Compartir

Beneficios de la meditación para el cerebro

Jose Emilio Alberola Colomar
Beneficios de la meditación para el cerebro

La meditación es un fenómeno mental que, a través de diversas técnicas, suele utilizarse habitualmente para obtener estados de relajación, en procesos de autoconocimiento o en el ámbito de la espiritualidad. Se basa en enfocar atentamente el pensamiento a la consideración de algo y está asociada a la concentración y a la reflexión profunda.

En el campo de la psicología se utiliza, entre otros objetivos, para analizar y generar cambios cognitivos y, en su caso, aliviar el estrés, la ansiedad y otros síntomas físicos que permitan la obtención de un cierto estado de bienestar psicofísico a través del control de los pensamientos y las emociones. Si quieres saber cuáles son los beneficios de la meditación según la psicología, te recomendamos seguir leyendo este artículo de Psicología-Online.

También te puede interesar: Tipos de meditación y sus beneficios

La terapia de meditación introspectiva

La utilidad de esta terapia de meditación es favorecer la introspección, entendida ésta como un proceso mental basado en la observación y el análisis que una persona hace de sus pensamientos y de sí misma para conocer sus estados mentales, interpretando y calificando sus propios procesos cognitivos y emotivos, en palabras del psicólogo Philip Johnson-Laird(1988):

“Ser capaz de tener conciencia de uno mismo es como convertirse en el propio observador de nuestras actuaciones, pensamientos y emociones, de manera que nos permita modificar nuestra forma de hacer, de pensar o de gestionar los sentimientos”.

Siguiendo la idea del psicólogo alemán Wilhelm Wundt de que la introspección es un medio reflexivo de autoconocimiento para explicar la etiología de las vivencias actuales, es una práctica que puede aplicarse a las vivencias de la vida cotidiana que nos generan perturbaciones emocionales y atacan nuestro bienestar psicológico. Se trataría de observarnos a nosotros mismos cómo vivimos la situación perturbadora.

Beneficios de la meditación para el cerebro - La terapia de meditación introspectiva

Beneficios de la meditación para la mente

En algún momento de nuestra vida cotidiana puede surgir de forma inesperada e impredecible un evento que altera nuestro estado de bienestar psicológico y se convierte en una vivencia perturbadora (un conflicto personal, un acontecimiento desgraciado, una ruptura sentimental, etc.).

El conocimiento de esta vivencia, cómo la experimentamos y la forma de afrontarla es un paso fundamental para enfrentarse a ella de forma adecuada, pues es difícil dar solución a un problema si no conocemos los elementos básicos del mismo. Uno de los beneficios de la meditación introspectiva es que nos permite conocer los siguientes elementos para enfrentarnos al problema:

  • Cuáles son las sensaciones corporales molestas que percibo y me hacen sentir mal. Tomamos conciencia de que estamos sufriendo una perturbación psicológica al notar ciertos síntomas corporales (que nuestro corazón palpita más rápido, nuestra mente se aturde y se nubla, el estómago se encoge, etc.) como resultado de la activación de procesos fisiológicos (reflejando así una relación directa cuerpo-mente).
  • Cuál es la causa de que me sienta así. ¿Por qué un estímulo externo o interno (un suceso, un pensamiento) se convierte en una fuente de perturbación y desencadena una serie de síntomas corporales desagradables y molestos?
  • Qué debo hacer para recuperar la estabilidad psicológica. Se trata de decidir cómo afrontarla, esto es, de elegir la conducta a seguir adecuada ante tal situación.

Para encontrar respuestas a estas cuestiones la meditación se apoya en dos capacidades cognitivas: la metacognición, definida por John Flavell como el conocimiento de uno mismo concerniente a los propios procesos y productos cognitivos o a todo lo relacionado con ellos”; y la metaemoción, señalada por el psicólogo estadounidense John M. Gottman, como “la capacidad para el ejercicio de las funciones cognitivas superiores que poseemos los seres humanos para identificar, comprender y expresar adecuadamente nuestras emociones”.

 

El Yo psicológico en la meditación

Desde un enfoque psicobiológico y teniendo en cuenta que con la meditación nos tomamos a nosotros mismos como sujetos de análisis (además del papel de observador o investigador), una cuestión básica es definir el concepto del Yo utilizado aquí, sin perjuicio de la gran diversidad de conceptos utilizados en otros ámbitos:

“El Yo es la entidad psicológica que resulta alterada en su estado de equilibrio cuando es afectada por un estímulo que perturba tal estado.”

Puede observarse fácilmente que en una perturbación psicológica intervienen tres factores: unas sensaciones corporales desagradables, una carga emocional y un conocimiento subjetivo de la vivencia perturbadora.

