Compartir

Cómo ayudar a un ludópata

 
Por Bryan Longo. 28 julio 2020
Cómo ayudar a un ludópata

Los juegos de azar y las apuestas resultan ser actividades en las que muchos de nosotros en algún momento ha participado y han resultado ser entretenidas para divertirse con amigos. Sin embargo, la adicción a estos juegos de azar representa un fuente de conflicto con familiares, amigos y, sobre todo, consigo mismo al desvirtuarse por una necesidad obsesiva y patológica por continuar jugando sin sopesar las consecuencias que acarrea. En este artículo de Psicología-Online te explicamos cómo ayudar a un ludópata.

También te puede interesar: Cómo ayudar a un amigo alcohólico

Qué es la ludopatía

La ludopatía es un trastorno consistente en la alteración progresiva del comportamiento en la que el sujeto experimenta una necesidad incontrolable por jugar, a pesar de las consecuencias que provoca.

Síntomas

Es considerado por el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM 5 (2013) por un trastorno llamado juego patológico si cumple cuatro o más de los siguientes síntomas:

  1. Necesidad de jugar apuestas con cantidades mayores de dinero o bienes para conseguir la excitación deseada.
  2. Ha realizado esfuerzos repetidos por controlar, abandonar o reducir el juego sin éxito.
  3. La mayor parte del tiempo está irritado o ansioso, sobre todo cuando intenta reducir o abandonar el juego.
  4. Al perder dinero en las apuestas, suele volver otro día para intentar ganar o recuperar las pérdidas.
  5. Frecuentemente está pensando en las apuestas (recordando experiencias de apuestas pasadas, planificando su próxima apuesta).
  6. Generalmente apuesta cuando presenta algún malestar o vicisitud (ansiedad, depresión, culpa, abandono).
  7. Miente para poder ocultar lo implicado que está en el juego.
  8. Frecuentemente cuenta con los demás para que le den el dinero y así aliviar su situación financiera.
  9. Ha puesto en riesgo, o incluso, ha perdido un trabajo, una relación importante, una carrera académica o profesional a causa del juego.

Tipos

La ludopatía puede presentarse de dos formas; de forma episódica o recurrente:

  • Se considera episódica cuando cumple los síntomas anteriores en más de una ocasión pero disminuyen durante varios meses.
  • Es recurrente cuando los síntomas se presentan continuamente durante varios años.

También se reconoce tres formas de gravedad:

  • Leve: cumple 4-5 síntomas
  • Moderado: cumple 6-7 síntomas
  • Grave: cumple 8-9 síntomas

Cómo se trata la ludopatía

El tratamiento de la ludopatía al ser un trastorno de característica adictiva va orientado de una forma muy parecida al de las adicciones a sustancias. A continuación te compartimos algunos de los tratamientos para ludopatía:

Psicoterapia

Al haberse considerado la ludopatía como una adicción, se ha recurrido a la utilización de técnicas terapéuticas que han mostrado su utilidad en el control del alcoholismo y de la drogadicción.

La terapia cognitivo conductual se enfoca en la identificación de creencias patológicas o errores cognitivos para así poder remplazarlas por las que resultan ser de beneficio a la salud de los pacientes. En los jugadores patológicos se detectan sesgos cognitivos que facilitan la implicación excesiva en el juego, tales como la ilusión de control, el pensamiento supersticioso o la percepción errónea del cálculo de probabilidades.

La familiaridad con las apuestas desarrolla una ilusión de control por parte del sujeto enfermo, así también como una autoeficacia percibida la relación con la mayor probabilidad de ganancias. Por esta razón, los jugadores asiduos tienen más pensamientos patológicos (irracionales) que los jugadores ocasionales, lo que los lleva a asumir más conductas de riesgo.

Por otro lado estos sujetos también suelen evaluar los resultados del juego de una forma sesgada: con una creencia de que las pérdidas continuas auguran la llegada de una gran ganancia inminente que les permitirá recuperarse, incluso obtener más ganancias.

La terapia cognitiva conductual resalta la importancia de la modificación de las distorsiones cognitivas para así reducir las ansias de jugar y per se las conductas de juego. El objetivo de la terapia cognitiva conductual es orientar al paciente a hacer frente a los pensamientos irracionales y establecer una relación entre los pensamientos, emociones y conductas, así como también localizar las autoverbalizaciones usadas en relación al juego.

Tratamiento farmacológico

El interés de la intervención farmacológica en la ludopatía surge de la implicación o función de algunos neurotransmisores, como la serotonina, dopamina y norepinefrina, en los mecanismos de recompensa cerebral. En general, la dopamina se asocia al sistema de recompensa y motivación, la norepinefrina a la activación y búsqueda de recompensas (novedades), la serotonina se asocia a la compulsión.

