Compartir

Antidepresivos tricíclicos: para qué sirven, nombres y efectos secundarios

 
Por Marta Thomen Bastardas. 19 marzo 2019
Antidepresivos tricíclicos: para qué sirven, nombres y efectos secundarios

Los antidepresivos forman parte de los fármacos prescritos más habituales en nuestro país. Los antidepresivos tricíclicos (ADT) se denominan así por su estructura química, la cual incluye como base dos anillos unidos por otro central, dando una estructura tridimensional. Forman parte de los antidepresivos cíclicos, formados por los antidepresivos tricíclicos (tres anillos) y los tetracíclicos (cuatro anillos). Los ADT son, junto a los inhibidores de monoaminooxidasa (IMAO), los antidepresivos más antiguos y siguen manteniendo un papel relevante en la práctica clínica actual, sin embargo se han visto muy limitados.

Si te interesa conocer los ADT, en este artículo de Psicología-Online, explicaremos los antidepresivos tricíclicos: para qué sirven, nombres y efectos secundarios.

Para qué sirven los antidepresivos tricíclicos

Los antidepresivos tricíclicos forman parte del grupo de fármacos antidepresivos y su eficacia ha sido demostrada en reiteradas investigaciones. Se ha demostrado que el efecto terapéutico de los ADT produce una mejora o remisión de los síntomas depresivos en más del 65% de los casos. Es importante destacar que la psicofarmacoterapia no produce una remisión total del trastorno, en cambio, existen elevadas evidencias en que la combinación de la farmacoterapia con determinados tipos de psicoterapia incrementa en gran medida la recuperación. Es decir, la mejor opción es combinar los antidepresivos con el tratamiento psicológico para la depresión. Además, cabe destacar que el efecto de los antidepresivos tricíclicos mejora únicamente el estado de ánimo en aquellas personas que previamente han tenido una sintomatología depresiva, de modo que no elevan el ánimo de una persona que se encuentra dentro de la normalidad.

En la actualidad, se discute si los ADT tienen como principal indicación las formas más graves de la depresión, la depresión mayor. Aún así, son varios los trastornos que son tratados con los antidepresivos tricíclicos con una indicación específica de su uso. Los trastornos psicológicos tratados con antidepresivos tricíclicos son:

Elección del fármaco

¿Cómo podemos elegir el antidepresivo adecuado? Aún y tener presentes las indicaciones específicas de determinados trastornos que son tratados con fármacos antidepresivos, concretamente con ADT, resulta difícil la selección del más adecuado, debido al extenso número de antidepresivos disponibles en el mercado. Sin embargo, los efectos secundarios que producen los fármacos tienden a ser generalmente el factor principal de la elección del fármaco. Además, es preciso que las variables de cada fármaco se ajusten a las variables de cada perfil de paciente. Las variables que deben tenerse en cuenta para la correspondencia entre el fármaco y el paciente son las siguientes:

En cuanto al paciente, se tendrá en cuenta:

  • Subtipo de depresión
  • Edad
  • Género
  • Estado de salud

En cuanto al fármaco, se tendrá en cuenta:

  • Efectos secundarios
  • Seguridad
  • Precio

Antidepresivos tricíclicos: nombres comerciales

Los ADT se denominan en función de su principio activo, sin embargo, todos ellos tienen un nombre comercial. A continuación, se presentará de cada fármaco el principio activo, el nombre comercial, la dosis terapéutica y las distintas formas de administración de cada fármaco.

Principio activo: Amitriptilina

  • Nombre comercial: Elavil
  • Dosis terapéutica (mg/día): 150-300
  • Forma de administración: comprimidos: 10, 25, 50, 75, 100 y 150 mg. o inyectable: 10 mg/ml.

Principio activo: Clomipramina

  • Nombre comercial: Anafranil
  • Dosis terapéutica (mg/día): 100-250
  • Forma de administración: cápsulas: 25, 50 y 75 mg.

Principio activo: Desipramina

  • Nombre comercial: Norpramin
  • Dosis terapéutica (mg/día): 150-300
  • Forma de administración: comprimidos: 10, 25, 50, 75, 100 y 150 mg.

Principio activo: Doxepina

  • Nombre comercial: Sinequan
  • Dosis terapéutica (mg/día): 150-300
  • Forma de administración: cápsulas: 25, 50, 75, 100 y 150 mg. o solución oral: 10mg/ml.

Principio activo: Imipramina

  • Nombre comercial: Tofranil
  • Dosis terapéutica (mg/día): 150-300
  • Forma de administración: comprimidos: 10, 25 y 50 mg.

Principio activo: Maleato de trimipramina

  • Nombre comercial: Surmontil
  • Dosis terapéutica (mg/día): 150-300
  • Forma de administración: cápsulas: 25, 50 y 100 mg.

