Por qué tengo miedo a todo

Por qué tengo miedo a todo

Si durante mucho tiempo te has estado preguntando “por qué tengo miedo a todo” y hasta ahora no has encontrado una respuesta que te haga sentirte tranquilo e incluso probablemente han querido diagnosticarte con algún otro tipo de enfermedad con la que realmente no te sientes identificado, es muy probable que lo que tengas se trate de una fobia que no es nada común pero que sin embargo existe que se llama panofobia.

En este artículo de Psicología-Online vamos a responder a tu pregunta de "¿Por qué tengo miedo a todo?" y analizaremos con detalle en qué consiste la panofobia, cuáles son las características de las personas que la padecen, cuáles son las causas de que se origine y cuál es el tratamiento para superar el miedo a todo.

Características de una persona que tiene miedo a todo

Como seguramente sabes, las fobias son miedos intensos que están dirigidos hacia ciertas situaciones, animales u objetos. Las personas pueden tener una fobia o miedo irracional hacia la interacción con otras personas a la cual se le llama fobia social, al amor como es la filofobia, a los lugares cerrados, etc.

Pero cuando se padece de panofobia el miedo irracional e intenso es a todo y no a cosas o situaciones en específico, por lo que se puede temer a la vez a las cosas, a las situaciones, a las personas, a los animales, etc. Se dice que la palabra panofobia es de origen griego y que puede provenir del Dios Pan quien según la mitología griega infundía sentimientos de pánico y miedo.

Características de la panafobia

  • Las personas que padecen de panofobia o que tienen miedo a todo viven bajo un temor constante e incluso pueden llegar a tenerle miedo al miedo.
  • Es muy fácil que las personas con panofobia lleguen a caer en el aislamiento social y que empiecen a desarrollar otros trastornos como depresión y ansiedad.
  • Su autoestima tiende a ser cada vez más baja, sienten mucha tristeza, culpa y regularmente aparecen en la persona sentimientos de indefensión.
  • Por otro lado es común que comiencen a tener pensamientos obsesivos y frecuentes acerca del miedo constante que tienen, los cuales no les permiten pensar con claridad y concentrarse en lo que están haciendo. El malestar que experimentan en ocasiones puede ser tan intenso que pueden llegar a tener miedo a perder el control o sienten que pueden volverse locos.
  • También aparecen en la persona síntomas físicos producto del miedo intenso e irracional que tienen. Los más comunes son los temblores, sudoración excesiva, mareos, dolor abdominal, respiración agitada, taquicardia y vómitos.

Otra cuestión importante es que experimentan constantes descargas de adrenalina debido al estado de alerta en el que permanecen durante todo o casi todo el día. Después de hacer experimentado las descargas, vienen periodos de fatiga ya que el cuerpo necesita recuperarse. Las personas que sufren este tipo de fobia suelen tener una vida muy limitada y perjudicial.

En este otro artículo te descubrimos los efectos físicos y psicológicos del miedo.

Causas de tener miedo a todo

Es difícil conocer cuales son las causas exactas que originan la panofobia o el miedo a todo. Sin embargo, algunas de las principales que se han encontrado son las siguientes:

Haber desarrollado previamente otras fobia

Para que este tipo de fobia tan extraña se haya originado, la persona tuvo que haber desarrollado anteriormente otras fobias específicas. Por ejemplo, una persona pudo haber comenzado teniendo aracnofobia (miedo a las arañas), filofobia (miedo al amor), hematofobia (miedo a la sangre) y al final haya terminado generalizando este miedo a los síntomas que experimentó al encontrarse ante ese tipo de situaciones.

Cuando el miedo se va generalizando cada vez más, la persona comienza a evitar y/o huir de las situaciones temidas, lo que provoca que el temor se vuelva más crónico y que en este caso se llegue a producir una panofobia.

Experiencias traumáticas

Otras de las causas de la panofobia puede ser haber tenido experiencias traumáticas durante la infancia o adolescencia, por lo que la persona experimenta un miedo intenso a esa situación y vive con angustia y temor de que le vuelva a ocurrir o incluso a alguna persona cercana. Esta situación provoca también que comience a evitar situaciones, personas o lugares y que el miedo aumente.

