menu
Compartir

Tipos de antidepresivos y para qué sirven

 
Por Iván Piquero. Actualizado: 12 mayo 2021
Tipos de antidepresivos y para qué sirven

La sintomatología depresiva y los cuadros depresivos pueden ser tratados mediante diferentes estrategias de intervención. Una de ellas, quizá de las más conocidas, es la terapia farmacológica, basada fundamentalmente en psicofármacos antidepresivos.

En la actualidad podemos encontrar varios tipos de antidepresivos, de entre los que el médico o psiquiatra escogerá el más adecuado para el caso. La prescripción del fármaco vendrá acompañada de indicaciones y explicaciones para su consumo que el paciente deberá cumplir para que el tratamiento consiga la mayor eficacia posible.

Si quieres conocer un poco más sobre psicofármacos antidepresivos continúa leyendo este artículo de Psicología-Online, en el hablamos sobre tipos de antidepresivos y para qué sirven.

Qué son los antidepresivos y para qué sirven

Los antidepresivos son un tipo de psicofármacos. A continuación, veremos cómo funcionan, para qué se utilizan, sus efectos secundarios y sus tipos.

Cómo funcionan los antidepresivos

Basándonos en la hipótesis monoaminérgica de la depresión, los psicofármacos antidepresivos actúan precisamente paliando el déficit en la serotonina, noradrenalina y dopamina. En este artículo hablamos en profundidad de Los neurotransmisores implicados en la depresión. Los primeros psicofármacos, los clásicos, actúan sobre las tres a la vez. Por el contrario, los más modernos actúan sobre ellas de forma selectiva y específica.

Para qué se utilizan los antidepresivos

Los antidepresivos se utilizan especialmente para tratar la depresión. Al hablar de depresión podemos referirnos a:

  • La depresión como un cuadro diagnóstico tal como el trastorno de depresión mayor o la distimia, que conllevan una serie de síntomas que conforman el trastorno (los síntomas depresivos como insomnio, retardo psicomotor, anhedonia, etc.).
  • Popularmente nos podemos referir como "estar deprimido" a experimentar un bajo estado de ánimo. Este bajo estado de ánimo no solo sería un síntoma de los trastornos depresivos, también podemos encontrarlos en otros cuadros diagnósticos.

Existen diversas teorías explicativas sobre el origen de la depresión. Sin desmerecer las demás, la hipótesis monoaminérgica de la depresión establece que las personas deprimidas sufren un déficit de alguna de las monoaminas biogénicas: noradrenalina, serotonina y dopamina. El tratamiento de los trastornos depresivos incluye y combina, en muchas ocasiones, la terapia psicológica y la terapia farmacológica. Dentro de esta última, los fármacos de elección son los antidepresivos. A continuación, veremos en qué consisten y para qué sirven los antidepresivos.

El tratamiento ha de estar supervisado en todo momento por un médico. No debemos ni autoadministrarnos ese tipo de fármacos ni interrumpir su consumo de forma voluntaria. La brusca interrupción del tratamiento puede provocar síntomas como vértigo, ansiedad y agitación, insomnio, náuseas, diarrea, estado de ánimo bajo, etc. En este artículo, explicamos Cómo dejar los antidepresivos.

Los antidepresivos están indicados, además de para tratar los cuadros diagnósticos depresivos como la distima o el trastorno de depresión mayor, otros como el trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de pánico, fobia social, trastorno de estrés postraumático, trastornos de control de impulsos, etc.

Efectos secunadarios de los antidepresivos

Por último, los fármacos pueden provocar efectos secundarios en los pacientes. Este también es el caso de los antidepresivos, sobre todo de los más clásicos. El paciente debe tener en cuenta que pueden aparecer estos efectos secundarios y que, además, los efectos terapéuticos de los antidepresivos se demoran entre dos y cuatro semanas. Por lo tanto, no debe alarmarse si no nota mejoría y además aparecen efectos secundarios durante las primeras semanas. Aquí explicamos por qué los antidepresivos tardan en hacer efecto.

¿Cuántos tipos de antidepresivos existen? A continuación, veremos los 7 tipos de antidepresivos con sus nombres y características.

