Compartir

El Sindrome de Gilles de la Tourette: diagnóstico y tratamiento

Dr. Fernando Ferreyra
El Sindrome de Gilles de la Tourette: diagnóstico y tratamiento

El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico en el cual la persona que lo padece presenta una serie de tics motores y vocales, que son movimientos involuntarios, continuos y repetitivos. Es un trastorno que suele suceder junto a otro tipo de problemas psicológicos, como el TDAH, el TOC, la ansiedad o la depresión.

En el siguiente artículo de Psicología-Online, vamos a explicar con detalle cuál es el diagnóstico y tratamiento del síndrome de Tourette.

Síndrome de Tourette: síntomas psicológicos

Dentro de los aspectos psicológicos a tener en cuenta son:

La Angustia

Este es un Trastorno de la conducta, consecutivos a una situación existencial dramática. La angustia es producida por un suceso traumatizante que sumerge del individuo, el cual, incapaz de afrontarlo, reacciona, según su temperamento, con gritos o sollozos, con el desgaste o el suicidio.

Toda situación vital penosa puede ser sentida como particularmente frustrante ("tan frustrante como el intentar parar los Tics y el no poder hacerlo") y provocar anomalías del comportamiento, neurosis como la histeria o la fobia y también trastornos Psicosomáticos como asma, ulceras gástricas, etc.), si el acontecimiento traumático actual viene a realizar virtualidades psicológicas inscritas en la historia personal del individuo. Aunque el individuo trata de parar los Tics estos lo suprimir temporalmente, pero estos al estar fuera del control voluntario; El individuo experimenta un aumento de la tensión interna que sólo es aliviada cuando se ejecuta un nuevo tic.

Esta acción lleva al individuo a una clara frustración de intentar y no poder parar esos tics, llevándolo a la angustia y llevándolo con el tiempo a un claro trastorno de la conducta.

Como dato se han descrito síntomas prodrómicos comportamentales como: irritabilidad, dificultades en la atención y pobre tolerancia a la frustración, que aparecen antes o coinciden con la aparición de los tics.

Se han descrito también episodios de ira frecuentes, y los han denominado "ira episódica", que ocurren en el 30% de los pacientes. En el caso de los niños con el desorden de Tourette sueltan malas palabras, insultan a otros o hacen gestos y movimientos obscenos. A estos niños o adultos se les hace imposible controlar estos sonidos y movimientos, algunos se encuentran en ambiente donde estas conductas son malentendidas como en la escuela y en la casa, y son fuertemente reprimidas con castigos.

El castigo de los padres, las burlas de los amigos y los regaños de los maestros no ayudan al niño a controlar los tics, en algunos casos esos niños buscaran el aislamiento para poner riendas sueltas a su sintomatología, y acabar con la angustia que le ocasiona tratar de reprimir sus Tics, ya que en caso contrario esta facilidad de regañar a esos niños por su peculiar conducta implicaría herir su amor propio o su autoestima, en algunos casos es inevitable que ello suceda.

Por ello podríamos decir que una de las características o bien una de las consecuencias casi inevitable de este trastorno es el autoaislamiento del niño. Este aislamiento, ala larga, se traducirá en el futuro como un trastorno neuropsiquiátrico grave, como lo es: la depresión, el ataques de pánico, las alteraciones de ánimo, y las conductas antisociales.

Se han descrito casos de suicidios, ante la desesperación causada por el efecto destructor de la enfermedad en la vida social y laboral.

Además debido a su naturaleza neurológica, el Síndrome de Tourette probablemente tiene un gran y duradero impacto en su personalidad asimismo, un modo diferente de percibir el mundo, como el sufrir de albinismo o artritis.

También, si uno no entiende los aspectos touréticos de su personalidad, creo que uno puede ser más propenso a dilemas de naturaleza más "existenciales" que "médicos".

Otros de los problemas neuropsiquiátricos que estos niños enfrentan son:

  • Los problemas de aprendizaje.
  • Los trastornos déficit de la atención. (ADD)
  • Los trastornos obsesivo-compulsivos.
  • Y los frecuentes problemas que interfieren significativamente con el logro académico y la adaptación social.

