menu
Compartir

Eritrofobia: síntomas, causas y tratamiento

 
Por Andrea Fernández García. 19 noviembre 2021
Eritrofobia: síntomas, causas y tratamiento

“Es que me pongo rojo/a”. esta famosa frase que seguro que habrás escuchado alguna vez que otra, o quizá la has dicho tú, a priori no va más allá del simple hecho de ruborizarse. ¿Qué pasa si no es así y esa sensación de ponerte rojo, ya sea en alguna situación concreta o en cualquiera, te da cada vez mayor temor hasta el punto que intentas evitar ruborizarte por cualquier medio?

Podrías terminar evitando todas aquellas situaciones que te provoquen ponerte rojo, sin importar cuáles sean y el motivo que hay detrás. Normalmente se trata de una reacción que se da por la interacción con otras personas, lo que podría hacer que terminaras desarrollando agorafobia o una fobia social como consecuencia de esta eritrofobia. Si quieres saber más sobre ello, en este artículo de Psicología Online, te explicamos qué es la eritrofobia: síntomas, causas y tratamiento.

También te puede interesar: Tacofobia: síntomas, causas y tratamiento

Qué es la eritrofobia

El término de eritrofobia hace referencia al miedo excesivo e irracional a ruborizarse delante de los demás. Pierre Janet (1903) incluyó el temor a sonrojarse, o eritrofobia, dentro del grupo de las fobias a situaciones sociales. Este miedo genera en la persona una sensación de agobio cada vez que su cara enrojece en público por algún motivo.

Síntomas de la eritrofobia

Las personas con eritrofobia manifiestan diferentes señales claramente identificables. Veamos cuáles son los principales síntomas de la eritrofobia:

  • Enrojecimiento del rostro: especialmente de las mejillas, orejas y cuello y, en otras ocasiones, otras partes del cuerpo de forma desproporcionada.
  • Sentimiento de vergüenza cada vez que aparece esta rojez de manera visible
  • Sudoración.
  • Palpitaciones.
  • Sentimiento subjetivo de calor en el área afectada.
  • Pensamientos negativos sobre la ruborización. En este artículo, te contamos cómo eliminar los pensamientos negativos.
  • Evitación de situaciones que provocan el enrojecimiento de la piel de forma visible.
  • Sentimiento de sufrimiento.
  • Hay interferencia en el desarrollo social.

Síntomas de la eritrofobia relacionados con el trastorno de ansiedad social

La última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de la Asociación Norteamericana de Psiquiatría (DSM-5)[1], caracteriza al trastorno de ansiedad social como un miedo persistente y marcado a distintas situaciones sociales o a desempeños en público por temor a que resulten bochornosos.

En esta versión se sostiene por primera vez, a diferencia de las versiones anteriores, que el sonrojarse es una respuesta física que constituye un sello del trastorno de ansiedad social, lo que hace justicia a un síntoma en gran parte ignorado. Así pues, los síntomas del trastorno de ansiedad social relacionados con al eritrofobia son:

  • Temor irracional a ruborizarse que interfiere en la capacidad funcional del individuo
  • La exposición a ser visto con la cara roja provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad.
  • La persona reconoce que el miedo es excesivo e irracional: signo que nos ayudaría a diferenciarlo de las ideas delirantes.
  • Los comportamientos de evitación, la anticipación ansiosa, o el malestar provocado por la situación interfieren significativamente en la vida del afectado. Las situaciones o actuaciones sociales se evitan o bien se experimentan con gran ansiedad.
  • Temor persistente por una o más situaciones sociales o actuaciones en público en las que el sujeto se ve expuesto a personas que no pertenecen al ámbito familiar. Es decir, queda expuesto al juicio de los demás.
  • La exposición a la situación social provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad por el miedo a ruborizarse.

Si no estas seguro/a de si padeces este trastorno, te recomendamos este Test de ansiedad social.

Eritrofobia: síntomas, causas y tratamiento - Síntomas de la eritrofobia

Causas de la eritrofobia

La causa no es únicamente un estresor o una vivencia, sino que siempre tendremos presente la interacción entre genética y ambiente. El individuo que sufre de eritrofobia seguramente tenga una vulnerabilidad biológica generalizada que, junto con el estrés que creará una sensación de falsa alarma, que terminará convirtiéndose en una alarma aprendida, generará una vulnerabilidad psicológica.

Esta vulnerabilidad es influida por los aprendizajes, ya sean de forma directa o vicaria de otras alarmas reales. Este ciclo, da lugar a la aparición de trastornos de ansiedad y fobias. Además, las causas de la eritrofobia también derivar de pensamientos rumiativos como los siguientes:

  • Que pensaran los demás de mí.
  • Se van a dar cuenta que me estoy poniendo rojo.
  • No quiero que aparezcan síntomas somáticos, como palpitaciones, sudoración, taquicardia, etc.

Tratamiento de la eritrofobia

¿Cómo superar la eritrofobia? El tratamiento de la fobia a sonrojarse dispone de dos o tres métodos específicos que veremos a continuación.

