Cómo superar la fobia social sin psicólogo

Cómo superar la fobia social sin psicólogo

No hay nada de malo en ser alguien tímido, pero este rasgo de personalidad nos puede llevar a sufrir algunos problemas en el momento de relacionarnos y actuar en sociedad. El miedo irracional a ser humillados, las preocupaciones sobre lo que piensen los demás o la fuerte ansiedad cada vez que salimos a la calle son experiencias para nada agradables. Si estas situaciones son recurrentes en nuestra vida, tal vez estemos sufriendo una crisis de ansiedad o fobia social.

Estas crisis se deben solucionar de inmediato, así evitamos que sigan entorpeciendo nuestro ritmo de vida normal. En ocasiones, si conseguimos identificar el problema a tiempo, podemos controlar nuestra ansiedad sin necesidad de ir a un especialista, aunque no es algo muy recomendable. En Psicología-Online, te invitamos a leer este artículo para saber cómo superar la fobia social sin psicólogo.

Fobia social: síntomas

La fobia social es un trastorno que nos puede producir grandes malestares. Se une la vergüenza, el miedo y la sensibilidad, creando así un peligroso cóctel. Podemos diferenciar los síntomas que nos produce la fobia social en dos tipos según su naturaleza:

Síntomas físicos

  • Náuseas y dolores de estómago.
  • Temblores e incluso taquicardias.
  • Sudores incontrolables.
  • Mareos, sensación de desvanecimiento y, en casos extremos, desmayo.
  • Tartamudeo u otras dificultades para hablar.

Síntomas psicológicos

  • Miedo a decir algo y quedar en ridículo por sus opiniones o sentimientos.
  • Preocupación por eventos sociales días y semanas antes de que ocurran.
  • Miedo irracional a cometer un error y a ser juzgado por los demás.
  • Consumo de alcohol para relajar los otros síntomas físicos o psicológicos.
  • Hipersensibilidad ante cualquier comentario de gente desconocida o incluso de amistades cercanas.
  • Evitación y miedo hacia los espacios públicos.
  • Rechazo a conocer personas nuevas o a realizar actividades diferentes.

Si reconocemos más de un síntoma de los anteriormente mencionados y estos nos resultan un problema para llevar una vida normal, tal vez estemos sufriendo de fobia social. En este caso, necesitamos disponer de las mejores herramientas para superar esta condición mental.

Causas de la ansiedad o fobia social

El origen de la fobia social es algo muy estudiado por la comunidad de psicólogos. La ansiedad o fobia social puede tener multitud de causas, puede surgir a partir de un evento traumático o puede desarrollarse a lo largo de nuestras vidas. Algunos psicólogos sostienen que la ansiedad social tiene una fuerte influencia genética. Otros estudiosos defienden la teoría del aprendizaje: si desde pequeños nos enseñan a tener miedo, tendremos miedo de todo lo que nos rodea.

Con el paso de los años, tras mucho debate, se ha llegado a la conclusión de que la fobia social es un trastorno con multitud de causas y variables que interaccionan entre ellas. A continuación, señalaremos las variables más comunes:

Variables psicológicas

Entendemos como variables psicológicas aquellas que ocurren en nuestra mente y forman parte de nuestra manera de pensar. Una causa de fobia social puede ser la habilidad para relacionarnos con otra gente, si no se nos da muy bien, podemos sentir miedo en las próximas interacciones sociales. Nuestra educación de niños o adolescentes también influye mucho en la aparición de la ansiedad social: unos padres sobreprotectores pueden no darnos las mejores herramientas para manejarnos de manera fluida en el entorno y crearnos miedo a los desconocido.

Variables biológicas o neurológicas

En este caso, hablamos de una influencia física en la aparición de la fobia social. Se ha demostrado científicamente que un alto nivel de serotonina (la hormona de la felicidad) puede ser una de las causas de la aparición de este trastorno. También se han estudiado las causas genéticas, estas afirman que si nuestros padres presentan fobia social, nosotros tendremos más probabilidad de padecerla.

