menu
Compartir

Cómo resolver un conflicto entre niños

Por Marta Menéndez. Actualizado: 25 marzo 2021
Cómo resolver un conflicto entre niños

El conflicto es una parte normal de la vida de los niños. Tener diferentes necesidades o deseos o querer las mismas cosas puede llevar a los pequeños/as a un conflicto entre ellos. Las formas habituales en las que los infantes responden al conflicto incluyen discusiones y agresiones físicas, así como también respuestas más pasivas, como retroceder y evitarse mutuamente.

Los niños son mucho más felices, tienen mejores amistades y aprender mejor en la escuela cuando saben cómo manejar bien el conflicto. Por ello, en este artículo de Psicología-Online, te contamos cómo resolver un conflicto entre niños, las técnicas de resolución de conflictos y los pasos para resolver un conflicto entre infantes con actividades y ejemplos.

Técnicas de resolución de conflictos para niños

La resolución de un conflicto de forma efectiva requiere que los niños dispongan de una combinación de habilidades sociales y emocionales bien desarrolladas. Algunas de estas habilidades incluyen manejo de emociones, comprensión de los otros, comunicación efectiva y toma de decisiones. Los niños necesitan una buena guía para aprender estas habilidades. Aprender cómo usar estas habilidades de forma combinada requiere práctica y madurez. Sin embargo, los niños con un buen apoyo por parte de los adultos pueden ir desarrollando poco a poco sus habilidades para resolver los conflictos de forma independiente.

Veamos las habilidades y técnicas necesarias para resolver un conflicto entre niños son:

  • Manejo de emociones intensas. Para desarrollar esta habilidad es fundamental la educación emocional. En este artículo puedes ver Cómo trabajar las emociones en los niños.
  • Expresión verbal de pensamientos y sentimientos propios. Para ayudarle a desarrollar esta habilidad, comienza a identificar y comunicar los pensamientos y sentimientos en su presencia.
  • Identificación del problema y expresión de las necesidades propias. Para desarrollar esta habilidad en los niños, anímales a hablar sobre sus propios deseos, necesidades, miedos o preocupaciones sin demandar una solución inmediata.
  • Comprender la perspectiva del otro. Para fomentar esta habilidad debes animarle a escuchar lo que los otros quieren o necesitan, a comprender los miedos o preocupaciones de los otros, entender al otro sin necesidad de llegar a un acuerdo y a responder de forma apropiada.
  • Generar diversas soluciones a un problema. Anímale a pensar en diversas opciones y a intentar incluir las necesidades y preocupaciones de todos.
  • Negociación. Para ayudarle a practicar esta técnica de solución de conflictos, anímale a ser flexible, abierto y a mirar por sus necesidades y las de las otras personas (asertividad).

Pasos para resolver un conflicto para niños

Cuando el conflicto se maneja mal, puede tener un impacto negativo en las relaciones de los niños, en su autoestima y su aprendizaje. Sin embargo, enseñar las habilidades sociales para resolver conflictos puede ayudar de manera significativa. Hay algunos pasos que puedes seguir para que resolver un conflicto entre niños te resulte más fácil:

1. Calma y distancia

Dale a cada uno la oportunidad de tomar un respiro del otro. Pregúntales qué necesitan para calmarse. Algo que puede hacerse es que se distancien el uno del otro, caminen, cuenten hasta 10 o escriban lo que sienten en un papel. Lo que no debemos olvidar es que, en cualquier caso, nada coherente surgirá en una discusión con niños enfadados y emocionalmente frágiles. Así que pídeles que determinen la mejor manera de calmarse antes de intentar resolver el problema.

2. Identificación y comprensión el problema

Una vez que los niños están calmados, habla con cada uno de ellos (a la vez o por separado, dependiendo de las circunstancias) y ayúdales a identificar su problema. Enfatiza la importancia de ser honesto y admitir la culpa de cada uno en los conflictos. Anímales a expresar lo que sienten respecto al problema y a escuchar al otro.

3. Disculpas adecuadas

Una buena disculpa comunicará tres cosas: arrepentimiento, responsabilidad y remedio o solución. Disculparse por un problema puede parecer difícil, pero ayudará a reparar y mejorar las relaciones con los otros.

Anima a cada niño (o solo a uno, depende de las circunstancias) a darle al otro una buena disculpa. Escribirla antes de decirla puede ser un buen comienzo y, después, esa carta puede ser entregada al otro niño. En el caso de que los niños sean pequeños puedes darles algún ejemplo de cómo pueden disculparse. La disculpa de los niños debería incluir:

  • La palabra “perdón”.
  • Reconocer lo que se ha hecho mal.
  • La solución de la situación.
  • Promesa de mejor conducta la próxima vez.
  • Preguntar por perdón.

Sin embargo, una mala disculpa es aquella en la que el infante trata de justificar sus palabras o conductas, culpando al otro, con excusas y minimizando las consecuencias.

4. Búsqueda de una solución

Pídele al niño que haga una lluvia de ideas para solucionar su conflicto de forma asertiva. Para ellos es muy tentativo pedirle al adulto que genere soluciones, pero es bueno que ellos busquen, piensen en soluciones y lleguen a acuerdos por ellos mismos. Anima a cada niño a escuchar con atención al otro y a hablar de forma amable y honesta.

5. Seguimiento

Haz un seguimiento con los niños para ver cómo se llevan y si la solución acordada ha funcionado. Si la estrategia de hablar juntos y resolverlo por si mismos no funciona, lo mejor es sugerirle una estrategia. Este seguimiento puede servir de ayuda para recordarles que hay que escuchar e interactuar con amabilidad.

Cómo enseñar a los niños a solucionar conflictos

Como decíamos anteriormente, algo fundamental a la hora de resolver un conflicto es ponerse en el lugar del otro y llegar a la solución que sea mejor para todos. Por lo tanto, también se necesitan habilidades emocionales como la empatía. Aprender la capacidad de reconocer y apreciar los sentimientos y necesidades, aunque sean diferentes a las propias es fundamental. Las habilidades para la empatía se desarrollan con el tiempo e incluyen:

  • Reconocer tus propios sentimientos.
  • Reconocer los sentimientos de los demás.
  • Aprender habilidades sociales.
  • Escuchar las opiniones de los demás.
  • Pensar cómo sería si vieras la situación a su manera.
  • Pensar cómo puedes responder de una manera afectuosa.
  • Hacer algo para ayudar.

Si te interesa aprender más sobre cómo enseñar a los niños, puedes seguir formándote como educadora infantil de la mano de Euroinnova Business School, ya que ofrecen multitud formaciones homologadas, de calidad y en modalidad 100% online.

No debemos olvidar que los roles de los padres son muy importantes en el apoyo a los niños para que aprendan amabilidad y empatía.

Cómo resolver un conflicto entre niños - Cómo enseñar a los niños a solucionar conflictos

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo resolver un conflicto entre niños, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Problemas de socialización.

Bibliografía
  • Bilbao, Á. (2015). El cerebro del niño explicado a los padres. Plataforma.
  • Euroinnova Bussines School. Cursos homologados de educación infantil. Recuperado de: https://www.euroinnova.edu.es/cursos-homologados-educacion-infantil

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
claudia garcia
Información muy interesante y últil. Seguiré informándome sobre temas de educación infantil. Gracias!
yael
mentira a los niños se les da todo

Cómo resolver un conflicto entre niños
1 de 2
Cómo resolver un conflicto entre niños

Volver arriba