Meditación y relajación

Afrontar la vuelta a la rutina cuidándose a uno mismo

 
Sandra Alcaide
Por Sandra Alcaide. Actualizado: 1 septiembre 2023
Afrontar la vuelta a la rutina cuidándose a uno mismo

Volver a la realidad tras el sueño vacacional es un jarro de agua fría en toda regla. Y es que su impacto psicológico puede alterar el equilibrio de nuestra salud mental. Algo que podemos evitar mediante prácticas como el Mindfulness. Una serie de ejercicios de meditación cuyos beneficios, científicamente demostrados, abarcan tanto el nivel físico como el psicológico para fomentar nuestro autoconocimiento y cuidado.

En este artículo de Psicología-Online, te mostraremos cómo afrontar la vuelta a la rutina cuidándose a uno mismo con la práctica de la atención plena y la introspección.

También te puede interesar: Mindfulness: conócete a ti mismo
Índice
  1. Autocuidados ante la vuelta al día a día
  2. Mindfulness: ¿qué es la Atención Plena?
  3. ¿Es el Mindfulness realmente necesario?
  4. Introspección y autoconocimiento

Autocuidados ante la vuelta al día a día

Pese al aparente relax de las vacaciones, nuestra maquinaria mental no se ha detenido un solo instante. Dejando mucho que procesar tras una pausa vacacional que nos sitúa luego ante el jarro de agua fría de la realidad. Con la vuelta a la rutina, es necesario volver con las pilas cargadas y la mejor de las actitudes. Y empezar a practicar Mindfulness o meditación puede ayudar mucho a la gente en esta vuelta al día a día.

Según Aroa Ruiz, psicóloga Experta en Mindfulness del Instituto Europeo de Psicología Positiva (IEPP), los beneficios del Mindfulness y la meditación son realmente extensos. Abarcando tanto nuestro estadio mental y emocional como nuestra presión arterial y capacidad de relajación. Pero, ¿en qué consiste exactamente el Mindfulness?

Mindfulness: ¿qué es la Atención Plena?

Dirigiendo sus orígenes hacia la doctrina budista, el Mindfulness es a menudo llamada Atención Plena. Y es que, la técnica, consiste precisamente en equilibrar la mente y el cuerpo concienciándolos sobre su lugar y tiempo en el mundo. Es decir, un modo de extirparse del frenesí diario, de las preocupaciones y la adversidad, y concentrarnos en el aquí y el ahora para identificar tanto nuestro talento como nuestra fragilidad.

Si se practica con regularidad, una de las metas del Mindfulness, como se demostró en un estudio de la Universidad de Toronto según se hizo eco el IEPP, brindando un mayor autocontrol, menor en quienes no lo practican. Un rasgo indispensable para poder afrontar el fin de las vacaciones dosificando y asimilando su impacto. Gracias tanto a su componente de relajación como canalizándolo en la creatividad que también estimula.

Precisamente, según el Instituto del Cerebro y la Cognición de la Universidad de Leiden (Países Bajos), el Mindfulness regular aumenta la capacidad creativa tanto en tiempo libre como en el trabajo. Un binomio necesario para encarar la vuelta a los horarios de la mejor manera posible. Aunque sus mejorías generales a nivel físico y psicológico son tantas como tanta es la necesidad de difundirlas en una sociedad adolecida.

¿Es el Mindfulness realmente necesario?

Normalmente, nuestra salud mental suele caminar sobre una cuerda floja; pero, tras la pandemia, la salud mental global se desestabilizó hasta alcanzar niveles alarmantes. Según la Confederación de Salud Mental de España, la crisis de la Covid-19 provocó que, durante el confinamiento, el 55% de la población fue incapaz de controlar la preocupación y, en un grado de riesgo mayor, un 30% sufrió ataques de pánico.

Agravando el descuido sobre la misma, el estigma social que aún perdura hacia la salud mental causa a menudo absentismo o negación a las consultas médicas. Bien por no querer reconocerse en necesidad de asistencia profesional, o a causa del recelo con el que se esconde el problema como si fuera un secreto. Razón por la que prácticas como el Mindfulness pueden resultar un salvavidas si nuestra salud mental padece.

Introspección y autoconocimiento

Si nos sentimos incapaces de pedir cita para una consulta, por el momento, una opción recomendable es cuidarse y entenderse primero a uno mismo. Aunque la mayoría de nuestras conclusiones personales no serán del todo fiables hasta que nos examine un profesional, abrazar la calma y penetrar en nuestra mente es un ejercicio que nos dará tranquilidad hasta que llegue el momento. Y, así, dejar que todo fluya.

Como bien remarca el IEPP, practicar Mindfulness regularmente nos ayuda a dominar nuestra gestión emocional, pudiendo identificar nuestras alegrías e inquietudes a fin de comprenderlas. Asimismo, y dada su concentración en el aquí y el ahora, nos permite aumentar el grado de concentración en aquello que nos interesa. Detectando, de paso, nuestras carencias y ambiciones en las que trabajar para mejorar nuestra vida.

Una mejora en la calidad de vida que alcanza desde el fortalecimiento del sistema inmunológico, según concluyó un estudio en la revista Psychosomatic Medicine, hasta una demostrada y bienvenida disminución del cortisol en sangre, conocido como la hormona del estrés y la ansiedad. Precisamente, dos de las sensaciones que debemos evitar para hacer de la vuelta al día a día un episodio anual mucho más llevadero.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Afrontar la vuelta a la rutina cuidándose a uno mismo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Meditación y relajación.

Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Afrontar la vuelta a la rutina cuidándose a uno mismo