¿Cuándo hablar con un psicólogo?

¿Cuándo hablar con un psicólogo?

Los psicólogos y psicólogas realizan una excelente labor de ayuda social. Reconocer la vulnerabilidad suele ser la primera dificultad con la que se encuentran aquellas personas que no quieren acudir a un psicólogo/a. Existe todavía un gran estima que hace que muchas personas descuiden su salud mental y continúen con problemas que actualmente tienen soluciones eficaces. La ayuda profesional adecuada es fuente de salud y bienestar. No existe mejor decisión que la de pedir ayuda ante el dolor del alma. Un psicólogo te ayuda a encauzar esa situación pero, ¿cuándo hablar con un psicólogo? A continuación te lo explicamos.

El psicólogo/a no es tu amigo/a

El psicólogo o psicóloga no es tu amigo/a y gracias a eso puede tratar con mayor objetividad los problemas externos. De hecho, un psicólogo/a no puede tratar como profesional los conflictos de las personas cercanas a las que conoce y con quienes comparte muchos momentos en su rutina diaria.

La distancia emocional de quien no está implicado en un conflicto es muy importante para poder escuchar con asertividad. El psicólogo no es tu amigo, sin embargo, sí se establece un vínculo personal que es muy especial al resultar tan positivo.

Para cualquier psicólogo, cada paciente es único e irrepetible gracias a una historia personal. Pero para cualquier paciente, un buen psicólogo se convierte en un punto de inflexión en su vida.

Aunque es necesario tener amistades y es muy importante contar con una red social que pueda estar a tu lado y apoyarte en momentos difíciles, no por eso no es necesario un profesional. Un psicólogo cuenta con formación y técnicas científicas, su rol es totalmente diferente al de un amigo o amiga.

¿Cuándo dar el paso de pedir ayuda?

¿Cuándo ha llegado el momento de pedir ayuda? Cuando los días se tiñen de un color gris permanente. Nadie debe acostumbrarse a la tristeza por pura norma. Cuando existe un dolor del alma que pesa hasta el punto de dificultar hábitos tan cotidianos como empezar el día y levantarte de la cama. Cuando tienes pensamientos muy negativos y emociones muy desagradables que te desestabilizan en cualquier situación.

Cuando dentro de ti sientes que no te encuentras bien y que tú no puedes hacer frente por ti mismo a ese dolor, entonces, pide ayuda. Algunos signos de alarma son dormir poco o mucho, comer poco o mucho, sentirse mucho más cansado de lo habitual, sentirse mucho más nervioso de lo habitual, sentir que no puedes ser tú mismo o tú misma, tener muchos conflictos interpersonales, por ejemplo: discutir más con la familia, la pareja, las amistades, los compañeros de trabajo… Otra señal de alarma para hablar con un psicólogo es dejar de practicar aficiones o dejar de tener ganas de realizar actividades que anteriormente eran fuente de disfrute.

¿Cómo elegir psicólogo/a?

Es importante que el profesional esté formado. Que haya cursado la formación académica necesaria para ejercer la psicología, es decir, que sea Licenciado o Graduado en Psicología.

Además, también debe contar con formación y experiencia en la problemática en concreto que tenga que ver con tu caso. Existen muchas especialidades en psicología, por lo que deberás buscar a un psicólogo especialista en el área que corresponda. Por ejemplo, no es lo mismo tratar a infantes con trastornos del neurodesarrollo que a adultos con síntomas depresivos. Hay profesionales especializados en trastornos de personalidad, en trastornos por consumo de sustancias, en sexología, en trastornos de ansiedad y en terapia de pareja, entre muchas otras áreas, como Hernández Psicólogos.

Otros aspectos a tener en cuenta cuando quieres pedir ayuda psicológica, es buscar un profesional que trabaje con un formato y una metodología que te resulte práctica y cómoda. Existen, por ejemplo, diferentes perspectivas psicológicas y puede ser que te encaje más una que otra.

También existen diversas modalidades como la terapia grupal o la terapia online con psicólogos online. Esta última es igual de eficaz que la terapia psicológica presencial y puede ser una gran ventaja, combatiendo los problemas relacionados con las distancias y los tiempos de desplazamiento. En caso de problemas de pareja, es aún más complicado gestionar ambas agendas para acudir a centros que impliquen desplazamientos. Una idea muy práctica es la terapia de pareja online.

Si tu preferencia es la terapia presencial, para elegir psicólogo o psicóloga, puedes revisar las localizaciones y seleccionar aquellas que te resulten más prácticas por cercanía.

¿Cómo hablar con un psicólogo?

Una vez hayas seleccionado el profesional al que quieras acudir, puede ser que te preguntes cómo es la primera cita con el psicólogo/a o cómo hablar con un psicólogo/a. Para que el/a profesional pueda ayudarte, deberás colaborar con sinceridad e implicación en la terapia.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cuándo hablar con un psicólogo?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • Álvarez, M. P., & Hermida, J. R. F. (2008). Más allá de la salud mental: la psicología en atención primaria. Papeles del psicólogo, 29(3), 251-270.
  • Moreno, E., & Moriana, J. A. (2012). El tratamiento de problemas psicológicos y de salud mental en atención primaria. Salud mental, 35(4), 315-328.