Compartir

Cómo ayudar a mi hijo a ser responsable

 
Por Nerea Babarro Rodríguez. 14 mayo 2019
Cómo ayudar a mi hijo a ser responsable

¿Tu hijo no es responsable? Cuando los padres consideran que sus hijos no son suficientemente responsables, es habitual que se sientan desesperanzados. Por ello, en este artículo de Psicología-Online: cómo ayudar a mi hijo a ser responsable, ofrecemos 10 consejos sobre cómo ayudar a los hijos a fomentar su responsabilidad que pueden resultar muy beneficiosos.

También te puede interesar: Cómo ayudar a mi hijo a leer

Cómo ayudar a un hijo a ser responsable: 10 consejos

La responsabilidad es lo que entendemos por ser una de las cualidades de las personas que conlleva al cumplimiento de las obligaciones, al cuidado en la toma de decisiones, a la realización de determinadas actividades o al cuidado de otra persona u objeto. Por tanto, es importante educar para ello desde que los niños son pequeños y, por eso, a continuación se encuentran 10 consejos para fomentar la responsabilidad en los hijos.

 

1. Educar en valores

¿Cómo ayudar a mi hijo a ser responsable? La responsabilidad es un valor que va de la mano del compromiso, la obligación y el deber. Por lo tanto, se recomienda educar a los niños con la finalidad de que aprendan a valorar sus comportamientos responsables, ya que esto les puede permitir un mayor sentimiento de autoconfianza, seguridad, una mejor convivencia, entre otros.

Además, se recomienda promover actitudes que fomenten el valor de las conductas responsables dirigidas hacia uno mismo, hacia las tareas y los deberes, hacia el consumo económico, hacia la sociedad y hacia las personas que nos rodea.

Así pues, educar en valores fomenta un desarrollo sano para los niños. Pero no sólo es importante educar a los niños en relación a la responsabilidad como valor, sino también en relación a otros valores, tales como la amistad, el respeto, la tolerancia, la honestidad, la gratitud, seguido de un largo etcétera.

2. Ejemplo paternal

Si quieres que tu hijo sea responsable, es muy importante tener en cuenta que los padres son una figura relevante para los niños, es decir, son un modelo a seguir, ya que en los niños sobresalta el aprendizaje por imitación, conocido como el aprendizaje vicario. En este caso, es responsabilidad de los padres mostrarse como un buen ejemplo a seguir en relación a sus conductas y comportamientos responsables, como el compromiso, la realización de tareas, las obligaciones, la toma de decisiones, el cuidado de sus hijos, entre otros.

Los padres suelen ser personas de admiración y estimulación para los niños. Los hijos necesitan modelos de conducta y comportamiento para poder crecer y desarrollarse, por eso es importante que los padres puedan dar a sus hijos buenos modelos a seguir. Demostrando sus cualidades pueden influir de un modo beneficioso en sus hijos, de manera que les permita esforzarse para desarrollar las mismas cualidades que sus padres.

3. Compartir las tareas familiares

¿Cómo ayudar a mi hijo a ser responsable? Compartir las tareas familiares del hogar con los hijos puede resultar muy útil para que los niños vayan acostumbrándose a tener responsabilidades. Así pues, se pueden repartir de forma equitativa, en función de la edad y la dificultad, las distintas tareas de la casa. Por ejemplo, los hijos se pueden encargar de prepararse la ropa para el día siguiente, de poner la mesa antes de cenar, de recoger su habitación y sus juguetes cuando han terminado de jugar con ellos, así como si ensucian el suelo también pueden encargarse de barrerlo.

Si el niño no realiza del todo bien sus tareas pero demuestra su esfuerzo no se le debe castigar, sino que es preferible agradecer y felicitar su esfuerzo y colaboración, pero también se le debe corregir lo que no ha hecho correctamente para que pueda mejorar de cara a futuras ocasiones.

Es un buen modo para que los niños aprendan lo que son las obligaciones y se preparen para su futura vida familiar. En este sentido, responsabilizar a los niños de algunas de las tareas de la casa pueden fomentar su desarrollo en cuanto al respeto, la colaboración, la autoconfianza, la responsabilidad, el esfuerzo, la perseverancia, entre otros.

Cómo ayudar a mi hijo a ser responsable - 3. Compartir las tareas familiares

4. Responsabilidades escolares y sus consecuencias

Para ayudar a los hijos a ser responsables se recomienda responsabilizar a los niños asignándoles tareas que deben hacer o fomentando su compromiso hacia las tareas y obligaciones escolares. Cuando termina el horario escolar, es muy recomendable que los niños se sientan responsables de realizar los deberes, por lo que también se fomentara un mejor rendimiento escolar.

¿Qué hacer si tu hijo no quiere estudiar?

Como todas las tareas y obligaciones, deben tener sus consecuencias si no son cumplidas. Las primeras veces se puede dar un toque de atención, explicando, por ejemplo, los beneficios de cumplir las tareas (hacer los deberes será bueno para poder aprender mejor). En los casos en que el niño hace caso omiso de la explicación de sus padres, se puede recurrir a marcar algunos hábitos de estudio y rutinas. Sin embargo, si el incumplimiento es muy habitual en el niño, se debe recurrir a tener una conversación más seria, en la que puedan aparecer refuerzos negativos, dando a entender la decepción que la poca responsabilidad del niño causa a los padres. El hecho de ver que los padres no se sienten disgustados por cómo su hijo ha incumplido sus obligaciones puede hacer que quieran cambiar su mal hábito de no realizar las tareas. Encontrarás más información en este artículo: mi hijo no quiere estudiar, ¿qué hago?