  • Los fármacos que se han comprobado tener resultados positivos en la ludopatía actúan sobre estos sistemas de neurotransmisión y estos son los inhibidores de la recaptación de serotonina (IRSS), los estabilizadores del estado de ánimo, los neurolépticos atípicos y los antagonistas de opiáceos. Los IRSS han mostrado una importante disminución en el ansia de juego y las conductas compulsivas, y sobre todo cuando existe comorbilidad de algunas otras patologías de ansiedad o depresión.
  • Los estabilizadores del estado de ánimo como el litio o el topiramato, pueden presentar resultados bastante positivos en el tratamiento de la ludopatía cuando se utilizan como reguladores del estado de ánimo negativos.
  • Los antagonistas de opiáceos, como la naltrexona pueden inhibir los sentimientos de euforia asociados con el juego, lo que puede llegar a reducir el ansia y los pensamientos de juego (placer) y así mejorar el funcionamiento social; sobre todo son indicados cuando el ansia por el juego al inicio del tratamiento es muy fuerte o cuando existen antecedentes familiares de alcoholismo.

A nivel clínico, el uso de psicofármacos presentará utilidad cuando exista una comorbilidad a la ludopatía (depresión, bipolaridad, trastornos de ansiedad, TDAH). En concreto los fármacos pueden llegar a ser de beneficio como un tratamiento coadyuvante a la terapia psicológica.

  • Internamiento

El internar a los sujetos en un centro hospitalario se recomienda en los casos con crisis agudas severas, con fracasos terapéuticos reiterados y con trastornos comórbidos, especialmente depresión e intentos de suicidio.

¿Se puede salir de la ludopatía sin ayuda?

La ludopatía es uno de los trastornos reconocidos por la Asociación Americana de Psiquiatría, y como muchas de las patologías categorizadas en el DSM 5, necesita principalmente una intervención profesional.

Sin duda, un apoyo social y familiar contribuye considerablemente en la recuperación de la salud, de la misma forma en que se es consciente del problema y per se dé la necesidad de una corrección en los hábitos o conductas compulsivas. Sin embargo, estos intentos de solución por cuenta propia y con la ayuda de las personas cercanas se ve limitado por cuestiones clínicas que se desconocen muchas veces. Estos intentos también se ven menguados por los propios síntomas concomitantes (por ejemplo de una depresión o algún trastorno de ansiedad), provocando abandonos a los procesos de recuperación iniciados.

Por esta razón recomendamos que además del apoyo indispensable de la familia y amigos, se debe buscar una intervención por un profesional de la salud.

Cómo ayudar a una persona con ludopatía

¿Cómo ayudar a una persona con problemas con la ludopatía? Estos son los consejos más importantes para ayudar a un amigo, amiga o familiar que presenta juego patológico:

1. Infórmate

Busca información acerca de los síntomas que presenta la persona con ludopatía a la que quieres ayudar. Informarse sobre la patología que ha dañado la relación con la persona enferma permitirá comprender no solamente la presentación conductual, sino que, también su característica cognitiva y emocional.

2. Analiza el mundo emocional

Las personas que manifiestan síntomas de ludopatía, frecuentemente presentan de forma subyacente conflictos emocionales que operan como etiología de esta enfermedad.

Observar en qué momentos de la vida del enfermo se manifiestan o se exacerban los síntomas (por ejemplo, pueden existir conflictos sociales o familiares, como un desacuerdo o discusión que funcionan disparadores de los síntomas). En ocasiones, los enfermos aprender a utilizar el juego como un mecanismo de evasión al dolor emocional.

¿Cómo ayudar a un ludópata que no lo reconoce? Apoyar, orientar y acompañar en estos momentos a la persona enferma puede resultar efectivo en la recuperación de su salud.

3. No sigas contribuyendo a los síntomas

¿Qué hacer cuando un ludópata no quiere ayuda? En ocasiones, para aliviar el malestar de la persona enferma preferimos darle lo que nos está pidiendo (muchas veces son recursos económicos, algunas otras el apoyo a las actividades), pero es de menester abordar el problema y no facilitarle la evasión del mismo.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo ayudar a un ludópata, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Adicciones.

Bibliografía
  • American Psychiatric Association (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM 5). Editorial Panamericana.

Escribir comentario sobre Cómo ayudar a un ludópata

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo ayudar a un ludópata
Cómo ayudar a un ludópata

Volver arriba