Compartir

Síndrome de fatiga crónica: qué es, síntomas, grados y tratamiento

 
Por Nerea Babarro Rodríguez. Actualizado: 24 julio 2019
Síndrome de fatiga crónica: qué es, síntomas, grados y tratamiento

La fatiga es un concepto muy común entre las personas, seguramente hayas experimentado esa sensación de fatiga o cansancio y falta de energía en algún momento de tu vida, pero ¿qué ocurre con la fatiga crónica? Descúbrelo en este artículo de Psicología-Online: Síndrome de fatiga crónica: qué es, síntomas, grados y tratamiento.

Síndrome de fatiga crónica: qué es

¿Qué es el síndrome de fatiga crónica? El síndrome de fatiga crónica, también llamada encefalomielitis miáligca, es una enfermedad que se caracteriza por la persistencia de, ante pequeños esfuerzos, un grado de fatiga tan elevado que llega a ser incapacitante para la persona que la sufre. Además, se trata de fatiga crónica cuando este elevado grado de fatiga va acompañado de una serie de síntomas tanto físicos como psicológicos que se comentaran más adelante.

Habitualmente nos preguntamos en qué se diferencia el síndrome de fatiga crónica de la sensación de fatiga, cansancio y falta de energía que podemos sentir en momentos vitales determinados. Pues nos referimos al síndrome de fatiga crónica cuando no se trata de un momento vital determinado, sino que es una constante en el día a día, ocupando la mayor parte del tiempo. Por lo tanto la fatiga crónica hace referencia a un tipo de fatiga patológica, ya que provoca un elevado malestar y sufrimiento en la persona, disminuyendo, así, la calidad de vida del individuo.

Así pues, se trata de un síndrome de larga duración que puede llegar a afectar distintas áreas de la vida y sistemas corporales, llegando a dificultar la realización de actividades diarias habituales.

Prevalencia

La prevalencia del síndrome de fatiga crónica es entre 1% y 1 por mil. Por lo que se estima que en España padecen este síndrome entre 15.000 y 90.000 personas, aunque muchas no están diagnosticadas. [1]

Cualquier persona puede padecer el síndrome de fatiga crónica, pero suele ser más habitual en mujeres de entre 40 y 60 años. No obstante, no cumplir estas características no excluye a las personas de padecer este síndrome.

Síndrome de fatiga crónica: síntomas

Los síntomas del síndrome de fatiga crónica son síntomas de agotamiento físico y mental, síntomas cognitivos y síntomas neurológicos. Los síntomas del síndrome de fatiga crónica fluctúan, es decir, no son constantes, pueden cambiar a medida que pasa el tiempo, aparecen y desaparecen en función del día o del momento vital en el que se encuentra la persona. Estos cambios no siempre son positivos, en ocasiones son cambios que implican la mejora del síndrome y en otras ocasiones pueden empeorarlos. Algunos de los síntomas son los siguientes:

  • Cansancio severo de una duración superior a los seis meses.
  • Agotamiento extremo.
  • Fatiga aguda que no mejora en los momentos de reposo y descanso.
  • Trastornos del sueño: dificultades para dormir (conciliar o mantener el sueño).
  • Dolor corporal general.
  • Otro síntoma de la fatiga crónica es la presencia de mareos.
  • Dificultades de concentración.
  • Pérdida de memoria inmediata.
  • Dificultades para pensar con claridad.
  • Intolerancia a la actividad física.
  • Malestar o sensación de fatiga después de realizar un esfuerzo.
  • Empeoramiento de los síntomas después de realizar actividades físicas o mentales.

Síndrome de fatiga crónica: grados

La fatiga se puede clasificar mediante distintos grados en función de su duración:

  • Fatiga aguda: este grado de fatiga hace referencia a una duración menor a una semana.
  • Fatiga transitoria: la fatiga se considera transitoria cuando su grado de duración es menor a un mes pero mayor a una semana.
  • Fatiga prolongada: cuando la fatiga dura más de un mes, se trata de fatiga prolongada.
  • Fatiga crónica: finalmente, hablamos de fatiga crónica, cuando su duración es mayor a seis meses.

No obstante, el síndrome de fatiga crónica también se puede categorizar en función del grado de afectación, pues no a todas las personas que la sufren tienen el mismo les afecta del mismo modo y en la misma intensidad:

  • Leve: la actividad que realizaría la persona en un estado sano se reduce a la mitad.
  • Moderado: el grado moderado hace referencia a la limitación del día a día de las personas dentro de su hogar, con una reducción importante de su actividad, concretamente una reducción de una tercera parte de su actividad en estado sano.
  • Grave: este es el grado más elevado del síndrome de fatiga crónica. Se trata de una limitación tan grande en la que el paciente se reduce a permanecer en la cama de un modo predominante. No puede realizar un mínimo de actividad que conlleve un esfuerzo por pequeño que sea.
Síndrome de fatiga crónica: qué es, síntomas, grados y tratamiento - Síndrome de fatiga crónica: grados

Fatiga crónica y fibromialgia

Como ya conocemos el síndrome de fatiga crónica, ahora nos centramos en explicar, de modo introductorio, la fibromialgia. Pues la fibromialgia es una patología caracterizada por una extrema sensibilidad centrada en el dolor. Se trata de un dolor generalizado, debido a una sensibilidad alterada por el sistema que regula la sensación de dolor. De este modo, se entiende que, a modo de metáfora, un abrazo para una persona sana es un gesto sincero de amor, en cambio, para una persona que padece fibromialgia resulta una tortura, como si se le rompieran todos los huesos del cuerpo en ese mismo instante.

