Compartir

Efectos del tabaco en el cerebro

 
Por Marta Thomen Bastardas. Actualizado: 22 marzo 2019
Efectos del tabaco en el cerebro

En la actualidad, aproximadamente 6 millones de personas al año mueren a causa del tabaquismo. Son muchas las enfermedades conocidas derivadas de su consumo como dificultades respiratorias, enfermedades cardiovasculares o cáncer de pulmón. Situando al consumo de tabaco como un problema importante en la salud pública. Sin embargo, las enfermedades derivadas del impacto del tabaco en el organismo, no son abordadas desde una perspectiva neuropsicológica y aun así, hay varios factores que conllevan un impacto sobre el funcionamiento cerebral, debido a que se producen cambios fisiológicos en determinadas estructuras cerebrales, repercutiendo en la calidad de vida de las personas y en su correcto funcionamiento. Por ello, en este artículo de Psicología-Online, expondremos cuáles son los efectos del tabaco en el cerebro.

También te puede interesar: La teoría del cerebro triuno de MacLean

Adicción a la nicotina del tabaco

El tabaquismo es definido como un síndrome que causa daños multisistémicos lentamente, a nivel progresivo, asociado a la dependencia de la nicotina. Este se caracteriza por la pérdida de control sobre la voluntad de fumar, causando a su vez síntomas de abstinencia frente a la desaparición del cigarrillo y posteriormente, causando recaídas tras un determinado tiempo sin fumar.

Los efectos de la nicotina en el sistema nervioso y en todo el organismo son varios. Al fumar se produce una secreción de adrenalina en el cerebro, la cual estimula el sistema nervioso central y también estimula la producción de dopamina. La dopamina es el neurotransmisor relacionado con la motivación, la euforia y el placer. La dopamina activa los circuitos encargados de los sentimientos de placer, denominados circuitos de recompensa, de modo que al fumar se aumenta la dopamina, aumentando así la sensación de placer o recompensa, lo cual contribuye a aumentar su abuso. Además de ello, los efectos de la nicotina se disparan de una forma intensa y a corto plazo, sin necesidad de que haya una recompensa de forma natural que estimule los sentimientos de placer, el tabaco es la propia recompensa, lo que provoca el continuo consumo.

Además de ello, la necesidad de consumo (craving) lleva a la persona a un círculo vicioso entre la preocupación por querer consumir la sustancia, la adicción, la dependencia y la abstinencia, que lleva de nuevo al craving. Cabe destacar que el craving produce un conjunto de síntomas que pueden empezar a las pocas horas de haber consumido un cigarrillo:

  • Déficit cognitivo y de atención
  • Perturbaciones del sueño
  • Aumento de apetito

Para medir el nivel de adicción a la nicotina, el instrumento más utilizado es el test de Fargerström.

Finalmente, cabe destacar que el tabaquismo tiene un efecto acumulativo, lo cual causa que los fumadores crónicos cada vez les sea más difícil dejar de fumar.

Efectos del tabaco

Son numerosos los efectos producidos por el hábito del fumar, sin embargo las consecuencias tienden a considerarse como lejanas y por ello, no producen tanta preocupación. Sin embargo, la nicotina y otros componentes propios del tabaco pueden producir cambios de aparición rápida en nuestro cuerpo. Entre los efectos del tabaco encontramos:

  • Mal aspecto de la piel a causa de la contracción de los vasos sanguíneos, impidiendo la correcta circulación del oxígeno para llegar a la piel.
  • Mal aliento, el cual no solo está presente tras el consumo del cigarrillo, sino que en los fumadores se produce el trastorno de halitosis, mal aliento persistente.
  • Rendimiento en el deporte reducido a causa de la dificultad de respiración, circulación disminuida o la rapidez de los latidos.
  • Se produce un mayor riesgo de lesión y cicatrización más lenta a causa de la dificultad de producir colágeno del cuerpo.
  • Fumar también comporta más riesgos de contraer enfermedades como resfriados, gripe, bronquitis…

Este conjunto de efectos aparecen al poco tiempo de fumar. Sin embargo, son muchas las enfermedades conocidas derivadas de su consumo a largo plazo, como el cáncer de pulmón o las enfermedades cardiovasculares. Además de ello, se han reconocido varios factores que producen un impacto sobre el funcionamiento cerebral, comportando daños neurocognitivos en los fumadores.

