menu
Compartir

Síndrome de Jerusalén: causas, síntomas y tratamiento

 
Por Iván Piquero. 10 marzo 2021
Síndrome de Jerusalén: causas, síntomas y tratamiento

Viajar por el mundo es una actividad que nos permite conocer diversas culturas, costumbres y lugares. Durante las vacaciones, a la gente le gusta viajar, pasar unos días en entornos diferentes a los rutinarios y romper con la monotonía. Ahora bien, ¿y si viajar a determinados lugares pudiera conllevar el desarrollo de sintomatología psicopatológica?

Jerusalén, París, Nepal, India, Florencia y Hawai son destinos en los que se ha observado el desarrollo este tipo de síntomas. El "síndrome de Jerusalén” es, de todos ellos, el que más porcentaje de sintomatología psicótica presenta. Sigue leyendo este artículo de Psicología-Online en el que te hablamos del síndrome de Jerusalén, sus causas, síntomas y tratamiento.

¿Qué es el Síndrome de Jerusalén?

El síndrome de Jerusalén comprende la aparición de sintomatología psicótica (como delirios y alucinaciones) que sufren algunos turistas al visitar la ciudad y sus lugares sagrados.

El psiquiatra Yair Bar-El puso nombre a este síndrome tras detectar que estos problemas no suponían un caso aislado y aparecían en un número reducido de turistas.

El hospital “Kfar Shaul Mental Health Centre” es el lugar asociado al cuidado de los turistas que desarrollan este tipo de sintomatología y en el que reciben ayuda psiquiátrica y psicológica. El equipo de Yair Bar-El observó que en el período entre el año 1980 y 1993 acudían 100 personas de media al año con síntomas del síndrome, de las que 40 requerían ingreso hospitalario.

Tipos de pacientes con el síndrome de Jerusalén

El grupo de trabajo de Yair Bar-El identificó diferentes tipos de pacientes en base a su experiencia clínica.

Tipo I

El primer grupo estaría formado por personas que ya habían sido diagnosticadas de algún trastorno psicótico con anterioridad a su viaje a Jerusalén. De hecho, es el propio trastorno, en el que podríamos encontrar ideas delirantes, el que habría motivado el viaje a tierra santa, lugar en el que estos pacientes querrían completar “su misión”.

A su vez, dentro de este tipo podemos encontrar otros subtipos:

  • En primer lugar, hay pacientes que o bien se identifican con un personaje bíblico o bien están convencidos de que dicho personaje son ellos mismos.
  • En segundo lugar, podemos observar pacientes que se identifican, esta vez, con una idea política o religiosa.
  • Un tercer grupo, está formado por personas que atribuyen al destino israelí propiedades curativas.
  • Un último grupo, lo conforman pacientes que muestran sus problemas mentales en forma de problemas familiares.

Tipo II

Un segundo tipo de pacientes incluye a pacientes que muestran ideas idiosincráticas y pueden mostrar problemas psicológicos, aunque estos no formen un trastorno u enfermedad (por ejemplo, puede presentar ideas obsesivas aunque no se le pueda diagnosticar de un trastorno obsesivo-compulsivo).

Este grupo puede dividirse también en dos subcategorías en función de si hablamos de:

  • Grupos de personas: suelen llamar la atención aunque, por su sintomatología, no hace que lleguen a recibir atención especializada.
  • Personas “solitarias”, siendo este subgrupo menor que el anterior.

Grupo III

Este sería el grupo en el que encontraríamos el síndrome como tal. En él, agrupamos pacientes que no cuentan con antecedentes psiquiátricos previos (no al menos como en los grupos anteriores).

Se trata de pacientes que sufren un brote psicótico agudo cuando llegan a la ciudad (o a alguno de sus lugares sagrados). En ellos no se suelen dar alucionaciones visuales ni auditivas.

