Compartir

Miedo a la multitud o enoclofobia: síntomas, causas y tratamiento

 
Por Marta Thomen Bastardas. 26 marzo 2019
Miedo a la multitud o enoclofobia: síntomas, causas y tratamiento

Uno de los trastornos psicológicos más frecuentes en la población en general, son los trastornos fóbicos. Muchas fobias son parecidas entre ellas y lo que las diferencia es el estímulo precipitante fóbico. En el caso de la enoclofobia, el desencadenante de la ansiedad son los espacios en los que puedan aglutinarse una multitud de personas. Frente a estas situaciones, las personas que sufren miedo a las multitudes, sufren un miedo muy intenso, irracional y un elevado malestar y ansiedad, lo que les conlleva a evitar las circunstancias que les lleven a estas situaciones. Por ello, las personas con este trastorno trataran de evitar los lugares muy transitados como las manifestaciones, los conciertos o los grandes centros comerciales.

No obstante, las fobias son un trastorno muy común y el plan terapéutico que se establece frente a ellas ha demostrado en reiteradas ocasiones empíricamente su eficacia. Para conocer más aspectos de la enoclofobia, en este artículo de Psicología-Online explicaremos el miedo a la multitud o enoclofobia: síntomas, causas y tratamiento.

¿Qué son las fobias?

Las fobias o trastornos fóbicos se guían por dos rasgos característicos:

  1. El miedo o la ansiedad son experimentados exclusivamente en circunstancias muy específicas (en presencia de determinados objetos, actividades, situaciones,…), lejos de los cuales la persona se encuentra a salvo, bien. No obstante, siente un constante temor a poder encontrarse de nuevo a dichas circunstancias.
  2. La persona establece un gran esfuerzo sistemático y consciente para evitar las circunstancias que ha asociado como causantes de la ansiedad.

¿Qué es la enoclofobia?

La enclofobia es el miedo a la multitud. El miedo a la multitud forma parte de las denominadas fobias simples o específicas. La principal característica de este trastorno es un temor irracional y persistente a estar presente en espacios donde se encuentren muchas personas y, frente a ello, la persona busca evitar estos espacios. Ante estas situaciones la persona puede reaccionar con unos niveles muy elevados de ansiedad y reproduciendo una sintomatología determinada, siendo consciente de la irracionalidad del miedo en proporción al peligro que dicho elemento puede comportar. Podemos encontrarnos frente a muchas fobias simples o especificas, pero todas comparten la misma estructura y origen. Aquí puedes ver información interesante sobre las 15 fobias más comunes.

Comparación entre la enoclofobia, la fobia social y la agorafobia

Cuando hablamos de enoclofobia o miedo a las multitudes es necesario acalara algunas definiciones para poder realizar un correcto diagnóstico diferenciar. A continuación vemos las diferencias entre la enoclofobia, la fobia social y la agorafobia.

Diferencia entre fobia social y enoclofobia

No debemos confundir la denominada fobia social con el miedo a la multitud. En primer lugar, la fobia social es en sí un trastorno de ansiedad psicopatológico, en contra, el miedo a la multitud forma parte de las denominadas fobias específicas. El componente principal que distingue las dos fobias, es que en la fobia social la persona teme ser evaluada, humillada o avergonzada por la gente de su alrededor, que no forma parte de su ámbito familiar. El miedo a la evaluación puede estar presente en situaciones en las que haya mucha o poca gente. En contra, en la fobia a las multitudes la característica principal es el miedo a las grandes aglomeraciones en sí, en la fobia social no es necesario que haya mucha gente para que se de el miedo o se intensifique la ansiedad. Algunos ejemplos que podemos describir de fobia social podrían ser: miedo a hablar o actuar en público, a utilizar los aseos públicos, a comer o escribir delante de gente.

Diferencia entre agorafobia y enoclofobia

También es necesario distinguir la enoclofobia de la agorafobia. La principal diferencia entre la enoclofobia y la agorafobia es que en la última se teme a los mismos síntomas de ansiedad, a los lugares en los que es difícil escapar o recibir ayuda si siente ansiedad y a los propios ataques de ansiedad. Coinciden en que es posible que una situación de difícil escapatoria puede ser un lugar en el que exista una aglomeración de personas, pero las perspectivas son diferentes. Si te sientes identificado con estos síntomas, puedes realizar el test de agorafobia.

Síntomas de la enoclofobia o miedo a las multitudes

La sintomatología presentada frente a una fobia específica es independiente del estímulo fóbico, es decir, una persona que tenga una fobia específica, como por ejemplo, la claustrofobia, responderá con la misma sintomatología que una persona con miedo a la multitud. De modo que, aunque el estímulo fóbico pueda ser distinto en las diferentes formas de presentación de la fobia simple, la reacción ante dicho estímulo será la misma o parecida.

Según el DSM-V, los síntomas asociados a la enoclofobia son los siguientes:

  • Presencia de un miedo o ansiedad intensa por un estímulo desencadenante específico.
  • El objeto o situación fóbica casi siempre provoca una reacción de miedo o ansiedad inmediata.
  • La persona busca con todo su empeño evitar o resistirse activamente el objeto o la situación.
  • El miedo o la ansiedad presentados generan una respuesta desproporcionada al peligro real que representa el desencadenante.
  • La presencia del miedo y la ansiedad son persistentes, durando normalmente seis o más meses.
  • Genera un malestar clínicamente significativo, así como un deterioro social, laboral y en otras áreas de la vida de la persona.