Sea cual sea el origen, hay que admitir que la ansiedad o fobia social es una condición poco agradable y con consecuencias terribles en nuestro organismo. Puede crearnos traumas, ansiedad generalizada, problemas respiratorios o del corazón. Por ello, hay que actuar de la manera más eficaz posible para erradicarla.

Cómo superar la fobia social

Para superar la fobia social sin psicólogo, es necesario tener muy claros los objetivos y poner el foco en ellos. Hay que ir paso a paso, entrenando a nuestro cuerpo y mente para no sentir miedo ante cualquier situación. Para poder curar este malestar, sugerimos una serie de consejos y estrategias de autoayuda:

  • Tus pensamientos son válidos: reconocer la valía de lo que pensamos puede ayudarnos a mejorar nuestra autoestima. De este modo, incrementaremos la seguridad en nosotros mismos y nos atreveremos a expresar lo que pensamos ante otra gente.
  • Desarrolla todo tu potencial: cada persona es diferente y posee aptitudes distintas a los demás. No debemos sentirnos menos por no tener las mismas habilidades sociales que otra gente, aceptarnos tal y como somos será el paso más importante. Posteriormente, podremos explotar al máximo nuestras capacidades y aumentar así nuestra autoestima.
  • Ser reflexivo es algo positivo: las personas más introvertidas suelen ser reflexivas, esto puede llevarnos a tener ideas o llegar a conclusiones que nadie más había planteado. Si compartimos nuestras reflexiones al mundo, este nos lo agradecerá, tenemos mucho que aportar y poco que temer.
  • Entrena tus habilidades sociales: una vez mejorada nuestra autoestima y seguridad, llega el momento de poner en práctica nuestras habilidades. Para ello, es mejor hacerlo paso a paso, ir a reuniones sociales pequeñas o hablar con un círculo cerrado de amistades es un buen comienzo. Poco a poco, podemos ir más lejos para terminar yendo a eventos que jamás hubiéramos imaginado ir.

Finalmente, es importante comentar que si no nos vemos capaces de salir adelante con estos consejos, es mejor consultar a un especialista para que este nos acompañe en nuestro proceso de crecimiento personal y superación de la fobia social.

Fobia social: tratamiento farmacológico y remedios naturales

Para acompañar las estrategias de afrontamiento anteriormente mencionadas, podemos recurrir a otros tratamientos, tanto remedios naturales como farmacológicos. Estos funcionan como herramienta de ayuda para relajar los síntomas de la ansiedad, pero no curan el trastorno. En caso de necesitar un tratamiento farmacológico, es indispensable consultarlo con un experto antes. La automedicación es algo que se debe evitar, puesto que no controlamos los efectos que tienen los fármacos en nuestro cuerpo.

Ansiolíticos

Estos son los medicamentos principales para rebajar los síntomas de la ansiedad. Relajan nuestros músculos, disminuyen los latidos del corazón y nos ayudan a conciliar un sueño profundo. Entre los ansiolíticos más conocidos, destacamos el Lorazepam, el Bromazepam y el Diazepam.

Cabe señalar que no debemos tomar antidepresivos si padecemos de ansiedad o fobia social. Resulta que si tenemos este trastorno, producimos demasiada serotonina, por lo que tomar antidepresivos solo empeoraría el problema.

Valeriana

La raíz de valeriana es un conocido remedio natural para curar todo tipo de ansiedad o nerviosismo. Esta se puede tomar como un té o a partir de un extracto. La valeriana tiene efectos relajantes y sedantes que reducen los síntomas de la fobia social, esto nos ayuda a poder manejar mejor nuestras emociones y, así, tratar de mejorar las habilidades sociales.

Meditación

La meditación combinada con los ejercicios de respiración son un buen tratamiento para aliviar nuestro nerviosismo. Aprender a relajar el cuerpo solamente controlándolo desde dentro, nos evita crear dependencia de otros fármacos o sustancias. Si quieres saber más sobre ejercicios eficaces de relajación, te recomendamos leer el siguiente artículo sobre técnicas de meditación para principiantes.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo superar la fobia social sin psicólogo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.