Compartir

Por qué no confío en las mujeres

Por qué no confío en las mujeres

La desconfianza sentimental muestra la inseguridad que una persona siente hacia otra tras las decepciones previas. Esta desconfianza es especialmente significativa cuando no se interpreta de manera individual, sino universal. Por ejemplo, cuando un hombre llega a la conclusión de que no confía en ninguna mujer. Este es un claro ejemplo de que el problema no se encuentra en una razón externa, sino que es uno mismo el que proyecta su desconfianza de forma subjetiva. “¿Por qué no confío en las mujeres?”, esta es la cuestión que se hace quien se encuentra en una situación de estas características. En Psicología-Online te asesoramos para encontrar la respuesta.

También te puede interesar: Me gusta una mujer y soy mujer: ¿qué hago?

Mecanismo de defensa

Si quieres saber por qué no confías en las mujeres tienes que tener en cuenta que, muchas veces, no es más que un mecanismo de defensa. Quien se encuentra en esta situación, ha vivido la fractura de dolor de la ruptura de expectativas puestas en mujeres que defraudaron su confianza. El conocimiento más importante es aquel que se basa en la propia experiencia. Por esta razón, quien tiene la mala suerte de pasar por una situación similar de desamor o decepción con diferentes personas, puede perder su fe en el amor de manera gradual. No existe amor verdadero sin confianza.

Aquel que ya no confía en las mujeres no ha llegado hasta este punto, únicamente, por la experiencia de un desamor. Ha observado algo más en las intenciones de las personas con las que ha estado. Por ejemplo, puede haberse dado cuenta de que alguien jugó con sus ilusiones y en ningún momento le pidió perdón por ello.

Cuando un hombre ya no confía en las mujeres ha llegado a la conclusión de extraer pensamientos generales a partir de acciones individuales. Es decir, ha convertido en una verdad absoluta la idea de que todas las personas son iguales. No ha llegado hasta esta tesis de forma arbitraria sino por las características comunes de historias vividas con diferentes personas y en distinto momento.

La falta de fe, en este tipo de circunstancia, es el resultado del dolor y el sufrimiento no resuelto y superado. Es un dolor pasado que sigue muy presente en el recuerdo. Y, por tanto, este ayer interfiere de forma negativa en el presente de aquel que cuando conoce a alguien interesante se dice a sí mismo este mensaje negativo de desconfianza.

Si desconfías de todo el mundo, en este otro artículo te ayudamos a que puedas averiguar por qué no confías en nadie.

Por qué no confío en las mujeres - Mecanismo de defensa

6 consejos para recuperar la confianza en las mujeres

Ahora que ya conoces por qué no confías en las mujeres, a continuación vamos a ayudarte. Un hombre puede perder la confianza en las mujeres pero afortunadamente también puede recuperarla. ¿Cómo lograr este propósito?

