hace uso de los neurolépticos o las benzodiacepinas.

Es importante en el tratamiento del Alzheimer dar lugar a la medicina paliativa, con el fin de ayudar al paciente a que pueda tener un mayor bienestar. Estos cuidados hacen referencia a ayudar a la persona a afrontar la enfermedad y la muerte. En muchas ocasiones, muchos pacientes prefieren prescindir del cuidado curativo y beneficiarse únicamente de los cuidados paliativos para reducir el dolor.

Cabe tener presente que la enfermedad de Alzheimer en la actualidad no tiene cura y que todas las posibilidades de tratamiento están sustentadas en reducir el padecimiento y aumentar la calidad de vida de estas personas.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Alzheimer: qué es, síntomas, causas, fases y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Neuropsicología.

Bibliografía
  • De Ocho, E., Coronado, H., Martínez, M & Nevado, M. (1996). Guía práctica de la enfermedad de Alzheimer. Ministerio de Sanidad y Consumo: instituto nacional de la salud.
  • Ministerio de sanidad, política social e igualdad (2011). Guía de Práctica Clínica sobre la Atención Integral a las Personas con Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias. Ministerio de Ciencia e Innovación
  • Peña, J. (1999). Enfermedad de Alzheimer. Del diagnóstico a la terapia: conceptos y hechos. Fundación “la Caixa”.

Escribir comentario sobre Alzheimer: qué es, síntomas, causas, fases y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Alzheimer: qué es, síntomas, causas, fases y tratamiento
1 de 2
Alzheimer: qué es, síntomas, causas, fases y tratamiento

Volver arriba