Herencia genética

De acuerdo con algunas investigaciones, se ha encontrado que los sentimientos de temor y ansiedad pueden transmitirse a través de los genes así como los rasgos de personalidad. Esto provoca que la persona sea más vulnerable a desarrollar este tipo de fobia si se encuentra en interacción constante con otro tipo de factores como los ambientales.

Conducta aprendida

Cuando se tienen padres o figuras de referencia que muestren un comportamiento temeroso ante una o varias situaciones, objetos, personas, animales, etc. es más probable que se desarrolle el mismo patrón de conducta. Esto es debido a que de niños se suele imitar la conducta de los padres o figuras de referencia por lo que al final se terminan adoptando y se vuelven parte de nuestro repertorio de comportamiento.

Cuáles son las consecuencias de tener miedo a todo

Es evidente que padecer de panofobia trae consigo varias consecuencias en la persona que la sufre. Por mencionar algunas de ellas, se destacan las siguientes:

  • La persona termina por aislarse de la sociedad para no despertar sus miedos.
  • Es incapaz de conseguir sus metas y objetivos personales.
  • La persona experimenta todo el tiempo mucho malestar no solo emocional sino también físico.
  • Se deja de tener una vida con sentido.
  • El tener miedo a todo impide que la persona sea autónoma e independiente.
  • Se vive con una tensión constante la cual puede terminar en desencadenar otro trastorno mental o físico.
  • En casos muy graves pueden aparecer delirios, pesadillas, visiones, entre otros problemas de percepción.
  • Se va deteriorando cada vez la autoestima.

Cómo dejar de tener miedo a todo

Existen distintos tratamientos para la panofobia. Sin embargo el elegir entre uno y otro depende de la situación en específico de la persona, la orientación del profesional y la gravedad de este padecimiento.

Terapia psicológica

Una de las terapias que ha demostrado su eficacia para curar este tipo de fobia es la terapia cognitivo conductual. Entre los principales objetivos de esta terapia para tratar la panofobia se encuentran identificar con el paciente las creencias irracionales que le han llevado a desarrollar este tipo de fobia.

Una vez que se identifican este tipo de creencias, se analizan y por medio de la reestructuración cognitiva se modifican por otras más racionales y adaptativas. Después de haber modificado las creencias limitantes, poco a poco se va logrando que la persona vaya exponiéndose, al principio en la imaginación y después en la vida real a las situaciones temidas con lo cual se consigue ir reduciendo el miedo intenso que mostraban llegando así mismo a controlar sus reacciones.

Mindfulness o meditación

Una de las técnicas cada vez más utilizadas y que también ha dado buenos resultados para el tratamiento de la panofobia es el mindfulness. Esto es debido a que esta técnica nos ayuda a centrarnos en el momento presente, es decir, en lo que ocurre momento a momento y a dejar de juzgar cada una de las experiencias que vivimos.

Las personas con panofobia tienden a juzgar todas o casi todas las cosas, situaciones, personas, animales, etc. como algo meramente negativo. Con la práctica de esta técnica se elimina el juicio y la interpretación de cada cosa que nos sucede, promueve la aceptación de lo desagradable como parte de la experiencia de vida y se aprende a soltar y a dejar de pretender controlar cada cosa que nos ocurre. En este otro artículo te descubrimos técnicas de meditación para principiantes.

Tratamiento farmacológico

En los casos más severos, el tratamiento psicológico puede estar combinado con un tratamiento farmacológico. Este tratamiento es utilizado más que nada para controlar los síntomas que son altamente limitantes, sin embargo no tratan la causa principal de ese padecimiento.

Algunos de los medicamentos que suelen utilizarse para tratar este tipo de trastorno, son los betabloqueantes, los cuales se encargan de bloquear el flujo de adrenalina que aparece durante las situaciones de miedo o ansiedad. También están las benzodiacepinas que funcionan como una especie de relajante muscular y los antidepresivos.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué tengo miedo a todo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Emociones.