  1. Intenta asumir tu parte de responsabilidad en las situaciones sentimentales que has vivido previamente. No te fijes únicamente en cómo se comportó esa persona contigo. Es importante que también reflexiones en torno a por qué te enamoraste y elegiste tener una historia con ese alguien que en su momento te pareció especial.
  2. Si pones a prueba a las personas, entonces, se alejan. Cuando no confías en las mujeres y conoces a alguien que te gusta, ese pensamiento previo hace que esa persona se sienta cuestionada y juzgada por ti, incluso aunque no te des cuenta. Te comportas como si tuviese que demostrarte a ti más cosas que las que tú le tienes que demostrar a ella. Recuerda que el amor solo es posible a partir de la igualdad y la reciprocidad.
  3. Cuando conoces a una persona, tienes dudas sobre cómo puede evolucionar el futuro entre vosotros. Pero esa mujer también tiene el mismo nivel de inquietud porque tampoco te conoce tanto como para tener una fe ciega en tus palabras. Por tanto, a partir de ahora, intenta trascender a tu propio punto de vista para observar la realidad ajena desde la empatía.
  4. Comienza con una amistad. Antes de comprometerte en una relación, puedes tomarte tu tiempo para conocer a esa persona desde el plano de la amistad donde puedes observar su modo de ser, su conducta y sus valores sin implicarte a nivel sentimental. En ese caso, vive este periodo con calma puesto que el tiempo te dará seguridad para tomar decisiones.
  5. El enamoramiento es una constante invitación para salir de la zona de confort. Es incompatible abrir el corazón a alguien y seguir en ese marco vital previsible. Asume que cada vez que te enamoras existe el riesgo de que la realidad rompa tus expectativas, pero también existe la posibilidad alternativa de vivir un amor próspero y feliz. Sin embargo, si te posicionas desde el principio en la desconfianza, entonces, incrementas el riesgo de caer en la trampa de tu propia profecía autocumplida (aquello que crees, finalmente, se cumple).
  6. Observa las historias de amor protagonizadas por otras personas. No solo a través del cine o la literatura, en la vida real, puedes comprobar cómo el mundo te sorprende con el nacimiento de nuevos flechazos. Como ser humano no solo puedes aprender a partir de tu propia experiencia, sino también, a partir de las vivencias ajenas. ¿Si otras personas se enamoran y son correspondidas, porque no confías en que a ti pueda ocurrirte lo mismo si deseas que esto suceda en tu vida?

Recuerda este mensaje de Emily Dickinson: “Todo lo que sabemos del amor es que el amor es todo lo que hay".

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué no confío en las mujeres, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sentimientos.

Escribir comentario sobre Por qué no confío en las mujeres

¿Qué te ha parecido el artículo?
3 comentarios
anónimo
Esta muy bien lo que se ha publicado, aun así no cambia el hecho de que mañana me presenten o conozca de pronto a una chica,y al cabo de un tiempo descubra que esa chica es una hipócrita y una falsa, en mi vida solo he conocido falsas e hipócritas que después de recordar el tiempo que pasé,sea un día,un mes o el que sea,me hace ver como un gilipollas al que le han tomado el pelo y que les importo tres mierdas y que me desechan como un pañuelo, y me han dicho millones de veces que no generalice, pues es lo que hay porque he estado mucho tiempo solo, veo que todo el mundo tiene o ha tenido pareja y a mi me toca siempre la modosita o la cañera, da igual la personalidad que tenga o como vista, me usan como un pañuelo y desaparecen, y uno esta harto en ser cordial, ser un bueno para nada,ser amable, porque no hacen más que apuñalarme, he hecho cosas mal si,pero por mucho que he intentado mejorar me han puteado más y no puedo pensar otra cosa que todas son malas personas conmigo y unas falsas.
August
Difiero en la parte de recuperar el amor. Si es cierto que las personas caen en este termino por las constantes traiciones o decepciones, aun conociendo la persona, creyendo que es "buena" le entregas toda tu atencion y dedicacion y en lo que menos te das cuenta te clavan el cuchillo por las gonadas solo por un capricho o porque otro hombre u mujer (hay casos de casos) le movio el tapete.
Sean claras y directas, tanto que se quejan de que el hombre es un perro desgraciado, inmoral, sucio, infiel, despota, misogino y muchas terminan haciendo lo mismo. Como se puede llamar a una mujer que es asi? Con tantas historias de "amor" que uno ve en la vida real no quedan ganas de compartir nada con alguien.
Su valoración:
juan
no estoy de acuerdo con este Articulo asi lo haya escrito un hombre o mujer.
Hombres Experimentados con las mujeres son odiado por las mujeres porque libera a los hombres de su control.
También es odiado por algunos hombres que no tienen las pelotas para agarrar esa libertad.
Tano
Al fin una respuesta inteligente, despues de toda la basura previa que lei.... Tome un like colega

Por qué no confío en las mujeres
1 de 2
Por qué no confío en las mujeres

Volver arriba