Compartir

Efectos de la nicotina en el sistema nervioso

Por Anna Badia Llobet, Psicóloga y editora. 28 febrero 2019
Efectos de la nicotina en el sistema nervioso

El tabaquismo es considerado un grave problema de salud a nivel mundial. El tabaco se elabora con la hoja del tabaco que, tras mezclarse con otras sustancias y añadir aditivos, se trocea y envasa en forma de cigarrillos. El tabaco contiene la nicotina, una sustancia psicoactiva y adictiva que tiene efectos en el Sistema Nerviosos tanto Central como Periférico. En este artículo de Psicología-Online, efectos de la nicotina en el sistema nervioso, vemos qué es la nicotina y detallamos en profundidad sus efectos, así como los trastornos relacionados con dicha sustancia. También nombramos la manera de evaluar la adicción a la nicotina y el tratamiento el correspondiente.

¿Qué es la nicotina?

La nicotina es una sustancia alcaloide natural que tiene un efecto psicoactivo muy potente, con efectos en el Sistema Nervioso Central y el Sistema Nervioso Periférico, dada su facilidad para atravesar la barrera hematoencefálica. La nicotina es la causante de la dependencia y la adicción al tabaco, es decir, consiste en una droga adictiva, de hecho, es una de las sustancias más adictivas conocidas. También es una de las sustancias más estudiadas.

La nicotina es un componente del tabaco, deribado de la hoja Nicotiana tabacumse. Esta substancia se consume principalmente por la inhalación del humo de los cigarrillos de tabaco. Cada cigarrillo contiene aproximadamente 10 miligramos de nicotina, aunque se inhala aproximadamente 2 mg.

La duración de los múltiples efectos de la nicotina es de 2 horas aproximadamente aunque puede variar entre 1 y 4 horas. Finalmente, dicha sustancia se metaboliza en el hígado.

Efectos de la nicotina en el Sistema Nervioso

La nicotina es una droga adictiva que actúa en el cerebro, es decir, en el Sistema Nervioso Central, y es la causante de la adicción al tabaco.

En primer lugar, tras la inhalación del humo, la nicotina se absorbe a nivel pulmonar y de los pulmones pasa a la sangre. La circulación arterial lleva la nicotina al cerebro de manera veloz, en unos 10 segundos aproximadamente. La rapidez del efecto de esta sustancia es uno de los factores que favorece la adicción a la misma. Después, a través de la circulación sanguínea, llega a las demás partes del organismo. Finalmente, se une a receptores específicos.

En el cerebro, la nicotina se convierte en metabolitos intermedios que actúan en los receptores colinérgicos nicotínicos del Sistema Nervioso Central, así empieza su acción. Los receptores nicotínicos son receptores de canales iónicos, los cuales producen una respuesta respuesta neuronal prácticamente inmediata. A continuación, activa las glándulas adrenales y produce una descarga de adrenalina. Consecuencia de ello es la estimulación corporal y el aumento de la presión arterial, el ritmo cardíaco y respiratorio, es decir, los efectos en el sistema nervioso periférico. Los efectos neuroendocrinos causados por la nicotina son el aumento de la adrenocrticopa, el cortisol, la vasopresina, la aldosterona, la hormona del crecimiento y la prolactina. Estas alteraciones pueden tener implicaciones en la conducta.

Las sustancias adictivas como la nicotina, afectan un neurotransmisor llamado dopamina. En concreto, la nicotina produce su acción enlazándose por enlaces químicos a receptores moleculares de las células nerviosas de la dopamina, activando las neuronas. De hecho, se ha encontrado que la proteína a la que se enlaza la nicotina en las células de dopamina se llama subunidad beta 2. Así, la nicotina ocasiona la liberación de dopamina y el aumento de la concentración de esta en las regiones del cerebro del sistema de recompensa, como el núcleo accumbens, produciendo la sensación de placer. De este modo, se propicia que se repita el comportamiento que ha producido el aumento de dopamina, es decir, la acción de fumar. Convirtiéndose en una adicción.

Cuando las neuronas están expuestas de forma prolongada a la nicotina, primero se sensibilizan a la sustancia pero después se desensibilizan. Aquí empieza el fenómeno de la tolerancia: el efecto se reduce, pues crece el número de receptores nicotínicos en el cerebro.

