Compartir

Amaxofobia o miedo a conducir: qué es, síntomas y tratamiento

 
Por Pol Clapers Guardi. 7 agosto 2019
Amaxofobia o miedo a conducir: qué es, síntomas y tratamiento

Las fobias no conocen de límites o fronteras por lo que respecta a qué elementos acabamos sintiendo un miedo atroz. El miedo patológico puede acecharnos desde las situaciones o cosas más comunes, como un espacio cerrado o un perro con cara de pocos amigos. Otras veces, el miedo se presenta de formas más excéntricas, como el miedo a las plumas de una ave en concreto o al color amarillo. Aun así, todas comparten la terrible angustia y malestar que supone encontrarse delante de tales situaciones. En esta ocasión se hablará de una fobia común y cotidiana, pero que supone un gran problema para quien la padece: la amaxofobia, el miedo a conducir o ir en cualquier medio de transporte. En este artículo de Psicologia-Online acerca de amaxofobia o miedo a conducir: qué es, síntomas y tratamiento, descubriremos más sobre esta particular fobia y qué se puede hacer al respecto.

Qué es amaxofobia

¿Qué es la amaxofobia exactamente? Para los psicólogos, la amaxofobia pertenece a un grupo de trastornos de la ansiedad recogido en el DSM-V como fobias específicas.

Amaxofobia: etimología

El término de amaxofobia proviene de las palabras griegas "amaxo" (vehículo) y "fobia" (miedo).

Amaxofobia: qué es

La amaxofobia es un trastorno de ansiedad específico que se caracteriza por un miedo exagerado, irracional e incontrolado a conducir o utilizar un vehículo.

Una persona puede presentar ansiedad delante del volante por inexperiencia, inseguridad o bien delante situaciones específicas como, por ejemplo, tener miedo a conducir de noche o por la autopista. En el caso de un persona con amaxofobia, el miedo a conducir es muy intenso y aunque su gravedad es variable, llega a estar desbordada por ideas catastróficas de accidentes o el daño que puede llegar a causar a acompañantes o a terceros. Su nivel de ansiedad es tal que puede llegar a bloquearse mentalmente y marearse por la simple idea de subir en un vehículo y, por tanto, se ve incapaz de utilizar el coche. Esto puede suponer un deterioramiento importante de la calidad de vida del afectado dado que en la actualidad el transporte es vital para el día a día de la mayoría de personas.

Amaxofobia y el miedo funcional

"Me he sacado el carnet de conducir y tengo miedo, ¿tengo por tanto amaxofobia?". No tiene porqué ser así. Es importante diferenciar el típico miedo de conductor novato, que su temor es funcional y adaptativo dado que radica en la falta de experiencia y seguridad en sus habilidades, y el miedo exagerado y desproporcional que supone la amaxofobia. En el primer caso, a medida que se vaya ganando experiencia y confianza al volante, el miedo irá disminuyendo, mientras que una persona que padece de amaxofobia su miedo es permanente, no disminuye fácilmente e incapacita a la persona para conducir.

Para visualizarlo mejor, aquí os dejamos los puntos claves que diferencian una fobia de un miedo común:

  • Es exagerado. Se vive un miedo mucho más atemorizante de lo que normalmente se debería experimentar.
  • Es irracional. La persona que lo padece no puede darle una explicación lógica a la desproporción del miedo.
  • Es incontrolable. No se pueden controlar las respuestas de ansiedad.
  • Es constante. Se presenta el mismo nivel de miedo cada vez que se intenta conducir o subir a un coche.

Gravedad variable

No todas las personas que experimentan amaxofobia lo viven de la misma manera o intensidad. Hay personas que su caso de amaxofobia está centrado en solo situaciones especificas como, por ejemplo, conducir por la autopista o bien tener miedo a conducir sola. Como no, también existen los casos donde la idea misma de conducir es suficiente para amargar su día. Aunque parecen casos distintos, todos comparten ese miedo intenso e irracional de una fobia.

Dado que la amaxofobia es variable, es importante discernir el nivel de gravedad y la interferencia que supone para la vida de la persona para poder hacer un mejor abordaje en el tratamiento.

¿Cuál es el origen de la amaxofobia?

"¿Por qué tengo tanto miedo a conducir?" Las causas que originan las fobias dependen de muchos elementos distintos relacionados con experiencias vividas y factores biológicos:

  • Vivencia de experiencias traumáticas relacionadas con la conducción.
  • Haber sufrido o haber presenciado un accidente de tráfico.
  • Desconfianza en las habilidades propias para conducir que ha ido gradualmente avanzando hacia creencias irracionales sobre las propias aptitudes.
  • Predisposición genética hacia la ansiedad y estrés.
Amaxofobia o miedo a conducir: qué es, síntomas y tratamiento - Qué es amaxofobia

Síntomas de la amaxofobia

Como en todos los trastornos de ansiedad, la amaxofobia presenta síntomas propios de este tipo de condiciones. Una persona con amaxofobia presenta sintomatología de estrés no solo cuando va a utilizar un coche, sino también puede llegar a sentir ansiedad delante de la idea misma de conducir o en lugares donde se conduzca (como carreteras, autopistas, parkings, etc).