Es por eso que estos pacientes sobre todo los estudiantes deben ser ubicados en un ambiente escolar que satisfaga las necesidades individuales. Los estudiantes con (ST) pueden requerir tutorías, clases especiales o más pequeñas y en algunos casos escuelas especiales.

Todos los estudiantes con ST necesitan un ambiente tolerante y compasivo que los anime a trabajar a su potencial máximo y que a la vez sea lo suficiente flexible para acomodar las necesidades especiales de ellos. Este ambiente puede incluir:

  • Áreas de estudio privad.
  • Pruebas fuera de la clase regular.
  • Pruebas orales cuando los síntomas del niño interfieren con su capacidad de escribir.
  • Los exámenes administrados sin presión de tiempo reducen el estrés a los estudiantes con ST.
Síndrome de Tourette: síntomas psicológicos

Los tics en el síndrome de Tourette

El Síndrome de Tourette se refiere a un "trastorno impulsivo" o un "trastorno deshinibitorio". Uno puede por lo tanto decir que, por un lado, el TS significa estar constantemente invadido por múltiples y extraños impulsos y por el otro, ser incapaz o menos hábil suprimirlos. Muchos investigadores creen que son totalmente casualidad y sin sentido "el nervio tira bruscamente", mientras muchas personas quienes realmente padecen del TS, informan que parece haber algún patrón o significado escondido, que no pueden entender de ellos.

Una manera de verificar si una acción es un tic o no, es el de aplicar la prueba de "tratar de suprimirlo" . Si lo suprime y lo lleva a una agitación, eventualmente hace el acto u otra acción similar, o un sentimiento de "porqué debo suprimirlo yá - quiero hacerlo de todos modos," lo más probable es que sea un tic.

Premoniciones y conocimiento de tics repentinos

Algunos touréticos informan que están conscientes del impulso del tic antes de realizarlo. En ese caso, el impulso puede expresarse como un recuerdo fugaz que usted tiene este tic y quiere hacerlo, una idea súbita o imagen de frustración que parece querer expresar en el tic, o como la idea de que los tics aumentan en usted como lo hace un estornudo.

Algunas personas con (TS) están conscientes que el tic es un conjunto de sensaciones físicas y emocionales desagradables, que buscan salir "al mundo" y caen en el dilemas existencial donde piensan, por un lado, que tienen una debilidad, o una perturbada personalidad, o caen en el pensamiento de que tienen una condición neurológica ingobernable, y bien, que están aún más enfermo porque no puede dominar este deseo "perturbante" de pretender deliberadamente que uno tiene impulsos incontrolables.

Estos tics parecen no tener ningún propósito a diferencia de los impulsos normales tales como "rascarse una picazón" o toser, estos si tienen un propósito, los tics exteriormente no parecen tener ninguno. Por ejemplo la diferencia entre el decir malas palabras de manera natural y la coprolalia, es que un paciente con (TS) a menudo ni siquiera se enoja o agita en lo absoluto cuando el insulta y a menudo esta acción se emerge totalmente fuera de un contexto.

Para resumir: en acciones normales, "usted decide hacer algo, como levantarse y salir". Después de la decisión y sólo si se desea hacerla, "usted realmente la ejecuta".

Con los tics es casi lo contrario: no hay premeditación (pensar) en hacerlos y sólo si "usted decide suprimir el tic (y es capaz de hacerlo)", "usted acaba por no experimentar la acción - durante algún tiempo". Para imaginarse como actúan los tics: uno puede imaginarse que está consciente del estímulo de estornudar sin ninguna sensación física en su nariz antes de hacerlo. Uno puede reemplazar el "estornudar" con cualquier otra acción repentina y así uno podrá imaginarse como actuara un Tics.

Otro ejemplo es el imaginar la acción de cerrar sus ojos porque una mosca vuela directamente hacia ellos, pero sin que haya realmente ninguna mosca. Ahora podrá imaginarse que cuando se resiste al impulso de cerrar sus ojos, la mosca "imaginaria" se congela delante de sus ojos para siempre, desesperantemente buscando entre ellos hasta que eventualmente usted tiene que cerrar sus ojos o dar una sacudida para alejarla de su cara.

Quizás un aspecto positivo de este síndrome es que al parecer la hiperactividad neurológica en el Síndrome de Tourette no sólo emerge como tics y compulsiones, también como ideas, chispas creadoras, impulsos y sus análogos.