Estos factores son el fruto de tres procesos: una activación fisiológica, un procesamiento mental inconsciente y un procesamiento consciente. En virtud de esta distinción, el Yo psicológico puede desdoblarse en tres dimensiones que cumplen una función distinta y pueden atribuirse a tres estructuras psicológicas distintas, cada una dirigida por su propio programa mental (en este sentido, el psicólogo Viktor Frankl y el filósofo Max Scheler, cuando hablan de la persona y su confrontación auténtica con el sufrimiento, reconocen al ser humano como un ser tridimensional en los diversos modos de ser, tales como lo biológico, lo psicológico y lo espiritual). Podemos distinguir:

  • Una dimensión biológica relacionada con la fisiología del medio interno:el Yo fisiológico, que nos dice lo que siento, lo que pasa dentro de nuestro cuerpo, pero no elabora juicios de valor.
  • Una dimensión psíquica inconsciente: el Yo emocional, que da un significado y una valoración genérica y rápida a lo percibido y reacciona según la misma, activando el sistema emocional que promoverá la aparición de los síntomas corporales molestos.
  • Una dimensión psíquica consciente: el Yo autoconsciente (el Yo A en abreviatura) que evalúa de forma amplia y concisa cómo estoy viviendo la situación y sus consecuencias, y elige una respuesta adecuada. Es esta la dimensión responsable de la meditación, la metacognición y la metaemoción.
Beneficios de la meditación para el cerebro - El Yo psicológico en la meditación

Las dimensiones psicológicas

Siguiendo este planteamiento, se trataría de analizar las tres dimensiones mencionadas:

1. La dimensión fisiológica

Aporta la información de los procesos fisiológicos que tienen lugar en nuestro cuerpo mediante el mecanismo de la interocepción, que a través de la representación de los órganos de nuestro cuerpo detecta los síntomas corporales desagradables: turbación mental, alteración del ritmo cardíaco, tics nerviosos, sudoración, molestias estomacales, etc. que se originan por la perturbación. La estructura cerebral que se encarga de esta función está en el diencéfalo (hipotálamo, hipófisis, etc.). La interocepción es un sistema neural favorecedor de la homeostasis que realiza un análisis de la información visceral (tractos digestivo y genitourinario, aparatos cardiovascular y respiratorio), de receptores vasculares de presión, temperatura y solutos químicos, y nociceptores ubicados en tejidos profundos (músculos y articulaciones) y superficiales (piel) (Craig, 2002).

2. La dimensión psíquica inconsciente

Nuestra mente procesa de forma rápida, espontánea e inconsciente la información percibida de la situación, interpretándola y calificándola como desfavorable, ofensiva, dañina, injusta, agresiva, etc. y cuya consecuencia es la activación de la alarma emocional (intervienen en esta función la corteza prefrontal y las estructuras del sistema límbico: amígdala, hipocampo, ínsula, etc.) que provoca la aparición de los síntomas corporales desagradables. La relación de la percepción con la emoción es indudable, algo que ya señaló W. James (1884): “las emociones están ligadas a percepciones fisiológicas producidas por un determinado evento. En el caso de que no existan tales percepciones somáticas la consecuencia principal sería la ausencia de cualquier reacción afectiva”.

Este proceso se realiza velozmente, tomando como referencia los patrones de interpretación y de conducta asentados en las redes neuronales de la memoria implícita y utilizando como método principal de trabajo el razonamiento intuitivo. Actúa con rapidez, pero lo hace sin concreción, sin evaluar toda la información disponible (prima la rapidez frente a la atención), lo que aumenta la probabilidad de cometer errores. En este sentido, la vía rápida del procesamiento de LeDoux (1996) o la hipótesis de la primacía efectiva de Zajonc (2000) afirman la independencia del sistema cognitivo y las emociones, y sugieren que puede procesarse el contenido afectivo del estímulo de forma inconsciente.

3. La dimensión psíquica consciente

El Yo, a través la meditación, se centra en la vivencia del momento, procesa la información con precisión y detalle, prestando atención a un mayor número de factores implicados. Utiliza el razonamiento (lógico, heurístico, etc.) y la memoria funcional o de trabajo para averiguar las circunstancias que rodean al suceso, sus efectos y las consecuencias futuras, teniendo como base fundamental la objetividad, esto es, asumir que las cosas son como son, no como nosotros las vemos.

Esto nos permitirá conocer por qué se ha activado el sistema de alarma emocional, por qué nos “percibimos” a nosotros mismos como tristes, afligidos, angustiados, turbados, avergonzados, melancólicos, irritados, etc., y por qué en virtud de ese estado emocional hemos decidido una respuesta concreta a esta situación (sumisión, venganza, olvido). Según el neurólogo A. Damasio, nuestras emociones están en la base de nuestras decisiones, nos hace más deseable una opción conductual que otra.

El Yo trabaja preferentemente a través de la corteza prefrontal, que es la única parte del cerebro en la que la información sobre el mundo interno del organismo converge con la información sobre el mundo exterior, constituyéndose en una elaborada maquinaria para representar nuestros estados internos (Goldberg, 2001).

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Beneficios de la meditación para el cerebro, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Meditación y relajación.

Escribir comentario sobre Beneficios de la meditación para el cerebro

¿Qué te ha parecido el artículo?

Beneficios de la meditación para el cerebro
1 de 3
Beneficios de la meditación para el cerebro

Volver arriba