Compartir

Medidas de prevención de la bulimia nerviosa

 
Por Marta Vicente. Actualizado: 3 abril 2018
Medidas de prevención de la bulimia nerviosa

Los trastornos de la alimentación son cada vez más frecuentes entre los jóvenes entre los 12 y 24 años, especialmente, entre las mujeres. La bulimia nerviosa es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza porque la persona que lo padece no tiene control sobre la ingesta de comida, come grandes cantidades de alimentos en poco tiempo y, posteriormente, suele provocarse el vómito o hace uso de laxantes para controlar y bajar su peso corporal. Existe una gran insatisfacción con la imagen propia y una preocupación extrema por la figura y el peso corporal.

Debido a que las personas que se encuentran en la etapa adolescente son mucho más vulnerables a este tipo de trastornos, se hace muy importante la prevención de su aparición desde la familia y el ámbito escolar, pues adoptando una serie de medidas sencillas es posible, en muchas ocasiones, evitar el padecimiento de la bulimia nerviosa desde la infancia. En este artículo de Psicología-Online, vamos a mostrar con detalle cuáles deben ser estas medidas de prevención de la bulimia nerviosa.

Síntomas de bulimia nerviosa

Antes de ver cuáles son las medidas de prevención para la bulimia nerviosa, es importante que tengamos claro cuáles son las señales de alarma que pueden indicarnos que alguien cercano a nosotros puede padecer este trastorno de la conducta alimentaria:

  • Tiene una preocupación excesiva por su imagen física o peso corporal.
  • Cambios bruscos y repentinos de peso corporal.
  • Atracones de comida, comiendo muy rápido y una gran cantidad de alimentos en un periodo muy breve de tiempo.
  • Provocación del vómito después de comer. Se puede detectar si la persona va mucho al baño después de comer, si presenta alteraciones en el esmalte dental, lesiones en las manos, síntomas de deshidratación, irritación de garganta, etc.
  • Suele evitar comer con gente, especialmente, en las celebraciones y tiende a comer a solas.
  • No acepta los alimentos con muchas calorías o rechaza los alimentos grasos, fritos o con salsas.
  • Cuenta las calorías que va a ingerir en cada comida.
  • Utiliza laxantes, diuréticos o enemas después de las comidas.
  • Está fuera de control, tiene cambios de humor constantes y bruscos.
  • Síntomas depresivos.
  • Está fatigada, débil y muy cansada.
  • Tiene una autoestima baja.
  • Hace ejercicio físico de manera intensa, sobre todo, después de las comidas para quemar las calorías consumidas y bajar de peso.
  • Su menstruación es irregular.
Medidas de prevención de la bulimia nerviosa - Síntomas de bulimia nerviosa

Prevención de la bulimia en adolescentes

Los trastornos dela conducta alimentaria como la bulimia nerviosa se observan con mucha más frecuencia en la etapa adolescente, especialmente, en mujeres jóvenes de entre los 12 y 24 años. Su temprana detección e iniciar el tratamiento psicológico y médico adecuado es fundamental para poder combatirlos y superarlos con éxito.

Se han llevado a cabo varios estudios en los que se ha destacado la importancia de adoptar una serie de medidas de prevención desde la infancia y la adolescencia para evitar, en la medida de lo posible, el padecimiento de la bulimia nerviosa. Según los especialistas, dichas medidas de prevención de la bulimia nerviosa deben abordarse de el ámbito familiar, escolar y social, ya que esto en una gran mayoría de casos puede marcar la diferencia y llegar a evitar su aparición.

  • En el ámbito familiar: el papel de los padres desde la infancia es de vital importancia, ya que es muy importante que se proporcione una buena educación alimentaria desde pequeños, mantener buenos hábitos alimentarios en familia, se fomente la autoestima y la autonomía de los hijos y se establezca un buen ambiente familiar en el que los hijos tengan total confianza para hablar con sus padres sobre cualquier tema que les preocupe.
  • En el ámbito escolar: también es muy importante que los docentes y profesores sean una fuente de información útil para los padres y para los alumnos. Esto puede hacerse a través de charlas y conferencias informativas, dando desde la infancia las técnicas adecuadas para desarrollar habilidades personales y sociales, fomentar hábitos de vida saludable, conductas adecuadas y responsables, así como una buena relación con los demás alumnos. Tanto los docentes como los compañeros de clase pueden ser un elemento clave en la detección de la bulimia nerviosa.