Principio activo: Nortriptilina

  • Nombre comercial: Aventyl, Pamelor
  • Dosis terapéutica (mg/día): 50-150
  • Forma de administración: cápsulas: 10, 25, 50 y 75 mg. o solución oral: 10mg/5ml.

Principio activo: Pamoato de imipramina

  • Nombre comercial: Tofranil-PM
  • Dosis terapéutica (mg/día): 150-300
  • Forma de administración: cápsulas: 75, 100, 125 y 150 mg.

Principio activo: Protriptilina

  • Nombre comercial: Vivactil
  • Dosis terapéutica (mg/día): 15-60
  • Forma de administración: comprimidos: 5 y 10 mg.
Antidepresivos tricíclicos: para qué sirven, nombres y efectos secundarios - Antidepresivos tricíclicos: nombres comerciales

Efectos secundarios de los antidepresivos tricíclicos

Los ADT, hoy en día, se consideran fármacos de segunda o tercera elección debido a la dificultad para realizar el ajuste del intervalo de tiempo en que se administra dicha medicación y la determinación de la dosis que debe darse, así como sus implicaciones de toxicidad. Además, aunque generalmente los antidepresivos tricíclicos tienen un precio menor que los otros antidepresivos, su relación beneficio-gasto no resulta tan buena, debido a que tiende a ser necesario el aumento de consultas durante el tratamiento con dicho fármaco, tienden a realizarse más pruebas de laboratorio de lo normal y se estima una mayor intoxicación por sobredosis y un mayor índice de interrupción de su administración a causa de los efectos secundarios que genera.

La administración de ADT puede comportar diversos efectos secundarios que pueden agruparse en cuatro grandes categorías: anticolinérgicos, cardiovasculares, del sistema nervioso central y otros. Los efectos secundarios de los antidepresivos tricíclicos son los siguientes:

1. Efectos secundarios anticolinérgicos

  • Sequedad bucal
  • Estreñimiento
  • Retraso en el inicio de la micción
  • Reflujo esofágico
  • Confusión
  • Dificultades para la acomodación visual

2. Efectos secundarios cardiovasculares

  • Hipotensión ortostática
  • Palpitaciones
  • Hipertensión

3. Efectos secundarios en el sistema nervioso central

  • Temblor
  • Sedación
  • Activación
  • Contracciones mioclónicas
  • Convulsiones
  • Síntomas extrapiramidales

4. Otros efectos secundarios

Siendo los más frecuentes la somnolencia, la sequedad bucal, el estreñimiento y la dificultad para acomodar la visión. Cabe destacar que el consumo de alcohol está contraindicado debido a la fuerte potenciación del fármaco que conlleva.

Con el fin de prevenir los efectos secundarios es muy importante la administración sea de forma lenta y progresiva. Además, algunos de los efectos secundarios pueden aliviarse con la reducción de la dosis administrada.

Sobredosificación de los antidepresivos tricíclicos

En una sobredosificación de los ADT la persona puede presentar confusión mental, delirios y pérdidas de conciencia. Además, la sobredosificación estos fármacos puede causar la muerte, a causa de ocasionar una reducción del ritmo cardíaco y arritmias que pueden poner la vida de la persona en peligro.

Interrupción del tratamiento de los antidepresivos tricíclicos

Para hacer una correcta retirada del fármaco o reducir su dosis prudentemente, debe realizarse de forma escalonada, reduciendo 25 o 50 mg cada 2 o 3 días, para evitar los síntomas de rebote de los efectos secundarios anticolinérgicos que pueden presentarse si se retira de forma brusca. Los síntomas más habituales en la retirada brusca de los antidepresivos tricíclicos son los siguientes:

  • Náuseas y vómitos
  • Síntomas gastrointestinales y malestar estomacal
  • Cólicos
  • Sudoración
  • Cefalea
  • Dolor en el cuello

Por todo ello, es muy importante no cometer errores al tomar antidepresivos.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Antidepresivos tricíclicos: para qué sirven, nombres y efectos secundarios, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicofármacos.

Bibliografía
  • Fe Bravo, M. (2002). Psicofarmacología para psicólogos. Madrid: Síntesis.
  • Schatzberg, A., Cole, J & DeBattista, C. (2005). Manual de psicofarmacología clínica. Barcelona: ArsMedica.
  • Stahl, S. (2002). Psicofarmacología esencial: bases neurocientíficas y aplicaciones clínicas. Barcelona: Ariel Neurociencia .

Escribir comentario sobre Antidepresivos tricíclicos: para qué sirven, nombres y efectos secundarios

¿Qué te ha parecido el artículo?

Antidepresivos tricíclicos: para qué sirven, nombres y efectos secundarios
1 de 2
Antidepresivos tricíclicos: para qué sirven, nombres y efectos secundarios

Volver arriba