menu
Compartir

Cómo mejorar la convivencia familiar

 
Por Zoraida Luque. 22 abril 2021
Cómo mejorar la convivencia familiar

En estos tiempos pasamos muchas horas fuera de casa, tanto los adultos en el trabajo como los hijos e hijas en el colegio y las actividades extraescolares. Cuando acaba el día lo que nos apetece es descansar y disfrutar de nuestra familia. Pero no siempre resulta fácil. Las discusiones por quién baja la basura, si hay o no hay orden en la casa o si se quedaron platos sin fregar son muy habituales.

Sobrellevar esta situación se vuelve otro trabajo y se convierte en una fuente de estrés y malestar. En Psicología-Online sabemos lo difícil que puede llegar a ser la convivencia familiar, por eso en este artículo, te ayudamos con 10 consejos sobre cómo mejorar la convivencia familiar.

Qué es la convivencia familiar

La convivencia familiar son las relaciones que se dan entre los miembros de una familia, sea del tipo que sea, en el lugar donde conviven. Incluye la forma de comunicarse, los roles de los distintos miembros, las actividades, las responsabilidades de cada uno, etc.

No existen dos familias iguales, por lo que no hay unas pautas que sirvan para todos. Cualquier mejora que queramos hacer en la convivencia familiar, requiere tener en cuenta las condiciones especiales de la familia, así como las características individuales de cada uno de sus miembros. Al final de este artículo tienes 10 consejos para mejorar la convivencia familiar.

Tipos de convivencia familiar

Hay tantos tipos de convivencia familiar como tipos de familia. A veces todos los miembros viven juntos. Otras, como ocurre con las custodias compartidas, los hijos viven un tiempo con cada progenitor. Otras se amplían con la llegada de otro miembro de fuera del núcleo familiar, como un abuelo o abuela, tíos o primos. Vamos a ver algunos tipos de convivencia familiar:

  • Familia nuclear: es la familia clásica. Padres o madres e hijos/as que conviven.
  • Familia monoparental: uno de los progenitores y sus hijos o hijas.
  • Familia extendida: la familia nuclear y algún miembro externo como abuelos, tíos, etc.
  • Familia reconstituida: uno de los miembros de una nueva pareja o los dos aportan hijos a una nueva relación.

Por qué es importante la convivencia familiar

Una convivencia familiar bien estructurada y gestionada puede mejorar la vida familiar y proporcionar seguridad a los distintos miembros. Un ambiente sano en el que existe respeto, tolerancia, apoyo, responsabilidad, amor y comprensión marcará la diferencia en el desarrollo de los hijos y de la vida familiar.

Cada uno de los miembros se beneficiará de una buena convivencia familiar en general. Esto se ara más evidente cuando surja algún problema que la familia deba afrontar. En cambio, una convivencia difícil en la que no hay entendimiento, comunicación o que se rige por unas normas autoritarias, puede afectar a la autoestima de sus miembros y alejarlos. La una buena convivencia es lo que distingue una casa de un hogar. En este artículo, te contamos cómo tener una familia feliz y unida.

Consejos para mejorar la convivencia familiar

¿Cómo mejorar la convivencia familiar? Finalmente, no te pierdas los siguientes 10 consejos para saber qué se necesita para que haya una buena convivencia familiar:

  1. Establecer normas justas: las normas en una familia son muy importantes, pero lo más importante es que tengan un sentido. Con esto me refiero a que, en ocasiones, los miembros de la familia, sobre todo los hijos, no entienden el porqué pueden o no pueden hacer una serie de cosas. Por eso, ya sean normas de horarios, alimentación, orden o cualquier otra cuestión, deben tener un porqué. Si escribís las normas, podréis acudir a ellas cuando sea necesario. Además, podréis ir adaptando algunas con la colaboración de todos los miembros de la familia.
  2. Repartir las tareas: en el reparto de tareas debéis tener en cuenta la edad, el tiempo que cada uno pasa en casa, sus posibilidades y sus responsabilidades. No vamos a pedirle a un niño o niña que se encargue de las comidas, pero sí puede ayudar a montar y recoger la mesa, encargarse de que no le falte agua a la mascota, regar las plantas, etc. Si cada uno tiene su función, las discusiones por las tareas disminuirán.
  3. Planear actividades en familia: ya sea ver una película o pasar el día en la playa, las actividades de ocio en familia sirven para unir a sus miembros. Así saldréis de la rutina de tareas, deberes o trabajo y aprenderéis a valorar el tiempo juntos.
  4. Hacer reuniones familiares: otro de los consejos para mejorar la convivencia familiar es hacer reuniones familiares. Es bueno que al menos una vez a la semana os sentéis todos a hablar. Cada uno debe tener su turno para contar lo que quiera sin interrupciones ni distracciones. La comunicación mejorará, la unión y la pertenencia al grupo se harán más fuertes.
  5. Dedicar tiempo separado a cada hijo/a: aunque las actividades en familia y las reuniones sirvan para unir a la familia, no debemos olvidar que cada uno de los hijos o hijas tiene necesidades individuales y requiere tiempo a solas con los padres o madres.
  6. Responsabilidades de cada miembro: para tener una convivencia armoniosa en familia, cada miembro debe tener sus responsabilidades bien delimitadas. Mantener sus cosas en orden, tanto en su espacio como en espacios comunes, por ejemplo.
  7. Comer en familia: tenemos tantas cosas que hacer cada uno por su lado que se hace difícil coincidir. Por eso, siempre que sea posible, comed en familia.
  8. Hacer un grupo familiar: un grupo de la familia en una red social de mensajería instantánea puede ser de ayuda. Si surge cualquier problema o hay cambio de planes, todos estarán al corriente.
  9. Trabajar la comunicación asertiva: muchas veces no es lo que se dice, sino cómo se dice. Es por eso que invertir un poco de tiempo en mejorar la forma de comunicaros entre vosotros puede marcar la diferencia. Saber pedir lo que necesitáis y mostrar desacuerdo en las normas, sin ofender, son algunas de las cosas que aprenderéis sobre comunicación asertiva.
  10. Compartir tiempo de calidad: tiempo de calidad es todo lo contrario a estar sentados mirando vuestros smartphones. Poco tiempo de calidad tiene mucho más valor que horas y horas juntos, pero ausentes.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo mejorar la convivencia familiar, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología social.

Bibliografía
  • Castanyer, O. (2003). La asertividad: expresión de una sana autoestima. Bilbao: Desclée de Brouwer
  • Coca, A. (2017). La vida del peque: Un niño con padres separados. Catalunya: Edicions de Rúbrica Editorial.
  • Hayman, S. (2010). Mis hijos y tus hijos: Crear una nueva familia y convivir con éxito. Madrid: Pirámide.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo mejorar la convivencia familiar
Cómo mejorar la convivencia familiar

Volver arriba