Frente a la presencia de una fobia simple, debe especificarse la tipología en función del estimulo fóbico: animal, entorno natural, miedo a la sangre-inyecciones, situacional,… En este caso, nos encontraríamos ante una fobia situacional a los espacios concurridos de gente.

Ante una situación con una gran aglomeración, la persona que tenga miedo a la multitud podría llegar a reaccionar con un ataque de pánico. Los síntomas presentados en el ataque de pánico, según el DSM-V, son los siguientes:

  • Palpitaciones, golpeteo del corazón o aceleración de la frecuencia cardíaca.
  • Sudoración.
  • Temblor o sacudidas.
  • Sensación de dificultad para respirar o de asfixia.
  • Sensación de ahogo.
  • Dolor o molestias en el tórax.
  • Náuseas o malestar abdominal.
  • Sensación de mareo, inestabilidad, aturdimiento o desmayo.
  • Escalofríos o sensación de calor.
  • Parestesias: sensación de entumecimiento o de hormigueo.
  • Desrealización: sensación de irrealidad.
  • Despersonalización: sensación de separarse de uno mismo.
  • Miedo a perder el control o de “volverse loco”.
  • Miedo a morir.
Miedo a la multitud o enoclofobia: síntomas, causas y tratamiento - Síntomas de la enoclofobia o miedo a las multitudes

Causas de la enoclofobia o miedo a las multitudes

Las causas de la fobia específica, explicadas desde la perspectiva conductual, son asociadas a la vivencia de un trauma, donde la persona busca evitar la circunstancia, aparentemente insignificante, porque su pensamiento ha asociado dicho elemento (lugar, situación, objeto…) a una experiencia vivida que le causó dolor o miedo.

La orientación cognitiva añade que a partir de esta experiencia traumática que se ha asociado con un elemento específico, la persona establece un conjunto de contenidos mentales irracionales, que giran en torno al objeto fóbico, atribuyéndoles significados irracionales.

Frente a ello, la terapia que ha resultado más eficaz ante los trastornos fóbicos ha sido la terapia cognitivo-conductual, que trabaja sobre estas hipótesis causales.

 

Tratamiento de la enoclofobia o miedo a las multitudes

Frente a la causalidad asociada al trastorno fóbico, el tratamiento que ha resultado más eficaz en la mejora de la sintomatología fóbica es la terapia cognitivo-conductual.

La principal intervención en la orientación cognitivo-conductual es la técnica de exposición, siendo la más utilizada y validada en su eficacia. La intervención consiste en posicionar a la persona a una exposición gradual de la situación temida, con el objetivo de que el paciente pueda exponerse de forma progresiva al objeto o situación fóbica que le provoca los elevados niveles de ansiedad y miedo. Al tratarse de una exposición gradual, deben establecerse en jerarquías de menor a mayor impacto, de modo que la persona se expondrá primero a las situaciones o objetos asociados que le provocan un miedo más reducido e irá incrementando la exposición a situaciones más temidas. La graduación de la exposición puede reproducirse “in vivo” o en imaginación. No obstante, se considera que la técnica “in vivo” resulta más eficaz. Tras determinar cómo se realizará la exposición, se establece junto al terapeuta la lista de jerarquías hacia el objeto o situación temida. Gradualmente, la persona se expondrá a cada estímulo temido de esta jerarquía, no pudiendo avanzar al siguiente paso hasta que la ansiedad que le provoca la jerarquía anterior no esté normalizada.

Es muy recomendable utilizar técnicas de relajación entre cada salto de jerarquía, como por ejemplo, la relajación muscular progresiva de Jacobson, puesto que los niveles de ansiedad de la persona que se expone aumentarán considerablemente. La relajación ayudará a regresar a su estado normal.

Además de ello, tienden a realizarse ejercicios cognitivos, con el fin de modificar los pensamientos irracionales asociados al miedo provocado por el estímulo fóbico. Para ello, se utiliza la técnica de la reestructuración cognitiva, la cual tiene el objetivo de transformar los pensamientos automáticos e irracionales por pensamientos más consensuados con la realidad.

En muchas ocasiones, es necesaria la prescripción de fármacos, con el fin de reducir la sintomatología ansiosa presentada, para poder trabajar con los componentes cognitivos (pensamientos irracionales) y conductuales (conductas de evitación). Los fármacos que se utilizan para su tratamiento pueden ser de la familia de los antidepresivos y de los ansiolíticos.

 

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Miedo a la multitud o enoclofobia: síntomas, causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • Beck, A., Emery, G & Greenberg, R. (2014). Trastornos de ansiedad y fobias: una perspectiva cognitiva. Bilbao: Desclée de Brouwer.
  • American Psychiatric Association. (2014). DSM-5. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. Barcelona: Masson.
  • Sassaroli, S & Lorenzini, R. (2000). Miedos y fobias: causas, características y terapias. Barcelona: Paidós.

Escribir comentario sobre Miedo a la multitud o enoclofobia: síntomas, causas y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Miedo a la multitud o enoclofobia: síntomas, causas y tratamiento
1 de 2
Miedo a la multitud o enoclofobia: síntomas, causas y tratamiento

Volver arriba