Compartir

Mi hijo está deprimido ¿qué hago?

 
Por Nerea Babarro Rodríguez. 4 abril 2019
Mi hijo está deprimido ¿qué hago?

A nadie le gusta ver a sus hijos más tristes de lo habitual, con actitudes y estados de ánimo depresivos. Es normal que los padres muestren una gran preocupación por sus hijos cuando ven que se encuentran en un momento de su vida de estas características y quieran hacer todo lo posible para ayudarlos. Si te preguntas qué puedes hacer para ayudar a tu hijo te invitamos a seguir leyendo este artículo de Psicología-Online: mi hijo está deprimido ¿qué hago?

 

También te puede interesar: Qué hacer si mi hijo dice que me odia

Qué es la depresión

La depresión mayor es un trastorno mental frecuente que se caracteriza por una alteración en el estado de ánimo, y puede llegar a devenir crónica o recurrente y, consecuentemente, aumentar la dificultad en la capacidad para afrontar la vida cotidiana, ya sea en el trabajo o en la escuela. Las características que definen a las personas que padecen este trastorno pueden ser la presencia constante de los siguientes aspectos:

  • Tristeza
  • Pérdida de interés y/o placer
  • Sentimientos de culpa
  • Falta de autoestima
  • Trastornos del sueño y/o del apetito
  • Sensación de cansancio
  • Falta de concentración
  • Estado de ánimo deprimido
  • Poca energía o fatiga
  • Dificultad en la toma de decisiones
  • Sentimientos de desesperanza y en algunas ocasiones pensamientos sobre el suicidio

No obstante, tener un estado de ánimo deprimido no implica padecer un trastorno psicológico de depresión mayor u otro trastorno relacionado con la depresión, sino que se podría tratar de un estado pasajero o puntual debido a ciertas situaciones que generan este estado, como por ejemplo, la muerte de un familiar o repetir un curso académico.

¿Cómo saber si mi hijo tiene depresión?

Para saber diferenciar un trastorno de depresión de un estado depresivo pasajero, es decir, diferenciar la depresión de la tristeza, es importante fijarse en el tiempo de duración. Concretamente, cuando un mínimo de las cinco características mencionadas anteriormente persisten durante dos semanas y representan un cambio del funcionamiento previo de la persona y un obstáculo para poder llevar una vida normal y corriente, se trata de una depresión mayor. Pero, si se presentan dos o más de estas características y persisten durante un mínimo de un año (dos años si se trata de adultos), pasa a considerarse un trastorno depresivo crónico.

Mi hijo está deprimido ¿por qué?

Si sabes que tu hijo tiene depresión, es normal que te preguntes por qué. Existen distintas causas por las que se puede originar la depresión:

  • Causas biológicas: entre estas causas de la depresión encontramos los factores genéticos, factores hereditarios y alteraciones hormonales, entre otros.
  • Causas psicológicas: entre estas causas de la depresión podemos encontrar el estilo de personalidad, factores relacionados con la crianza recibida, estructura familiar y situaciones vitales infantiles que hayan causado un gran impacto estresante.
  • Causas situacionales: situaciones ambientales, situaciones conflictivas (dificultades matrimoniales, por ejemplo), sentimiento de fracaso (por ejemplo, y el más habitual entre los niños es el fracaso académico o el fracaso en los deportes), pérdidas (de algún ser querido, por ejemplo).
  • Cambios radicales en el estilo de vida de las personas: adicción a las sustancias, mal uso de estimulantes como café o fármacos, falta de control interpersonal, cambio de colegio, cambio de ciudad, ente otros.

Mi hijo está deprimido ¿qué hago?

En consulta, es común oír la frase "mi hijo está deprimido ¿qué hago?", por parte de padres preocupados. La situación no es para menos y, si tu hijo tiene depresión, saber cómo ayudarle es fundamental. Para poder ayudar a tu hijo si se encuentra en un momento de su vida en el que presenta actitudes depresivas, es importante que encuentres tiempo para hablar con él, sobre sus sentimientos y sobre las cosas que suceden a su alrededor y que le puedan ocasionar ese estado de ánimo.

No sólo debes hablar con él, también debe sentirse escuchado. No se recomienda agobiarlo con muchas preguntas, discursos o dar demasiados consejos para convencerlo de que ese estado depresivo en el que se encuentra debe desaparecer, sino que parece resultar más útil demostrarle que puede contar con tu apoyo y con tu ayuda, hazle saber que estas allí para ayudarle.

Infórmate sobre el trastorno depresivo mayor, gracias a esta información probablemente podrás diferenciar si se trata de un trastorno psicológico o si se trata de un estado de ánimo pasajero. Si tu hijo es pequeño, importante conocer las características de la depresión infantil. Aun así, es recomendable que puedas informar a un especialista en psicología sobre la situación de tu hijo para que pueda valorarla y determinar cuál sería el tratamiento ideal para el niño. Por otro lado, también puede resultar interesante informar al médico de cabecera o psiquíatra para que pueda recetar los fármacos que se consideren necesarios para mejorar la situación en la que se encuentra el niño. Informar al colegio sobre la situación también puede resultar muy importante, ya que se puede hacer un seguimiento des de distintos sistemas, es decir, des del sistema escolar, des del sistema familiar y, des de la terapia recibida por un psicólogo, por el médico de cabecera y/o por un psiquiatra.

Teniendo en cuenta que en el trastorno depresivo mayor, en algunas ocasiones, se manifiestan ideas de suicidio, es importante saber cuáles son las señales de advertencia de esa ideación. Es esencial conocer la prevención de la conducta suicida. Cuando una persona tiene en mente la idea de acabar con su vida, en muchas ocasiones, no se lo guarda como si fuera un secreto, sino que da pequeñas señales que a veces no percibimos. Algunas de estas señales que pueden indicar cierto riesgo de suicidio son comportamientos de riesgo, regalar objetos personales a personas que querría que tuvieran un recuerdo suyo, cambios en la personalidad, amenazas de suicidio o de hacerse daño, aislamiento, ganas de estar solo, entre otros. Es importante saber detectar estas señales y comunicárselas a un profesional.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi hijo está deprimido ¿qué hago?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Trastornos emocionales y de conducta.

Bibliografía
  • American Psychiatric Association (APA). (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. DSM 5. 5ª Edición. EEUU: Panamericana.
  • MedlinePlus. (2018). Ayudarle a su hijo adolescente con depresión. Revisado por Kimmel, R.J., Zieve, D., y Conaway, B.
  • Organización Mundial de la Salud (OMS). (2019). Depresión.
  • Retamal, P. (1999). Depresión. Guías para pacientes y familiares. Santiago de Chile: Editorial Universitaria.

 

Escribir comentario sobre Mi hijo está deprimido ¿qué hago?

¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi hijo está deprimido ¿qué hago?
Mi hijo está deprimido ¿qué hago?

Volver arriba