"... su estado mental es normal y la mayoría de ellos son muy inteligentes y es importante aclarar que esta enfermedad no produce ningún efecto negativo en las facultades mentales de las personas......" - Dr. Georges Gilles de la Tourette.

Los tics en el síndrome de Tourette

Comorbilidad

Se denomina comorbilidad de una enfermedad a coexistencia de dos o mas patología medicas o procesos patológicos no relacionado. Podríamos llamar a la comorbilidad a procesos o Problemas adicionales.

Se ha descrito la coexistencia frecuente del trastorno de Gilles de Tourette con Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), con el Trastorno por Déficit de Atención/Hiperactividad (TDAH) y con los trastornos de aprendizaje. Aunque los resultados de los estudios son contradictorios, también se ha sugerido que coexista con los trastornos depresivos y ansiosos.

Como datos podemos mencionar:

  • Síntomas obsesivo-compulsivos, se han encontrado en el 60% de los pacientes con trastorno de Gilles de la Tourette, y en el 7 al 10% se puede hacer el diagnóstico de un trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Los síntomas obsesivos se hacen clínicamente evidentes 5 a 10 años después de la aparición de los tics simples .Cuando se han comparado las manifestaciones clínicas del TOC entre pacientes que tienen tics con pacientes que no tienen, se ha encontrado que los pacientes con tics tienen un TOC con las siguientes peculiaridades: aparición más temprana; más probabilidad de padecer compulsiones de tocar, golpear, arreglar, chequear, frotar y cerrar los ojos, y menos de limpiar ,; y sobre todo con una menor respuesta terapéutica a los inhibidores específicos de la receptación de serotonina.
  • Las características de las compulsiones que se presentan típicamente en los pacientes con tics, han hecho pensar a algunos investigadores que en realidad no son compulsiones sino tics simples o complejos a los que el paciente subsecuentemente les dio significado y las obsesiones podrían ser construidas o inventados para explicar compulsiones.
  • Además de la frecuente comorbilidad del trastorno de Gilles de la Tourette con TOC, se sabe que el 79% de los pacientes tienen por lo menos un miembro de la familia con tics o con TOC, y al revés, la tasa de tics en familiares de primer grado de pacientes con TOC es alta,. Esto ha hecho pensar en una relación genética entre estos trastornos, . En el estudio familiar de Yale, se encontró que los varones familiares de pacientes con trastorno de Gilles de la Tourette padecían trastornos por tics crónico o Tourette y en cambio las mujeres sufrían de TOC sin tics. Como no todos los pacientes con TOC tienen tics, parece que el TOC acompañado de tics es etiológicamente distinto que el TOC sin tics.
  • Las Obsesiones que consisten en repeticiones indeseadas de pensamientos molestos, y las Compulsiones y Conducta Ritualista, por lo que las personas sienten que deben hacer algo una y otra vez o hacerlo de una cierta forma. Ejemplos incluyen tocar un objeto con una mano después de haberlo tocado con la otra, sólo para "equilibrar las cosas" o revisar repetidamente si el fuego de la cocina está apagado. Los niños a veces les ruegan a sus padres que repitan una frase muchas veces hasta que "suene bien".

Otros trastornos como:

  • Los Trastornos del desarrollo del aprendizaje, los cuales deben incluir: dificultades de lectura, es decir la capacidad para leer (dislexia), escritura, aritmética, y problemas preceptúales.
  • Los Problemas de control de impulsos, en los cuales pueden resultar en conductas muy agresivas o hechos socialmente inapropiados.
  • Los trastornos del dormir, donde incluyen el despertarse frecuentemente o hablar en sueños, y caminar dormido.
  • El Trastorno de Déficit de la Atención, con o sin Hiperactividad (ADD o ADHD), es uno de los compañeros más comunes del (TS) - tanto como un 50% de los touréticos tienen algo de él. En años anteriores las personas hablaron de "niños hiperactivos." Lo que menos se sabe es que estos niños pueden crecer y ser ADD adultos. Tempranamente en vida de muchas personas que padecen ADD, experimentan problemas en la escuela y es por esta razón que sus padres a menudo buscan ayuda. La norma parece ser que, la mayoría de touréticos que son diagnosticados en la niñez o la adolescencia sufren de "Síndrome de Tourette con ADD". A menudo los niños muestran signos de hiperactividad antes de que aparezcan los síntomas del (TS). Síntomas de hiperactividad y ADD pueden incluir: dificultad de concentración; no terminar lo que empezó; aparentar que no se escucha; ser fácilmente distraible; actuar a menudo sin pensar; cambiar constantemente de una actividad a otra, necesitar mucha atención, e intranquilidad en general. Los adultos pueden tener signos residuales de ADHD tales como un comportamiento impulsivo y dificultades en concentrarse, y la necesidad de moverse constantemente. ADD sin hiperactividad incluye todos lo síntomas mencionados arriba el alto nivel de actividad. A medida que los niños con ADHD crecen, La necesidad de moverse se expresa por intranquilidad y conducta inquieta. Las dificultades con la concentración y el deficiente control de los impulsos persiste.
  • El Trastorno Obsesivo-Compulsivo (OCD) que se encuentra entre los síntomas mas comunes del (TS) se encuentran como se mencionó anteriormente, las obsesiones y obligaciones (compulsiones), las cuales van en la clasificación de Transtorno Obsesivo-Compulsivo (OCD). Uno podría ver el segundo como tics sumamente complejos.
  • Las obsesiones son: ideas recurrentes (que se repiten) o pensamientos que parecen invadir y toman mando de su mente, sin su consentimiento. El volumen de las obsesiones puede variar. Ejemplos de estas son: obsesiones sobre la violencia y reiteradamente imagina escenas violentas obsesiones con respecto a los números y cuantifica todo (contar) obsesiones sobre las palabras y ortografía obsesivamente tiene que preguntar todo

Las obligaciones (compulsiones) son: acciones repetitivas, disposiciones que uno se siente obligado a hacer, con frecuencia de una manera ritualista. Frecuentemente estos actos se van hasta el término a pesar del hecho de que no quiere verdaderamente hacerlos, y a pesar de querer resistirlos. Ejemplos de estos son:

  • tener que hacer cosas pequeñas ahora mismo
  • siempre alinea todos los libros perpendicularmente con la mesa
  • tener que salir de la misma manera en que entró
  • revisar y volver a verificar "chequear" algo

Caprichos, Episodios y Sentimientos Singulares: Muchos touréticos informan que están inclinados a caprichos tal como el desánimo, y sentimientos singulares tal como "que el mundo es sólo una película" o "que allí hay algo terriblemente importante en el contorno específico del sacapuntas de su escritorio".

La principal característica de todo esto parece estar que de repente aparecen y desaparecen "inesperadamente " de la misma manera. También, de una forma racionalmente astuta, estos engaños no siempre ayudan - una parte más honda de la mente parece haber encontrado su sustento en ellos. Sólo aparecen nuevamente sin previo aviso.

Comorbilidad

Diagnóstico del síndrome de Tourette

El diagnóstico se realiza por medio de la observación clínica de los síntomas y por la evaluación del comienzo de los mismos. No hay una prueba de laboratorio específica para diagnóstico. Muchos pacientes con trastorno de Gilles de la Tourette tienen hallazgos de electroencefalograma anormales inespecíficos. La tomografía axial computarizada y la resonancia magnética del cerebro, no evidencian lesiones estructurales específicas.

No obstante, un médico podría solicitar un "EEG", un escáner o una "resonancia craneal", o cierta clase de análisis de sangre para poder descartar otro tipo de enfermedades que podrían confundirse con el ST.

Se pueden usar estudios de neuroimágenes, como imágenes de resonancia magnética (IRM), tomografía computarizada (TC) y escanes electroencefalográficos, o distintas pruebas de sangre para excluir otras condiciones que se puedan confundir con ST

Criterios para el diagnóstico del trastorno de Gilles de la Tourette

El trastorno de Gilles de la Tourette se caracteriza por tics motores múltiples y uno o más tics vocales

De acuerdo con el DSM-IV, los criterios diagnósticos del trastorno de Gilles de la Tourette son los siguientes:

  • En algún momento a lo largo de la enfermedad ha habido tics motores múltiples y uno o más tics vocales, aunque no necesariamente de modo simultáneo.
  • Los tics aparecen varias veces al día (habitualmente en oleadas) casi a diario o intermitentemente a lo largo de un período de más de un año.
  • Durante este tiempo nunca hay un período libre de tics superior a más de tres meses consecutivos. El trastorno provoca un notable malestar o deterioro significativo social, laboral o de otras áreas importantes de la vida del individuo.
  • El comienzo es anterior a los 18 años de edad.
  • La alteración no se debe a los efectos fisiológicos directos de un fármaco (p. Ej., estimulante) o de una enfermedad médica (p. Ej., enfermedad de Huntington o encefalitis pos vírica).