Entrenamiento de concentración en tarea

Este método para tratar la eritrofobia parte de la premisa que las personas que se sonrojan prestan mayor atención a sí mismos/as en la interacción social, y poca atención a las tareas que están realizando, a las personas con las que están en ese momento y al ambiento.

La terapia trata de fomentar el cambio de foco de atención del paciente, para pasar de un foco de atención interoceptivo a una atención externa centrada en el desarrollo de la interacción. Este método consta de tres fases:

  1. Familiarizarse con los procesos de atención y tomar conciencia de los efectos negativos de un incremento de la atención centrada en sí mismo/a.
  2. Focalizar la atención hacia fuera en situaciones no amenazantes, como ver televisión, hacer una llamada telefónica, caminar por una plaza o escuchar la letra de una canción.
  3. Focalizar la atención hacia fuera en situaciones amenazantes.

Terapia de exposición y reestructuración cognitiva

Otro tratamiento de la eritrofobia reconocido es la terapia cognitivo-conductual. Concretamente, la terapia de exposición y la reestructuración cognitiva de la idea de: “qué pensará la gente de mí”. El objetivo de esta terapia es que el sujeto normalice la ansiedad y el rubor, y no que los sufra. Para esto será importante cambiar la percepción que tiene el paciente.

La terapia de exposición se fundamenta en la teoría bifactorial de Maurer y los modelos de habituación/extinción. Su eficacia para tratar la eritrofobia radica en impedir que la evitación se convierta en una señal de seguridad. En este artículo encontrarás más información sobre la técnica de exposición en psicología: qué es y características.

Para este trastorno en concreto se recomienda el uso de la terapia de exposición interoceptiva, es decir, aquella que provoca las sensaciones corporales propias del momento de aparición del miedo. Para ello, habría que llevar a cabo ejercicios para provocar las sensaciones corporales que pueden aparecer en situaciones sociales que provocarían la ruborización. A continuación, veremos una propuesta ordenada de cómo hacerlo:

  1. Provocar sensaciones internas de forma controlada a través de, por ejemplo, poner la calefacción e ir abrigados, beber líquidos calientes o hacer ejercicio intenso antes de entrar a la sesión. Si bien es cierto que, al realizar estos ejercicios, estos pueden no asociarse bien a los síntomas que aparecen en situaciones sociales, son necesarios y suficientes para un primer acercamiento a nivel terapéutico, sobre todo cuando el grado de fobia es muy elevado.
  2. Trabajar en grupos reducidos de forma que las reacciones que aparecen por la interacción social puedan ser más realistas. Podrían realizarse ejercicios como el contacto ocular mantenido de todo el grupo a un único miembro, donde ninguno pueda apartar la mirada durante un minuto y, pasadas unas cinco o seis sesiones, aumentar el tiempo a dos minutos. Con este ejercicio, se intenta generar un cambio cognitivo. haciendo ver a la persona que las creencias que le provocan la fobia son irracionales

Por qué hay que evitar el tratamiento farmacológico de la eritrofobia

En los casos de eritrofobia no se recomienda el uso de psicofármacos mientras se realiza terapia psicológica, ya que estos provocan una disminución de la sintomatología ansiosa, haciendo que no sea posible su aparición en situaciones que provocan ansiedad, pero tampoco en consulta de manera controlada, por lo que no podría realizarse la terapia de exposición.

Aunque, en caso de que resulte necesario administrarlos, se prescriben beta bloqueadores, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), y, en especial, la clonidina u otros anticolinérgicos. Actualmente, se esta estudiando la eficacia del ibuprofeno en el control de la coloración rojiza, ya que disminuye la formación de prostaglandinas.

Por último, en aquellos casos en los que ninguna de las terapias sea eficaz, existe la posibilidad de realizar el siguiente tratamiento quirúrgico: la simpatectomía torácica endoscópica.

Eritrofobia: síntomas, causas y tratamiento - Tratamiento de la eritrofobia

Cómo controlar el enrojecimiento de la cara

¿Cómo combatir la eritrofobia? Para controlar el enrojecimiento en la cara sería conveniente consultar con un especialista que pudiera determinar la causa concreta. Si la causa es psicológica, la solución radicaría en la reducción de los pensamientos que provocan esta reacción. En este artículo descubrirás cómo controlar pensamientos obsesivos negativos.

En caso de que el enrojecimiento de la cara tenga una causa endocrina o enfermedad médica, debería tratarse la enfermedad concreta que lo provoca.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Eritrofobia: síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Referencias
  1. American psychiatric association, (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM – 5. Madrid, España. Editorial medica panamericana.
Bibliografía
  • Belloch, A., Sandín, B., Ramos, F., (2009). Manual de psicopatología, volumen II. Madrid. McGraw Hill / Interamericana de España, S.A.U.
  • Carlson, N. R. (2014). Fisiologia de la conducta. Madrid. Pearson Education, S.A.
  • Jadresic, E. (2016). El sonrojo social: ¿un trastorno neuropsiquiátrico? Medwave. doi: 10.5867/medwave.2016.06.6490
  • Labrador, F. J., (coord.) (2008). Técnicas de modificación de conducta. Madrid. Pirámide.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Eritrofobia: síntomas, causas y tratamiento
1 de 3
Eritrofobia: síntomas, causas y tratamiento

Volver arriba