Cómo prevenir la bulimia desde el ámbito familiar

Veamos ahora qué medidas pueden adoptarse desde el ámbito familiar para tratar de prevenir la bulimia nerviosa en los hijos. En este caso, la prevención consiste principalmente en mantener una buena relación familiar desde la infancia y en favorecer un ambiente que propicie el diálogo entre padres e hijos:

  • Enseñarle a los niños desde pequeños la importancia de llevar unos buenos hábitos alimentarios: seguir una dieta equilibrada y sana (prevalencia de verduras y frutas y limitación de alimentos dulces, fritos, grasos, comida rápida. etc.), establecer horarios fijos para comer, distribuir los alimentos en cinco comidas al día en porciones adecuadas, evitar saltarse alguna comida y no picar entre horas.
  • El simple hecho de compartir en familia el momento de las comidas favorece un buen ambiente familiar en el que se da pie al diálogo y conversación entre los diferentes miembros de la familia.
  • Animar a los hijos a realizar ejercicio físico desde pequeños y transmitirle la importancia que tiene este hábito para su salud y para su forma física.
  • Fomentar la autoestima de los hijos para que, a medida que vaya creciendo, sea una persona segura de sí misma y tenga la capacidad de aceptar su imagen física.
  • Fomentar la autonomía de los niños desde pequeños para que, de esta forma, vayan teniendo sus propias opiniones y no les afecte en exceso lo que los demás digan de ellos o los mensajes sobre estética y canónes de belleza que reciban a través de los medios de comunicación y la publicidad.
  • Explicarles cuando sea necesario la realidad y los mitos sobre estos mensajes acerca de la imagen física e inculcarles que la salud es lo más importante de todo. De esta manera, evitaremos que el conseguir una "imagen perfecta" sea una de sus mayores preocupaciones o metas.
  • Favorecer las relaciones sociales desde niño y animarle a que realice actividades extraescolares.
  • Procurar no proponerles alcanzar objetivos o metas inalcanzables en el ámbito académico, deportivo o estético. Se debe tener siempre en cuenta la capacidad mental y la constitución física del niño, ya que de lo contrario, su autoestima podría verse muy afectada.
  • En el caso de que los niños o adolescentes tengan que perder peso, es muy importante que lo hagan bajo un control médico muy estricto.

Aunque en muchas ocasiones, los padres, hermanos o familiares directos pueden llegar a sentir que están entrometiéndose en la vida privada de su familiar, es muy importante que ante la mínima sospecha de que pueda estar padeciendo un trastorno de alimentación, lo observen de cerca y tengan en cuenta todas las señales que hemos mencionado en el apartado 1. Solo así, se podrá ayudar a la persona afectada e iniciar el tratamiento médico apropiado.

Medidas de prevención de la bulimia nerviosa - Cómo prevenir la bulimia desde el ámbito familiar

Cómo prevenir la bulimia en adolescentes desde el aula

Tal y como hemos comentado anteriormente, el otro ámbito importante desde el que se debe actuar para prevenir la bulimia nerviosa es el académico. Los docentes son personas adultas que conviven diariamente con los alumnos y pueden contemplar con facilidad cualquier cambio físico o psicológico significativo que les lleve a sospechar que esa persona está sufriendo un trastorno de alimentación. Además de esto, son las personas indicadas para informar tanto a los padres como a los alumnos sobre este tipo de trastornos o pueden organizar conferencias realizadas por profesionales que den a conocer sus consecuencias o cómo se debe actuar en estos casos.

En este sentido, desde el aula, las medidas de prevención de la bulimia nerviosa que se pueden adoptar son las siguientes:

  • Rechazar y desmentir las ideas erróneas acerca de que un cuerpo sano es excesivamente delgado. Se debe destacar la importancia de la aceptación del propio cuerpo y proporcionar los conocimientos y las pautas adecuadas para ello.
  • Facilitar el desarrollo de valores e intereses que sean distintos a los que están vinculados con la imagen física y la estética.
  • Favorecer el desarrollo de una actitud crítica ante los estereotipos sociales y todas las ideas o imágenes publicitarias que promueven el adelgazamiento como la "imagen física perfecta".
  • Ayudar a que los alumnos se preocupen por llevar una vida saludable y que tengan unos buenos hábitos alimentarios tanto en el hogar como en la escuela.
  • Desarrollo de habilidades personales y sociales.
  • Orientación en la gestión de emociones y favorecer la capacidad de hacer frente a las dificultades o los problemas que surjan en el ámbito familiar o escolar.

Todas estas medidas deberían formar parte del programa educativo en los diferentes centros escolares, siempre teniendo en cuenta que los contenidos y la enseñanza se adapten a las edades de los alumnos a los que van dirigidos.

Medidas de prevención de la bulimia nerviosa - Cómo prevenir la bulimia en adolescentes desde el aula

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Medidas de prevención de la bulimia nerviosa, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Escribir comentario sobre Medidas de prevención de la bulimia nerviosa

¿Qué te ha parecido el artículo?

Medidas de prevención de la bulimia nerviosa
1 de 4
Medidas de prevención de la bulimia nerviosa

Volver arriba