Criterios para el diagnóstico del trastorno de tics motores o vocales crónicos

  • En algún momento a lo largo de la enfermedad ha habido tics vocales o motores simples o múltiples (esto es, vocalizaciones o movimientos súbitos, rápidos, recurrentes, no rítmicos ni estereotipados), pero no ambos.
  • Los tics aparecen varias veces al día casi cada día o intermitentemente a lo largo de un período de más de 1 año, y durante este tiempo nunca hay un período libre de tics superior a 3 meses consecutivos.
  • La alteración causa un notable malestar o deterioro significativo social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
  • El inicio es anterior a los 18 años de edad.
  • El trastorno no se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. Ej., estimulantes) ni a una enfermedad médica (p. Ej., enfermedad de Huntington o encefalitis posvírica).

Criterios para el diagnóstico del Trastorno de tics transitorios

  • Tics motores y/o vocales simples o múltiples (esto es, vocalizaciones o movimientos súbitos, rápidos, recurrentes, no rítmicos y estereotipados).
  • Los tics aparecen varias veces al día, casi cada día durante por lo menos 4 semanas, pero no más de 12 meses consecutivos.
  • La alteración causa un notable malestar o un deterioro significativo social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
  • El inicio es anterior a los 18 años de edad.
  • La alteración no se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. Ej., estimulantes) ni a una enfermedad médica (p. Ej., enfermedad de Huntington o encefalitis postvírica).
Criterios para el diagnóstico del trastorno de Gilles de la Tourette

Diagnóstico diferencial del síndrome de Tourette

Se debe hacer diagnóstico diferencial con otros movimientos anormales (por ejemplo: distonías, disquinesias, coreas, atetosis, Mioclonias y hemibalismo) y las enfermedades neurológicas en las cuales estos movimientos son característicos, como la corea de Huntington, la corea de Sydenham, la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Wilson. También deben distinguirse de compulsiones, manierismos y movimientos estereotipados. Se diferencia de los movimientos estereotipados por la naturaleza voluntaria de éstos y porque no causan malestar subjetivo como los tics.

Muchos pacientes con síndrome de Gilles de la Tourette tienen hallazgos en el electroencefalograma anormales, pero inespecíficos. El escáner y la resonancia magnética del cerebro, no evidencian lesiones estructurales específicas.

"Si se piden exámenes, es sólo para hacer un diagnóstico diferencial, y descartar que se trate de otras alteraciones neurológicas, como mioclonías o síndrome coreico. Se debe hacer diagnóstico diferencial con otros movimientos anormales (por ejemplo: distonías, disquinesias, coreas, atetosis, mioclonías y hemibalismo) y las enfermedades neurológicas en las cuales estos movimientos son característicos, como la corea de Huntington, la corea de Sydenham, la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Wilson. También deben distinguirse de compulsiones, manierismos y movimientos estereotipados. Se diferencia de los movimientos estereotipados por la naturaleza voluntaria de éstos y porque no causan malestar subjetivo como los tics2.

Pronóstico del síndrome de Tourette

No hay cura para el Síndrome de Gilles de la Tourette. Sin embargo, la condición en muchos pacientes mejora a medida que maduran. Los individuos con (ST) puede esperar un largo de vida normal. A pesar de que el trastorno es crónico y perdura por toda la vida, no es una enfermedad degenerativa. El (ST) no menoscaba la inteligencia. Los tics tienden a disminuir según avanza la edad del paciente, permitiendo a algunos pacientes descontinuar el uso de medicamentos. En algunos casos, una remisión completa ocurre después de la adolescencia.

