Compartir

Qué es la somatización en psicología

 
Por Júlia Rovira. 9 julio 2020
Qué es la somatización en psicología

A día de hoy, seguramente la mayoría de nosotros hemos oído hablar que nuestro cuerpo y nuestra mente están íntimamente conectados. Es bien cierto que, cuando experimentamos alguna emoción muy fuerte, podemos notar diferentes cambios en nuestro cuerpo, como malestar general, aceleración del ritmo cardíaco, abatimiento, etc. Es por este motivo que muchos profesionales de salud mental como psiquiatras o psicólogos, aunque parezca paradójico, cada vez más asumen que existen diferentes trastornos psicológicos cuyos síntomas observables resultan ser físicos, pero el origen de estos es principalmente psicológico. Estamos hablando de un fenómeno llamado somatización, el cual afecta a más mujeres que a hombres en nuestra sociedad y que, si no se trata debidamente, puede llegar a producir un trastorno psicológico: el trastorno por somatización o de síntomas somáticos. En este artículo de Psicología-Online os mostraremos qué es la somatización en psicología, sus manifestaciones más frecuentes, sus causas y su tratamiento.

También te puede interesar: Qué es un delirio en psicología

Trastorno por somatización DSM-5

El trastorno por somatización según el DSM-5 (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) está clasificado como trastorno de síntomas somáticos y trastornos relacionados, el cual se caracteriza principalmente por la presencia de frecuentes síntomas físicos que provocan dolor y malestar, pudiendo ser a veces identificables o no por el personal sanitario y siendo, a menudo, acompañados de pensamientos, sentimientos y una preocupación excesiva en relación con la salud del paciente.

Las características principales del trastorno de síntomas somáticos podrían ser el padecer dolor, dificultad al respirar, debilidad física, cansancio y pueden variar de intensidad y de manifestación. El dolor es el síntoma más frecuente normalmente y este puede ir asociado con pensamientos y comportamientos como los siguientes:

  • Preocupación excesiva sobre la posibilidad de padecer alguna o algunas enfermedades.
  • Asociar los síntomas físicos como signos de enfermedades graves.
  • Dificultad para obtener un diagnóstico médico claro debido a la falta de pruebas y evidencias.
  • Revisión constante del cuerpo buscando anomalías.
  • Percepción de los síntomas más intensos que aun padeciendo una enfermedad médica.

El hecho de que estos síntomas, normalmente, no tengan un origen orgánico, provoca que los pacientes frecuenten diferentes servicios de atención sanitaria con tal de encontrar un diagnóstico y un tratamiento definitivo. Como consecuencia, al somatizar y no ser identificadas sus causas, pueden aparecer diferentes psicopatologías asociadas como la ansiedad, el estrés y la depresión.

La enfermedad somática o trastorno por somatización generalmente empieza al inicio de la edad adulta, aproximadamente alrededor de los 30 años y su prevalencia en la población general es del 5 al 7%.

Causas de la somatización

¿Cuáles son los mecanismos etiológicos del trastorno de somatización? Actualmente, no existe una causa concreta y definida para explicar por qué aparece este fenómeno, pero podemos concluir que existen diferentes factores de riesgo que les mostramos a continuación, que generan una vulnerabilidad para padecerlo:

  • Factores biológicos como ser más sensible al dolor.
  • Factores genéticos.
  • Antecedentes familiares.
  • Factores personales, como una menor percepción para identificar y procesar las emociones y tener unos rasgos de la personalidad más ansiosos.
  • Víctimas de abuso sexual o maltrato físico.

Cabe destacar que, en algunos casos la somatización aparece debido a la existencia de otra patología médica previa como el cáncer o enfermedades cardíacas, entre otras.

Tipos de somatización más frecuentes con ejemplos

Existen diferentes tipos de trastorno por somatización incluidos dentro del DSM-5:

  • El trastorno de síntomas somáticos.
  • El trastorno de ansiedad por enfermedad o hipocondría.
  • El trastorno de conversión.
  • El trastorno con factores psicológicos que influye en otras afecciones médicas.
  • El trastorno facticio.


El dolor físico, como se ha mencionado anteriormente, es la dolencia más habitual en personas que padecen este trastorno y los sistemas del cuerpo humano que se ven más afectados acostumbran a ser el digestivo, el locomotor, el sexual y el dérmico. A continuación os mostramos una clasificación de los tipos de somatización más habituales. Los síntomas más frecuentes son:

  • Cefaleas (dolor de cabeza).
  • Dolor de espalda y de las articulaciones.
  • Dolor en el pecho.
  • Ardor de estómago, náuseas, vómitos y diarrea.
  • Dolor menstrual.
  • Trastornos de la sexualidad como dolor en las relaciones sexuales o disfunción eréctil.

Cómo curar la somatización

¿Cómo dejar de somatizar? Este trastorno se puede tratar desde el enfoque de la psicología cognitivo-conductual, ya que, esta corriente tiene en cuenta y se encarga de trabajar con los aspectos conductuales, comportamentales, los pensamientos y otros aspectos psicológicos que pueden estar perjudicando en funcionamiento normal del paciente. Este tratamiento puede ayudar a aliviar los síntomas, el dolor, a tomar consciencia de la existencia de esta problemática, a manejar los pensamientos negativos recurrentes, a saber manejar el estrés y a tener un mejor bienestar y calidad de vida. En los siguientes artículos explicamos cómo gestionar el estrés y qué hacer con los pensamientos negativos recurrentes.

Además, si el paciente padece de otros trastornos psicológicos como la depresión o la ansiedad, buscar un profesional especializado en esta corriente podría ser de gran ayuda.

El tratamiento farmacológico utilizando fármacos antidepresivos y/o ansiolíticos también está recomendado en estos casos para aliviar los síntomas de la depresión o la ansiedad. Una combinación de este tratamiento junto con el psicológico sería la más recomendada por los especialistas.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué es la somatización en psicología, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • American Psychiatric Association (2013). Somatic symptom disorder. Diagnostic and Statistical Manual of Disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing, 311-315.
  • Muñoz, H. (2009). Somatización: consideraciones diagnósticas. Revista Med, 17(1), 55-64.
  • Santiago, J.L. y Belloch, A. (2002). La somatización como síntoma y como síndrome: una revisión del trastorno de somatización. Revista de psicopatología y psicología clínica, 7(2), 73-93.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Qué es la somatización en psicología
Qué es la somatización en psicología

Volver arriba