Antidepresivos tricíclicos y tetracíclicos (ADT)

Este tipo de antidepresivos actúan sobre la serotonina, la noradrenalina y sobre los receptores histamínicos y acetilcolínicos muscarínicos. Ejemplos de estos fármacos son:

  • Amitriptilina
  • Impramina (Tofranil)
  • Nortriptilina (Pamelo)
  • Desipramina (Norpramin)

Se trata de un tipo de antidepresivo clásico que tiene un gran efecto terapéutico que se observa únicamente en pacientes deprimidos y no tendría efecto en población no deprimida.

Como característica negativa, indicamos que los antidepresivos tricíclicos pueden provocar numerosos efectos secundarios como somnolencia, amargor, sequedad de boca, estreñimiento, problemas en la visión, taquicardias, disminución de la libido, etc.

Inhibidores de la monoaminoxidasa

Los inhibidores de la monoaminoxidasa pueden ser:

  • Irreversibles (IMAO): como la fenelzina (Nardil) o meclobamida. Quizá el aspecto más negativo del tipo irreversible es que presenta numerosas interacciones tanto a nivel dietético (por ejemplo con el queso o el vino tinto) como a nivel farmacológico (incluso con fármacos antipiréticos o antigripales). Además también puede provocar efectos secundarios como sequedad de boca, mareo, estreñimiento, cefalea, etc.
  • Reversibles (RIMA). El tipo reversible (RIMA) a dosis altas deberá seguir las mismas pautas restrictivas que los irreversibles (IMAO).

Estos actúan inhibiendo la enzima monoaminoxidasa, encargada de metabolizar las aminas biogénicas (recuerda que estas son la noradrenalina, serotonina y dopamina).

Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS)

Este tipo de antidepresivo actúa concretamente sobre el déficit de serotonina. Su efecto estabilizador del ánimo suele producirse a las 2-4 semanas de tratamiento. A diferencia de los antidepresivos tricíclicos, este tipo de fármacos presenta pocos efectos secundarios que además desaparecen en pocas semanas, siendo los más habituales náuseas, inquietud y cefaleas. Los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina son:

  • Fluoxetina (Prozac)
  • Paroxetina (Paxil o Pexeva)
  • Sertralina (Zoloft)
  • Citalopram (Celexa)
  • Escitalopram (Lexapro)

Inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSN)

Los ISRN actúan sobre la serotonina y la noradrenalina. Actúan poco más rápido que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. El efecto secundario más importante a tener en cuenta es la hipertensión, que puede aparecer junto a otros efectos secundarios como sequedad de boca o insomnio, además de alteraciones en la Los antidepresivos inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina son:

  • Venlafaxina (Effexor XR)
  • Duloxetina (Cymbalta)
  • Levomilnacipran (Fetzima)
  • Desvenlafexina (Pristiq)

Noradrenérgicos y selectivamente serotoninérgicos (NaSSA)

Este tipo de fármacos antidepresivos actúan sobre el déficit de noradrenalina y serotonina. Es posible que tras su aplicación aumente el apetito del paciente y este pueda aumentar de peso.

  • El nombre principal de este tipo de antidepresivo es mirtazapina (Remeron).

Inhibidores selectivos de la recaptación de noradrenalina (ISRN)

Estos antidepresivos tienen efecto sobre la noradrenalina. Los efectos secundarios de estos fármacos pueden ser sequedad de boca, estreñimiento, insomnio y sudoración.

  • El antidepresivo principal de este tipo es la reboxetina.

Inhibidores selectivos de la recaptación de dopamina (ISRD)

Hasta ahora, hemos visto fármacos que actúan de forma selectiva sobre la noradrenalina y la serotonina. En el caso de los ISRD el efecto se encuentra sobre la dopamina.

  • El principal antidepresivo de este tipo es el bupropion.

Se trata de fármacos que se han utilizado en el tratamiento de otros cuadros psicológicos como el tabaquismo. Se desaconseja su uso cuando existe historia de bulimia, manía o epilepsia.

Por último, puedes ver un vídeo explicativo sobre los tipos de antidepresivos.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tipos de antidepresivos y para qué sirven, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicofármacos.

Bibliografía
  • Bravo Ortiz, M.F. (2002) Psicofarmacología para psicólogos. Madrid: Síntesis
  • Stahl, S.M. (1997) Psychopharmacology of antidepressants. London: Martin Dunitz

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Tipos de antidepresivos y para qué sirven
Tipos de antidepresivos y para qué sirven

Volver arriba