Personalidad

Qué es el pesimismo defensivo en psicología y ejemplos

 
Mary Dulcinia Lugo
Por Mary Dulcinia Lugo. 11 julio 2022
Qué es el pesimismo defensivo en psicología y ejemplos

¿Cuántas veces te has preparado para afrontar una situación pensando en el peor de los casos? Por ejemplo, acudes a una entrevista laboral y ya de camino supones que seguro que no te van a contratar porque hay mejores candidatos que tú y que tendrás que seguir buscando empleo. Sin embargo, al final es a ti a la primera persona que llaman y la que le dan el puesto. Si has pasado por alguna situación similar, ya has aplicado el pesimismo defensivo.

Este mecanismo psicológico es producto de la predisposición, la cual hace que tu enfoque sea negativo para tratar de minimizar el dolor en caso de que algo salga mal. Ahora bien, cuando el pesimismo negativo se maneja de forma correcta, puede ser una estrategia de afrontamiento bastante útil para controlar la ansiedad y la decepción. En este artículo de Psicología-Online descubrirás qué es el pesimismo defensivo en psicología y algunos ejemplos para que profundices más sobre este tema tan fascinante.

Índice
  1. Qué es el pesimismo defensivo
  2. Estrategia del pesimismo defensivo
  3. Ejemplos de pesimismo defensivo

Qué es el pesimismo defensivo

¿En qué consiste el síndrome del pesimismo defensivo? En el área de la psicología, el pesimismo defensivo es una valoración profunda que hace un individuo en la se imagina el peor resultado posible y se prepara para ello pensando en todas las razones por las que el resultado positivo no se producirá. En otras palabras, es una tendencia psicológica a anticiparse a los obstáculos y evaluarlos más negativamente de lo que realmente pueden llegar a ocurrir.

Además, también se conoce al pesimismo defensivo como una estrategia para regular el autoconcepto y está muy relacionado con la baja autoestima. Las personas que no tienen una autoestima equilibrada suelen afrontar los hechos desde una perspectiva muy negativa y derrotista y se sienten incapaces de asumir los retos y enfrentarse a las adversidades.

De hecho, las personas con baja autoestima ponen en marcha un diálogo interno para darse por vencidos antes de iniciar sus batallas. En ocasiones, llegan incluso a dejar de intentar llegar a ese objetivo, por lo que abandonan la tarea en poco tiempo. Al contrario, los individuos con una buena autoestima aprovechan los fracasos como fuente de aprendizaje a través de la experiencia.

Estrategia del pesimismo defensivo

Cada persona se enfrenta a las situaciones de la vida de forma distinta. Algunas de ellas tienen actitud optimista cargada de pensamientos triunfadores. En cambio, hay otras utilizan el pesimismo defensivo como creencia de que solo pueden prepararse para el peor de los casos.

El síndrome del pesimismo defensivo como estrategia mal aplicada puede crear un estado de ansiedad y frustración permanente y un aumento de la desesperanza constante. A su vez, cuando este estado emocional entra en escena, las personas tienden a esforzarse menos para lograr su objetivo, ya que poco a poco se van convenciendo de que su empeño no servirá de nada.

Ahora bien, existen casos en los que un mismo individuo presenta ambos enfoques, optimismo y pesimismo defensivo, pero que los aplica de acuerdo a sus intereses y necesidades. Por ello, es habitual ver que algunas personas son muy optimistas para los estudios académicos, por ejemplo, pero se imaginan los peores resultados en actividades deportivas.

Cómo nos influye el pesimismo defensivo

A pesar de todo, lo mejor es intentar equilibrar las posturas actitudinales descritas anteriormente, ya que, un exceso de autoconfianza puede provocar que caigas en el error de no prepararte para situaciones futuras, mientras que un pesimismo defensivo mal orientado hará que no te atrevas a arriesgarte.

En otras palabras, la eficacia del pesimismo defensivo o la postura positiva variará en función de la persona, así que podría decirse que ningún método es mejor que el otro. Si quieres saber más acerca de las actitudes positivas y negativas, también te puede interesar este artículo sobre las características de personas optimistas y positivas.

Qué es el pesimismo defensivo en psicología y ejemplos - Estrategia del pesimismo defensivo

Ejemplos de pesimismo defensivo

La célebre frase “rómpete una pierna” es uno de los ejemplos de pesimismo defensivo que los actores y actrices repiten para desearse buena suerte. De esta forma, se imaginan el peor de los resultados antes de escenificar la obra para poder disfrutar más de su éxito al terminar. Ese es solo uno de muchas variantes que existen de este método. A continuación, veamos otros ejemplos de pesimismo defensivo:

  • Estudiar para un examen: un estudiante teme suspender un examen de acceso a la universidad. Más tarde, reflexiona sobre cuáles son las áreas en las que tiene más debilidades y se prepara para esos contenidos en particular.
  • Pedir una cita: una persona quiere invitar a otra a salir, pero tiene mucho miedo a que la rechacen. Se plantea un diálogo con las posibles respuestas negativas que obtendrá y explora las emociones que le generan. En el momento de la declaración se siente menos nervioso/a y con menos ansiedad por haberse preparado de antemano.

Lo ideal es utilizar el pesimismo defensivo a nuestro favor sin dejar que nos abrume. De esta manera, teniendo en cuenta los peores resultados, nos podemos preparar para evitarlos a toda costa.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué es el pesimismo defensivo en psicología y ejemplos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Personalidad.

Bibliografía
  • Baumgadner, A. H. & Brownlee, E. A. (1987). Strategic failure in social interation: Evidence for expectancy disconfirmation processes. Journal of Personality and Social Psychology, 52, 525-535.
  • Fernández, E., & Moreno, J. B. (2001). Pesimismo defensivo, optimismo y dificultad de la tarea: El papel de las expectativas. Revista de psicología general y aplicada: Revista de la Federación Española de Asociaciones de Psicología, 54(3), 371-388. Disponible en:
  • Norem, JK y Chang, CE (2002). La psicología positiva del pensamiento negativo. Revista de Psicología Clínica, 58 (9), 993-1001.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
Qué es el pesimismo defensivo en psicología y ejemplos