Efectos del tabaco en el cerebro

Son muchos los estudios que denotan la creciente evidencia de el tabaco produce un deterioro en la corteza cerebral a largo plazo, cuyo proceso se acelera con el consumo prolongado de la nicotina. Frente a ello, se ha asociado el tabaquismo con una función disminuida de las capacidades neurocognitivas. Concretamente, se ha relacionado con anomalías estructurales en las regiones frontales anteriores, los núcleos subcorticales y la sustancia blanca, produciendo además atrofia cerebral global y reducciones en el volumen global del cerebro, implicando con ello un deterioro de las funciones ejecutivas y reducciones en la densidad de la sustancia gris del cerebro.

Este conjunto de cambios producidos por el efecto del tabaco en el cerebro, trae como consecuencia las siguientes alteraciones neurocognitivas:

  • Funciones ejecutivas: habilidades mentales complejas, las cuales dirigen nuestra conducta y la actividad cognitiva y emocional para alcanzar las metas u objetivos propuestos. Algunas de las funciones ejecutivas que se encuentran afectadas a largo plazo por el consumo del tabaco son las siguientes:
  1. Flexibilidad cognitiva: capacidad de realizar cambios para adaptarnos a nuestro entorno.
  2. Planificación: capacidad para generar los planes de acción más adecuados, teniendo presente las respectivas consecuencias.
  3. Habilidades de razonamiento: tiene como objetivo la resolución de problemas a partir del establecimiento de relaciones causales.
  4. Toma de decisiones: selección de alternativas atendiendo a las necesidades y consecuencias derivadas.
  5. Memoria de trabajo: mantiene, manipula y transforma la información.
  • Capacidades intelectuales generales
  • Velocidad de procesamiento de la memoria
  • Aprendizaje
  • Capacidad disminuida para ejecutar algunas actividades de la vida diaria
  • Estabilidad postural comprometida
  • Mayor riesgo de aparición de diversas formas de demencia, generalmente la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular
  • Dificultad en el control de impulsos
  • Deterioro de la capacidad de juicio
  • Dificultad en la atención

Estos son algunos de los efectos del tabaco en el cerebro, concretamente, las consecuencias neurocognitivas del consumo de tabaco crónico halladas en la literatura existente. Sin embargo, no quedan del todo claros los mecanismos que promueven estas alteraciones, debido a que se necesitan estudios longitudinales para poder estimarlo.

Finalmente, cabe destacar que los estudios concuerdan en que el dejar de fumar permitiría la recuperación parcial o total del tamaño de la corteza cerebral, produciéndose una regeneración del córtex. En caso de querer dejar de fumar, es interesante saber cómo combatir la ansiedad al dejar de fumar.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Efectos del tabaco en el cerebro, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Neuropsicología.

Bibliografía
  • Casas, M. (1991). Resumen: Tabaco. British Journal of Addiction, 86, 677-686.
  • Díaz, V., García, L., Sansores, R & Ramírez, A. (2014). Impacto del tabaquismo y la EPOC sobre el funcionamiento cerebral. Neumol Cir Torax, 73, 196-204.
  • Durazzo T., Meyerthoff D., Nixon S (2010). Chronic cigarette smoking: implications for neurocognition and brain neurobiology. Int J Environ Res Public Health , 7(10), 3760-3791.
  • Fried P., Watkinson B., Gray, R (2006). Neurocognitive consequences of cigarette smoking in young adults: a comparison with pre-drug performance. Neurotoxicol Teratol, 28(4), 517-525.
  • Fuentes, P., Barrós, A., Costumero, V., Bustamante, J., Rossell, P & Ávila, C. Cambios en el volumen regional de sustancia gris asociados al consumo de tabaco. Fòrum Recerca, 16, 16.

Escribir comentario sobre Efectos del tabaco en el cerebro

¿Qué te ha parecido el artículo?

Efectos del tabaco en el cerebro
Efectos del tabaco en el cerebro

Volver arriba