Compartir

Sensibilización y reforzamiento positivo encubierta

Sensibilización y reforzamiento positivo encubierta

La sensibilización encubierta (SE) es análoga al castigo positivo o directo. Pretende la disminución de la probabilidad de ocurrencia de la conducta, por medio de la presentación de un estímulo aversivo imaginado, inmediatamente después de la ocurrencia imaginada de esa conducta. Está indicada para cambiar conductas desadaptativas de aproximación.

Sensibilización encubierta

Estímulo aversivo: Es importante la elección de estímulos aversivos que lo sean realmente para el sujeto. Se le puede preguntar al sujeto directamente sobre las situaciones o imágenes que le resulten desagradables.

Maciá y Méndez recogieron 3 escenas especialmente repulsivas:

  • La boca de un anciano expectorando.
  • Un animal muerto en avanzado estado de descomposición.
  • Una herida infectada.

Costa, en un cambio de tendencia sexual, utilizó a un homosexual que era descubierto con otro por la chica que le atraía. Leitenberg, piensa que para problemas de paidofilia se debe escoger aquella imagen que resulta más efectiva de cara al cliente. Mckay propone una lista de pensamientos repulsivos y aterradores. El estímulo que más a menudo reitera Cautela es la sensación de vómito adornado con todas las modalidades sensoriales.

Descripción del procedimiento: Se comienza enseñando a relajarse al cliente. Se le explica que la manera de eliminar su problema es asociar al objeto agradable (comida, bebida, exhibirse), un estímulo desagradable. A continuación se le indica que visualice el objeto agradable, y que cuando lo consiga, lo asocie con el estímulo aversivo (naúsea, vómito). Además, se puede introducir una sensación de alivio al alejarse de la situación desadaptativa.

Se le pide a continuación que visualice la escena por sí solo, y trate de notar nauseas realmente al acercarse a la bebida. En cada sesión se llevan a cabo generalmente la repetición de 20 escenas: 10 descritas por el terapeuta y 10 imaginadas por el cliente. A menudo se graban para practicar al menos 2 veces/día. También se le pide que si en su vida real aparece el estímulo que elicita su comportamiento desadaptado, trate de reproducir la imagen repulsiva asociada (es mejor introducirla al inicio de la cadena de conductas que llevarían a la conducta desadaptada).

Variante: Sensibilización encubierta asistida: fortalece la aversión del estímulo mediante el uso de una descarga eléctrica o de una sustancia olorosa desagradable. Problemas: Los de cualquier técnica aversiva: hostilidad, agresividad o falta de cooperación. Es necesario reforzar los aspectos adaptativos del comportamiento. Swartz considera un precedente de la SE, los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola.

Reforzamiento positivo encubierto

Pretende aumentar la frecuencia de aparición de un comportamiento deseable, a través del reforzamiento positivo en imágenes. En cierto sentido, es una técnica parecida a la DS, pero abarca más que ésta, ya que no sólo pueden reforzarse conductas de evitación, sino también conductas de aproximación. No es necesario que el cliente aprenda a relajarse ni que haga un listado de ítems.

Elección del estímulo reforzador: Puede preguntársele al sujeto sobre paisajes, actividades o situaciones que le gusten, o inquirir a familiares o amigos.

Puede utilizarse el "Cuestionario de Refuerzos" de Cautela y Kastembaum: Consta de 54 ítems divididos en estímulos reforzadores que pueden presentarse de forma real o imaginada, otros solo pueden presentarse de forma imaginada, situaciones que suelen ser reforzantes, y conductas cotidianas con alta probabilidad de aparición.

Cada ítem se evalúa en 5 puntos. De entre los que el sujeto ha valorado más se eligen 3, y se hace la prueba de imaginación ? Finalmente, se utilizan los que el paciente percibe como muy agradables y/o divertidos y los que es capaz de visualizar claramente.

Importancia de:

  • Inmediatez del reforzamiento.
  • Administrar en las sesiones el mayor número de reforzamientos.

Los programas de reforzamiento:

  1. Al comienzo será continuo (100% de respuestas reforzadas), y, posteriormente intermitente.
  2. Estado de activación: Aprovechar aquellos momentos de deprivación en la vida real para incrementar la respuesta ante la imagen (si el reforzamiento positivo es comida, practicar cuando el sujeto esté hambriento).
  3. Descripción del procedimiento: Ejemplo de Cautela, para aumentar las habilidades sociales de una persona tímida. La imagen reforzante que se utilizó fue la de "estar en a playa".

Groden y Cautela presentan un ejemplo en que utilizan el RPE para incrementar la interacción social de niños autistas. En ocasiones, la principal dificultad radica en visualizar las escenas o el reforzamiento. En éstos casos, se aconseja un entrenamiento en imaginación.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Sensibilización y reforzamiento positivo encubierta, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Terapias y técnicas de intervención de Psicología.

Escribir comentario sobre Sensibilización y reforzamiento positivo encubierta

¿Qué te ha parecido el artículo?

Sensibilización y reforzamiento positivo encubierta
Sensibilización y reforzamiento positivo encubierta
Volver arriba