Síntomas del Síndrome de Jerusalén

El grupo de Yair Bar-El elaboró una serie de criterios para identificar a este tipo de pacientes. Los pacientes no tienen historia previa de enfermedad psiquiátrica (no existen episodios psicóticos previos, uso de sustancias o problemas significativos relacionados con la vida familiar o laboral). Llegan a Jerusalén como cualquier otro turista, sin ninguna “misión especial” o cualquier otro propósito relacionado. Suelen viajar acompañados por familiares y/o como parte de un grupo de personas.

Los pacientes sufren una reacción psicótica aguda en el que se pueden diferenciar 7 etapas:

  1. Aparición de sintomatología ansiosa, agitación, nerviosismo y tensión.
  2. Deseo manifiesto de recorrer la ciudad de forma solitaria.
  3. Obsesión relacionada con la higiene.
  4. Preparación de una toga blanca, a menudo ayudándose de la ropa de cama del hotel.
  5. Necesidad de gritar, chillar o cantar versos bíblicos, salmos o himnos religiosos.
  6. Realización de una marcha o procesión a lugares santos dentro de la ciudad.
  7. Realización de un sermón público en algún lugar sagrado. Dicho discurso puede resultar confuso y en él piden a la humanidad adoptar estilos de vida más morales y saludables.

Tras la recuperación, estos pacientes son capaces de recordar todo lo que ha sucedido, aunque suele ser algo que les avergüenza y evitan hablar de ello.

En este artículo encontrarás más información sobre el brote psicótico.

Causas del síndrome de Jerusalén

Debemos considerar las causas para el síndrome de Jerusalén en función de los diferentes grupos de pacientes que hemos mencionado:

  • Para los dos primeros grupos (en los que se daba una historia psiquiátrica previa o problemas psicológicos previos) sus problemas o trastornos previos juegan un papel fundamental en el desarrollo del síndrome de Jerusalén" . Como hemos visto, el viaje a Jerusalén puede ser o bien consecuencia de sus problemas o detonante de una situación latente.
  • Por otro lado, el tercer grupo (en el que no existe historia psiquiátrica previa ni problemas psicológicos previos) la causa estaría más relacionada con la dimensión espiritual y religiosa de cada persona y el viaje a un lugar religiosamente emblemático como es Jerusalén.

Tratamiento del síndrome de Jerusalén

En el caso del grupo III, formado por pacientes sin antecedentes psiquiátricos, parece haber una buena recuperación espontánea en menos de una semana, es decir, su recuperación se produce de forma natural (más aún cuanto más se aleja de la ciudad y los lugares santos).

Pese a la existencia de una alta tasa de recuperación espontánea, el tratamiento consistiría, según la experiencia de Yair Bar-El, en:

  • A nivel psiquiátrico, se utilizarían tranquilizantes menores y/o melatonina.
  • Mejora y fortalecimiento de relaciones familiares y facilitación del regreso al grupo de viaje.
  • Atención psicológica en momento de crisis.
  • En algunos casos, se podría pedir la colaboración de un sacerdote.

Por otro lado, según el doctor y su equipo, es importante la prevención que se puede llevar a cabo por parte de los guías turísticos, de forma que estos estén entrenados en la detección de posible sintomatología.

El síndrome de Jerusalén guarda cierto parecido con el síndrome de Stendhal y el síndrome de París.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Síndrome de Jerusalén: causas, síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Bibliografía
  • Anna Poleszczyk, Lukasz Swiecicki (2013) Jerusalem Syndrome. Psychiatria Polska. 47(2), 353-360.
  • Louise Howard (2000) Correspondence. British Journal of Psychiatry (176) 492-498
  • Regis Airault, MD y Thomas H Valk, MD (2018) Travel-Related psychosis (TrP): a landscape analysis. Journal of Travel Medicine, 25 (1) doi.org/10.1093/jtm/tay054
  • Yair Bar-El, Rimonda Durst, Gregory Katz, Josef Zislin, Ziva Strauss y Haim Y. Knobler (2000) Jerusalem Syndrome. British Journal of Psychiatry (176) 86-90 doi.org/10.1192/bjp.176.1.86

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Síndrome de Jerusalén: causas, síntomas y tratamiento
Síndrome de Jerusalén: causas, síntomas y tratamiento

Volver arriba