Cuando la nicotina desaparece, el exceso de receptores ocasionan malestar y nerviosismo: fenómeno conocido como abstienencia, ya que se activa el sistema de estrés. Sin embargo, si la nicotina desaparece durante semanas, el número de receptores vuelve a reducirse hasta la normalidad. Aquí se podría decir que se ha producido la desintoxicación.

Se ha investigado el efecto que tiene el tabaco sobre las funciones cognitivas y se ha descubierto que a nivel inmediato la nicotina produce mejoras en la ejecución de tareas cognitivas debido a la actividad colinérgica y el aumento del arousal cortical. Sin embargo, a largo plazo, la acción de la nicotina reduce la formación de neuronas, mientras que la abstinencia conlleva deterioro cognitivo.

Efectos de la nicotina en el sistema nervioso - Efectos de la nicotina en el Sistema Nervioso

Trastornos relacionados con la nicotina

La intoxicación por nicotina

Tras el consumo de elevadas dosis de nicotina se puede producir la intoxicación, caracterizada por alteraciones en el nivel de consciencia, en la percepción, en los pensamientos, en el estado anímico y en el comportamiento. Puede presentarse insomnio, sueños extraños, labilidad emocional, desrealización, nauseas o vómitos, sudoración, taquicardia y arritmias.

La intoxicación por nicotina no suele ocurrir con cigarrillos pero si con la administración cutánea.

La dependencia a la nicotina

Tras el consumo repetido de nicotina se producen alteraciones cognitivas, fisiológicas y del comportamientos, caracterizadas principalmente por el deseo intenso y compulsivo de consumir nicotina. Existen dificultades para controlar el consumo y este persiste a pesar de las consecuencias negativas que conlleva. Hasta el punto de dar prioridad al consumo antes que a otras actividades. Es habitual la preocupación por el consumo. También el efecto de tolerancia, es decir, necesidad de aumentar la cantidad para conseguir el mismo efecto. Existe también un cuadro de abstinencia cuando para el consumo.

El test de Fagerstrom es un test de dependencia a la nicotina muy utilizado para calcular el nivel de adicción.

El síndrome de abstinencia de la nicotina

Tras la disminución o parada de consumo de nicotina, habiendo existido previamente un consumo regular y prolongado, se produce el síndrome de abstinencia. Los síntomas de abstinencia pueden darse a partir de unas horas después de la última vez que se consumió la nicotina, siendo su punto álgido entre las 24 y las 48 horas. El síndrome de abstinencia se caracteriza por el el deseo impulsivo de nicotina, el estado anímico depresivo o disfórico, el malestar, el insomnio, la irritabilidad, la ansiedad, la dificultad de concentración, la inquietud y el aumento del apetito o de peso y la tos.

Gran parte de los síntomas suelen durar unas semanas, pero la ansiedad por fumar puede durar años. En general, la aducción al tabaco puede tratarse a través de técnicas de la terapia cognitivo-conductual, especialmente aplicadas en formato grupal.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Efectos de la nicotina en el sistema nervioso, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Adicciones.

Bibliografía
  • Martín, A., Rodríguez, I., Rubio, C., Revert, C., & Hardisson, A. (2004). Efectos tóxicos del tabaco. Revista de toxicología, 21(2-3).
  • Pérez, N., Pérez, H., & Fernández, E. J. (2007). Nicotina y adicción: un enfoque molecular del tabaquismo. Revista Habanera de Ciencias Médicas, 6(1), 0-0.
  • Pozo, M. C. C., & Pérez, V. M. S. (1994). Efectos cognitivos de la nicotina y el tabaco en sujetos humanos. Psicothema, 6(1), 5-20.
  • Treviño, L. J., Fernández, M. T. B., González, M. P. G., Martínez, P. A. S., & Bousoño, M. (2004). La nicotina como droga. Monografía Tabaco, 16(suplemento 2), 143.

Escribir comentario sobre Efectos de la nicotina en el sistema nervioso

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Carmen
Es difícil dejar el tabaco... Però es posible!!! Y una vez conseguido además mejora la autoestima. La sensación de YO puedo es genial. Lo se por experiencia propia.
Anna Badia Llobet (Editor/a de Psicología-Online)
Hola Carmen,
Muchas gracias por compartir tu experiencia.
Saludos.

Efectos de la nicotina en el sistema nervioso
1 de 2
Efectos de la nicotina en el sistema nervioso

Volver arriba