A la hora de hacer Un Pronostico de la enfermedad hay estudios en los cuales se comparan los diferentes tipos de escalas de evaluación de severidad de los tics, estos han demostrado que son mejores que los que combinan historia y observación directa. Y al comparar las escalas que combinan historia y observación directa, se ha demostrado que todas son igualmente efectivas. Se está trabajando en desarrollar una escala para unificar y minimizar los errores de las otras. También, se han diseñado escalas para medir el grado de interferencia de la actividad social.

Las dos escalas más ampliamente usadas son:

  • La Global Assessment Scale (GAS).
  • La Children's Global Assessment Scale (CGAS).

Para obtener una descripción más objetiva y punteable de la severidad de los tics, se realizan grabaciones de video. Los tics son usualmente contados en intervalos de 2 a 16 minutos. Las mediciones con video realizadas bajo condiciones controladas pueden ofrecer resultados muy confiables. También han sido usadas para documentar cambios en los estudios sobre tratamiento. Para aumentar la validez de la medición, el paciente no debe saber que lo están examinando.

Entonces las escalas que combinan la historia y la observación directa, son las más ampliamente usadas y se dirigen a varias dimensiones de los tics, incluyendo número, distribución anatómica, complejidad, intensidad, frecuencia, supresión, interferencia y deterioro social. Cada dimensión es aplicada separadamente para tics motores y vocales. El número se refiere a la variedad de tics discretos o sonidos.

Entonces, resumiendo con respecto a pronostico debemos ser optimistas y decir que muchas personas experimentan una completa remisión o una marcada mejoría a finales de la adolescencia o cuando cumplen los veinte y pocos años. La mayoría de personas con TS mejoran, no empeoran, según van madurando, y pueden anticipar que llevarán una vida normal. Aproximadamente un tercio de los pacientes experimentan una disminución marcada de los tics en la edad adulta.

Tratamiento del síndrome de Tourette

Como se ha señalado en el apartado precedente, el trastorno del tics y el Síndrome de Tourette tiene múltiples tratamientos, de distintos campos de ciencia que van desde la Medicina con tratamiento con psicofármacos, hasta la Psicología, dentro de la cual, el enfoque conductual ha desarrollado distintas intervenciones.

El tratamiento de este síndrome, se aborda de forma multidisciplinaria. Por ser un trastorno complejo, requiere de un enfoque integral, desde la medicina, la farmacología, y desde la información a la familia, a los maestros y a los compañeros del paciente, sobre su situación. Aunque hoy existen medicamentos para combatir el problema, se ha visto que el alivio que producen es transitorio y que tienen efectos colaterales.

Por lo tanto, especialmente en el caso de los niños, puede ser necesaria una terapia conductual. A veces basta sólo conque el neurólogo converse con los padres, explicándoles en qué consiste el trastorno, cuál es el pronóstico y cómo manejar el ambiente para que no deje secuelas psicológicas y conductuales.

Pero lo más importante, es descubrir tanto en adultos como en niños si están presentes otros trastornos, como el síndrome obsesivo compulsivo, que suelen acompañar el problema. El tratarlos en forma adecuada, aparte de mejorarles la vida a estos pacientes, generalmente disminuye el estrés y, por esa vía, la frecuencia con que se repiten los tics.

Por el hecho de que los síntomas no limitan a la mayoría de los pacientes y su desarrollo procede normalmente, la mayoría de las personas con ST no requieren medicamentos. No obstante, hay medicamentos disponibles para ayudar a los pacientes cuando los síntomas interfieren con las tareas cotidianas.

En otras palabras solo hay medicación disponible para ayudar a controlar los síntomas cuando estos interfieren en sus funciones. Lamentablemente, no existe un sólo medicamento útil para toda persona con ST. Asimismo, no hay un medicamento que elimine todos los síntomas y todos los medicamento tienen efectos secundarios.

Además, los medicamentos disponibles para el ST solamente pueden reducir síntomas específicos. Algunos pacientes que necesitan medicamentos para reducir la frecuencia e intensidad de los tics pueden ser tratados con fármacos neurolépticos como haloperidol (haldol o Halopidol), clonidina (capapres) y pimocida (primozide o orap).

Se administran estos fármacos usualmente en dosis muy pequeñas las cuales se aumentan lentamente hasta que se logra el mejor balance posible entre los síntomas y los efectos secundarios.