Aunque se trate de dos patologías diferenciadas, ambas tienen un gran impacto en la sociedad, ya que un 40% de la población que padece el síndrome de la fatiga crónica, padece al mismo tiempo fibromialgia. Además, ambas patologías comparten una serie de características a destacar: son más recurrentes en mujeres que en hombres, comparten algunos síntomas (dolor corporal, cansancio, problemas en el sueño, fatiga, ansiedad…) y los médicos recomiendan recurrir a un tratamiento multidisciplinar en ambas enfermedades para poder dar una atención integral al paciente. En el siguiente artículo encontrarás más información: Fibromialgia: qué es, causas y síntomas.

¿Quién diagnostica el síndrome de fatiga crónica?

El diagnóstico del síndrome de fatiga crónica puede resultar complicado, pues comparte sintomatología con otras patologías como, por ejemplo, la fibromialgia, pero también otras complicaciones médicas como: deterioro del corazón y los pulmones, trastornos de sueño y otras enfermedades que producen cansancio. Además, no existen pruebas estandarizadas que evalúen este síndrome.

Así pues, los especialistas que se encargan de diagnosticar el síndrome de fatiga crónica son todos aquellos especializados en medicina interna, aunque se estima que puede diagnosticarlo cualquier médico general o especialista que esté familiarizado con la enfermedad.

Para poder realizar un diagnóstico adecuado, se debe realizar un diagnóstico por exclusión, es decir, excluyendo otras patologías con síntomas relacionados. Para ello, resulta esencial realizar una historia clínica o anamnesis, donde el especialista debe registrar una serie de preguntas relacionadas con: forma y momento de inicio de la fatiga, reposo, actividad física, grado en que las actividades se ven limitadas, síntomas característicos del síndrome, factores desencadenantes (otras enfermedades que se puedan desarrollar debido a la fatiga), entre otros. Dentro de la anamnesis también es fundamental conocer los antecedentes personales y familiares del paciente, a fin de poder conocer la in/existencia de una historia previa de trastornos mentales (ansiedad, depresión…). Ya que, por ejemplo, el estrés y la ansiedad también pueden producir cansancio excesivo y dolores musculares.

Dejando de lado la anamnesis o historia clínica, también resulta útil, para el diagnóstico del síndrome de fatiga crónica, realizar una exploración física en general para, así, poder descartar otras patologías, teniendo en cuenta el diagnóstico diferencial.

Síndrome de fatiga crónica: tratamiento

No existe un tratamiento concreto que asegure la cura del síndrome de fatiga crónica, pero sí que es importante tratar los síntomas del mismo. A pesar de todo, los profesionales de la medicina interna recomiendan ofrecer un tratamiento integral al paciente, de forma multidisciplinar, teniendo en cuenta el tratamiento psicológico y el tratamiento farmacológico.

  • Tratamiento farmacológico: se conoce la eficacia de un grupo de fármacos enfocado al alivio de la sintomatología del síndrome de fatiga crónica. Además, la administración farmacológica puede ser individual (sólo un fármaco) o, mediante una combinación de fármacos. El profesional especialista decide qué fármacos son adecuados para cada paciente en función de cada determinada situación.
  • Tratamiento psicológico: por otro lado, también es de suma importancia el apoyo o tratamiento psicológico. Pues con la ayuda del profesional de la psicología, se deben tratar los síntomas del síndrome de fatiga crónica que presenta el paciente, por lo que resulta esencial averiguar cuáles son los síntomas que demuestra tener la persona y cuáles son los que mayor afectación negativa le causa. El orden por los que se deben tratar cada uno de los síntomas presentados es en función de su afectación, así pues, el síntoma que más connotaciones negativas tenga sobre el paciente será el primero en ser tratado.
  • Finalmente, cabe destacar que realizar pequeñas actividades físicas controladas, de forma moderada y gradual, pueden resultar beneficiosas para la mejora del estado de salud de los pacientes. Así pues, la mejor manera para iniciarse es salir a caminar.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Síndrome de fatiga crónica: qué es, síntomas, grados y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Referencias
  1. Solà, J. F. (2002). El síndrome de fatiga crónica. Med Integral., 40, 56-63.
Bibliografía
  • Barbado, F.J., Gómez, J., López, M., y Vázquez, J.J. (2006). El síndrome de fatiga crónica y su diagnóstico en medicina interna. Anales de Medicina Interna, 23(5).
  • MedlinePlus. (2019). Síndrome de fatiga crónica.
  • Sandín, B. (2005). El síndrome de fatiga crónica: características psicológicas y terapia cognitivo-conductual. Revista de psicología y psicología clínica, 10(1), 85-94.

Escribir comentario sobre Síndrome de fatiga crónica: qué es, síntomas, grados y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Síndrome de fatiga crónica: qué es, síntomas, grados y tratamiento
1 de 2
Síndrome de fatiga crónica: qué es, síntomas, grados y tratamiento

Volver arriba