Compartir

¿El cansancio extremo puede ser por ansiedad?

 
Por Sonia Silgado. 11 noviembre 2020
¿El cansancio extremo puede ser por ansiedad?

Estamos habituados a relacionar la ansiedad con problemas para respirar, con nervios, con estar acelerados, sin embargo, nunca nos planteamos que pueda pasar todo lo contrario y que puedas llegar a sentir un cansancio extremo.

¿Has sentido alguna vez un exceso de cansancio pese haber dormido bien? ¿Has tenido un ataque de ansiedad y después has sentido una bajada de tensión? ¿Has estado sintiendo mareos? ¿Últimamente has estado durmiendo horas de más y aun así sigues sintiéndote cansado?

A continuación, en Psicología-Online veremos no solo los distintos síntomas de la ansiedad, sino que también responderemos a la pregunta de si el cansancio extremo puede deberse a la ansiedad y, si es así, responderemos al por qué de este síntoma de la ansiedad.

¿Qué es la ansiedad?

¿Qué es la ansiedad y por qué se produce? La ansiedad es un sentimiento de temor o inquietud. Puede suponer una reacción normal a una situación de estrés e incluso beneficiosa ya que ante una situación difícil, como una presentación en el trabajo o un examen, te impulsa a trabajar más duro sobre ello.

Sin embargo, para muchas personas la ansiedad se vuelve un problema añadido al que ya tenían y deja de resultar útil volviéndose, incluso, un obstáculo para poder hacer frente a su día a día.

En función de cuáles sean los motivos de la ansiedad tendríamos distintos tipos, como el trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de pánico y fobias.

Aunque una persona no fuera diagnosticada de uno de estos tipos, igualmente la ansiedad puede suponer un gran problema y el primer paso para resolverlo es cerciorarnos si tenemos ansiedad o no. Para ello, te recomendamos acudir a un/a profesional. Mientras, puedes comprobar si presentas síntomas de ansiedad con el test de ansiedad de Hamilton. A continuación veremos qué síntomas tiene la ansiedad, tanto psicológicos como físicos.

Síntomas psicológicos de la ansiedad

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad? La ansiedad se produce a raíz de algo que estamos pensando. Por ello, un síntoma clave son los pensamientos intrusivos sobre situaciones que nos preocupan. ¿Te has descubierto alguna vez pensando una y otra vez en algo que todavía no ha pasado pero que temes que ocurra?

La persona, además, invierte grandes cantidades de esfuerzos y energía en suprimir estos pensamientos, lo que le lleva a evitar ciertas situaciones relacionadas con aquello que le preocupa y eso le afecta en distintos ámbitos de su vida como en el familiar, en el social o en el laboral, puede llegar a tener muchos conflictos y, en definitiva, no puede tener una vida normal.

En los casos más extremos la persona puede llegar a creer que se está muriendo de un ataque al corazón. También puede desarrollarse durante el ataque de ansiedad la sensación de salirse del propio cuerpo (despersonalización) o la sensación de que todo está transcurriendo como si fuera una película (desrrealización). En este artículo encontrarás diferentes tipos de ansiedad y sus síntomas.

Síntomas físicos de la ansiedad

Como hemos comentado antes, algunos de los síntomas más físicos de la ansiedad son bastante conocidos. Ejemplos de ello son la hiperventilación, la sensación de ahogo o de falta de aire, el aumento del ritmo cardíaco, la sensación de un nudo en el estómago o temblores.

Debido a todo este sobre esfuerzo que está realizando el cuerpo, puede llegar a agotarse produciendo en el momento al cuerpo una sensación de mareo. Además de ello, si la ansiedad transcurre de forma constante es bastante común que el cuerpo termine por agotarse y se produzca una sensación de cansancio permanente ya que la energía que impulsaba al cuerpo para moverse ha sido agotada en los ataques de ansiedad.

Cansancio extremo por ansiedad

La ansiedad, por tanto, puede llegar a producir fatiga ya que, en el momento en el que se produce la ansiedad, el organismo emplea un alto esfuerzo y una alta energía para hacer que el corazón lata más rápido o que el ritmo de la respiración aumente. Por ello, tras un ataque de ansiedad, es bastante común sufrir una bajada repentina de energía.

Además, es bastante habitual seguir pensando en aquello que ha producido la ansiedad ya que suele ser una situación a la que le damos bastante importancia. Esta preocupación y dedicación al motivo de la ansiedad también puede producirse durante el sueño, bien a través de los sueños o bien no permitiendo un buen descanso produciendo insomnio. Por ello, no se llega a tener un buen descanso o, si se logra llegar a dormir, normalmente no se alcanzan las fases profundas del sueño, por lo que el cuerpo nunca recupera la energía perdida durante los ataques de ansiedad.

Con el tiempo, este cansancio se va acumulando llegando a afectar seriamente a la atención o al rendimiento en el trabajo. Además, el pensar continuamente en aquello que nos preocupa puede producir cansancio emocional. Este hace referencia al agotamiento a raíz de la lucha con uno mismo, de sus propios pensamientos y del intento de eliminarlos y de mostrar emociones positivas constantemente, lo que implica también una pérdida de energía importante. En algunos casos, la fatiga puede provocarse después de un ataque de ansiedad, mientras que en otros, ese cansancio puede ser más crónico.

Por tanto, sí, el cansancio extremo puede ser por ansiedad. Por las características del estado ansioso y los síntomas y consecuencias de la ansiedad, como la falta de sueño y descanso, llevan a la persona al agotamiento emocional, mental y físico.

El cansancio extremo puede tener otras causas

Aunque el cansancio extremo sea también un síntoma de la ansiedad, tener cansancio no significa necesariamente que sea por ansiedad, sino que puede ser una señal de que se está sufriendo una depresión o algún otro tipo de afección médica, por lo que ni este, ni ninguno de los otros síntomas por sí solos son suficientes para diagnosticar la ansiedad. En este artículo hablamos de las posibles causas del cansancio.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿El cansancio extremo puede ser por ansiedad?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • Iruarrizaga, I., Gómez-Segura, J., Criado, T., Zuazo, M., & Sastre, E. (1999). Reducción de la ansiedad a través del entrenamiento en habilidades sociales. Revista electrónica de motivación y emoción, 2(1).
  • Sierra, J. C., Ortega, V., & Zubeidat, I. (2003). Ansiedad, angustia y estrés: tres conceptos a diferenciar. Revista mal-estar e subjetividade, 3(1), 10-59.
  • Ramírez, M. T. G., & Hernández, R. L. (2007). Escala de cansancio emocional (ECE) para estudiantes universitarios: propiedades psicométricas en una muestra de México. Anales de Psicología/Annals of Psychology, 23(2), 253-257.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿El cansancio extremo puede ser por ansiedad?
¿El cansancio extremo puede ser por ansiedad?

Volver arriba