Aunque los síntomas de ansiedad se muestran de forma distinta en cada persona, se pueden clasificar en tres categorías:

Síntomas físicos

  • Incremento de la respiración.
  • Taquicardias.
  • Agarrotamiento muscular.
  • Sensación de ahogo.
  • Sudoración abundante.
  • Dolores estomacales.
  • Fuertes dolores de cabeza.
  • Mareos y náuseas.
  • Temblores incontrolados.

Síntomas cognitivos

Las personas con amaxofobia suelen presentar pensamientos constantes que giran alrededor de creencias irracionales sobre la idea de conducir y todas las cosas malas que pueden llegar a ocurrir.

  • Pensamientos negativos de sucesos catastróficos que podrían ocurrir. Por ejemplo: "Voy a tener un accidente", "¿Y si no freno a tiempo?", "¿Qué pasaría si en medio de la autopista me da un ataque de ansiedad?".
  • Visualizar sin parar imágenes desastrosas.
  • Miedo a no saber qué hacer si se pierde el control.

Síntomas conductuales

Las personas que desarrollan fobias acaban adoptando comportamientos para poder evitar lo máximo posible las situaciones relacionadas con la conducción, intentando así no enfrentarse a su miedo. Estos comportamientos se llaman conductas de evitación. Aquí, os dejamos algún ejemplo de conductas de evitación:

  • Ir andando al destino cuando ir en transporte podría llegar a ahorrar horas de viaje.
  • Utilizar solo metro y tren.
  • Utilizar solo transporte público.
  • Desviarse por carreteras convencionales o secundarias para no ir por la autopista.
  • Inventarse una excusa para no tener que ir al destino.

Cómo superar el miedo a conducir - Tratamiento de la amaxofobia

¿La amaxofobia tiene tratamiento? Los trastornos de ansiedad específicos pueden ser tratados con terapias psicológicas, además de poder ir acompañadas de un tratamiento farmacológico siempre y cuando se haya recomendado su uso por parte de un experto en salud. El objetivo del tratamiento será que la persona que sufre amaxofobia afronte el miedo hacia la conducción para poder así disminuir los síntomas de ansiedad, como también dar herramientas y recursos para encarar la situación y cambiar los pensamientos irracionales.

Amaxofobia: tratamiento psicológico

Para el tratamiento de las fobias, los psicólogos utilizan un repertorio de técnicas dentro del ámbito de los tratamientos cognitivos-conductuales:

  • Técnicas de exposición en vivo. La técnica clave para poder tratar fobias. Se expone al individuo delante de su miedo de forma paulatina para disminuir el miedo.
  • Técnicas de autoinstrucciones. Facilita el control de la ansiedad al tener instrucciones claras en momentos de pánico.
  • Desensibilización sistemática. Técnica conductual que disminuye la ansiedad delante de ciertos estímulos como, por ejemplo, el mismo coche.
  • Técnicas de relajación. Para la disminución de los síntomas de ansiedad.
  • Reestructuración cognitiva. Para trabajar los pensamientos negativos e irracionales y dar paso a pensamientos más adaptativos.

Amaxofobia: tratamiento farmacológico

A veces, el miedo es tan intenso que puede impedir cualquier avance respecto a las psicoterapias, o bien en situaciones puntuales donde nos podemos ver desbordados. En este tipo de situaciones se puede recomendar el uso de fármacos ansiolíticos, que son los encargados de disminuir la ansiedad, siempre bajo la vigilancia de un profesional de la salud que haya recetado el uso de tales fármacos.

Los fármacos no pueden sustituir las terapias psicológicas, son un parche que facilita el tratamiento en casos donde el nivel de ansiedad es muy elevado. Por sí mismos, solo son soluciones temporales que pueden llegar a generar dependencia sin llegar a arreglar el problema de raíz.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Amaxofobia o miedo a conducir: qué es, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • American Psychiatric Association. (2014). DSM-5. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Madrid: Editorial Médica Panamericana, S.A.
  • Bonet, J. I. C. (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para las fobias específicas. Psicothema, 13(3), 447-452.
  • Gómez, A. H. (2017). A propósito de un caso: Mindfulness y terapia cognitivo conductual aplicados para el tratamiento de la amaxofobia. Revista de Casos Clínicos en Salud Mental, 5(1), 77-97.

Escribir comentario sobre Amaxofobia o miedo a conducir: qué es, síntomas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Amaxofobia o miedo a conducir: qué es, síntomas y tratamiento
1 de 2
Amaxofobia o miedo a conducir: qué es, síntomas y tratamiento

Volver arriba