5. Autonomía

¿Cómo ayudar a mi hijo a ser responsable? En la medida de lo justo se recomienda dejarle espacio personal al niño, para que pueda tener autonomía. La finalidad de dar autonomía a los hijos es que puedan llegar a solucionar por sí mismos sus problemas, aunque se trata de problemas sin importancia. Siempre se tiene que dejar el espacio y la autonomía en función de la edad de los niños y teniendo en cuenta la dificultad y las situaciones en las que se puedan encontrar.

Dar autonomía es la solución a no decidir siempre por ellos y fomentar su propio criterio de decisión. Si no se les da autonomía, serán los padres los que tengan la responsabilidad de decidir por sus hijos.

6. Resolución de conflictos

Este consejo está muy relacionado con el de dar autonomía a los hijos, ya que el hecho de dar autonomía implica que los niños aprendan a ser capaces de resolver sus propios conflictos y problemas, ya sea consigo mismos o con los demás. No obstante, siempre se debe tener en cuenta la gravedad de la situación conflictiva en la que se encuentra el niño en relación con su edad. En ocasiones, según las características del conflicto puede ser más oportuno que actúen los padres y no los hijos, como por ejemplo si se trata de situaciones en las que se deben tomar decisiones médicas importantes y el niño es muy pequeño para comprender su situación. En este artículo puedes ver cómo resolver un conflicto de forma asertiva.

7. Toma de decisiones

Este consejo también está muy ligado a la autonomía y a la resolución de conflictos. Pues, se le debe proporcionar la autonomía necesaria para que pueda decidir cómo solucionar sus problemas, qué decisión debe tomar para poner fin a las situaciones conflictivas.

Por eso es bueno y se recomienda potenciar la capacidad de tomar decisiones, por ejemplo, dándole a menudo, dos opciones a elegir. En este caso, también es recomendable que la libertad de tomar sus propias decisiones se acorde con su edad. Así pues, si el niño toma una mala decisión y demuestra haber tomado esa decisión procurando hacer lo correcto aunque se haya equivocado, no se le debe castigar por ello. Si un día toma una mala decisión, se le debe hacer entender que gracias a esa equivocación puede aprender de lo sucedido para tenerlo en cuenta en las próximas decisiones que tenga que tomar. En este artículo puedes ver un método eficaz para la toma de decisiones.

8. Normas y límites

¿Cómo ayudar a mi hijo a ser responsable? Establecer normas y límites adecuados en casa es muy recomendable para que el niño crezca aprendiendo a ser responsable. De este modo, los niños desde bien pequeños ya saben que es lo que se espera de ellos: que cumplan con las normas y los límites marcados. Además, aprenden que si se cumplen recibirán el orgullo de los padres y mantener una buena relación con ellos, en cambio, si se incumplen, pueden traer consecuencias negativas.

El hecho de poner unas normas y limites familiares no implica que los niños siempre las cumplan, en algún momento serán incumplidas y, es en ese momento cuando se debe recurrir a lo explicado anteriormente sobre las consecuencias escolares, que pueden ser consecuencias extrapolables a otras situaciones, como en el contexto familiar.

9. Refuerzos y felicitaciones

Del mismo modo que el incumplimiento de las tareas, de los límites y de las normas conlleva una serie de consecuencias negativas, el hecho de cumplirlas también tiene sus recompensas y consecuencias positivas. Eso ayudará a tu hijo a ser responsable.

Así pues, cuando el niño sea responsable, para ayudar a que siga siendo responsable, se recomienda que se le recompense de alguna manera, no necesariamente con objetos materiales. Un abrazo, un beso, una felicitación, son ejemplos que podrían resultar positivos.

Cómo ayudar a mi hijo a ser responsable - 9. Refuerzos y felicitaciones

10. Hablar sobre la responsabilidad

Finalmente, el último consejo es hablar sobre la responsabilidad con el niño. Se recomienda explicar qué es, los beneficios que conlleva, las consecuencias negativas si no se es responsable, entre otros. Evidenciar todo lo relacionado con ser responsable puede fomentar que el niño quiera crecer siendo responsable, que se quiera comprometer con sus obligaciones, etcétera. En este artículo puedes ver cómo comunicarte mejor con tus hijos.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo ayudar a mi hijo a ser responsable, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Educación y técnicas de estudio.

Bibliografía
  • Baratu, I. (s.f.). Guía de corresponsabilidad. Educar compartiendo las tareas familiares.
  • Durán, A., Tébar, M.D., Ochando, B., Martí, M.A., Bueno, F.J., Pin, G., Cubel, M.M., y Genís, M.R. (2004). Manual didáctico para la escuela de padres.

Escribir comentario sobre Cómo ayudar a mi hijo a ser responsable

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo ayudar a mi hijo a ser responsable
1 de 3
Cómo ayudar a mi hijo a ser responsable

Volver arriba