En el caso de las discinesia tardía. usualmente desaparece al descontinuar el medicamento. Los efectos secundarios a corto plazo de haloperidol y pimocida incluyen rigidez muscular, babeo, temblores, falta de expresión facial, movimiento lento y desasosiego. Estos efectos secundarios pueden reducirse mediante fármacos usados comúnmente para tratar la enfermedad de Parkinson. La clonidina, un fármaco antihipertensivo, también se usa para tratar los tics. Las investigaciones muestran que este fármaco es más eficaz para reducir los tics motores que los tics fónicos. Los efectos secundarios comunes asociados con el uso de clonidina son fatiga, resequedad bucal, irritabilidad, mareos, dolores de cabeza e insomnio.

La Flufenacina (Prolixin, Permitil) y el clonacepam (Klonopin) pueden recetarse para ayudar a controlar los síntomas de los tics, algunos neutralizan la actividad de la dopamina y pueden causar una marcada disminución de los tics, compulsiones y sus similares. También hay medicamentos disponibles para tratar algunos de los trastornos de conducta asociados con el ST. Los Estimulantes tales como metilfenilato, pemolina y dextroamfetamina, aunque su uso es controversial porque se ha reportado que éstos aumentan los tics.

Para las conductas obsesivo-compulsivas que significativamente interfieren con el funcionamiento cotidiano se puede recetar fluoxetina (Prozac), clomipramina (anafranil), sertralina y paroxetina Algunos de los efectos secundarios, entre los que se incluyen la depresión y trastornos cognitivos, pueden aliviarse con la reducción de la dosis o con la sustitución del medicamento.

El niño puede ser amenazado, excluido de las actividades familiares, e impedirle el disfrute de una relación personal normal. Estas dificultades pueden llegar a ser más graves durante la adolescencia, una especial de prueba para las personas jóvenes y aún más para una persona que esté padeciendo un trastorno neurológico.

Para evitar daños psicológicos, el tratamiento y diagnóstico temprano son cruciales. Más aún, en casos graves es posible controlar los síntomas con medicación.

Se recomienda siempre la psicoterapia, ya que esta puede ayudar a la persona o a la familia a manejar no sólo el trastorno sino también los problemas sociales y emocionales que ocurren a veces. Algunas terapias de comportamiento pueden enseñar a sustituir un tic por otro que sea más aceptable.

Otras técnicas como la de relajamiento o relajación y la bioretroalimentación (biofeedback) pueden ser útiles para aliviar el estrés que puede provocar un aumento de los síntomas de los tics.

Con respecto a los grupos de apoyo estos permiten que las familias intercambien sus ideas y sentimientos en relación a sus problemas comunes.

A menudo, la terapia en familia ayuda, los padres de niños con TS tienen que pensar y comprender la diferencia entre comprensión y sobreprotección. Ellos están constantemente decidiendo si algunas conductas se deben a una manifestación del TS o simplemente una imitación. Los padres entonces deben determinar cuál es la mejor respuesta. A los niños se les debe motivar para que controlen en lo que puedan conductas socialmente inaceptables, e intentar sustituirlas por conductas o tics socialmente aceptables. A los padres se les anima para que den a sus hijos con TS la oportunidad de conseguir tanta independencia como sea posible, y mientras tanto, suave pero firmemente, limitando los intentos de algunos niños de utilizar sus síntomas para controlar a aquellos que les rodean.

Tratamiento del síndrome de Tourette

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a El Sindrome de Gilles de la Tourette: diagnóstico y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Escribir comentario sobre El Sindrome de Gilles de la Tourette: diagnóstico y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
jaime jorquera
necesito realizar un trabajo de investigación para terminar un postgrado en psicología, si me puede orientar con el objetivo del trabajo. Se trata de aplicar una terapia sistémica para ayudar a los pacientes que son tratados con fármacos , por los Drs. , y que metodología es la apropiada
victor alvaro fernandez sepulveda
Excelente artículo, orientador e informativo

El Sindrome de Gilles de la Tourette: diagnóstico y tratamiento
1 de 6
El Sindrome de Gilles de la Tourette: diagnóstico y tratamiento
Volver arriba