Compartir

La teoría del cerebro triuno de MacLean

Por Claudia Pradas Gallardo. 6 noviembre 2018
La teoría del cerebro triuno de MacLean

Existen muchas teorías acerca de cómo funciona nuestra mente y cómo el cerebro regula estos procesos mentales. En estas últimas décadas, los numerosos avances en neurociencia nos han permitido descubrir nuevas maneras de comprender el cerebro y su funcionamiento.

En 1990, Paul MacLean planteó una estructura cerebral dividida en tres sistemas cerebrales (comúnmente conocidos como los tres cerebros) interconectados entre ellos, definió cada estructura y creo la conocida teoría del cerebro triúnico o cerebro triuno. Dichos sistemas se dividen de la siguiente manera:

  • Cerebro reptiliano
  • Cerebro límbico o emocional
  • Cerebro racional o neocórtex

¿Quieres saber más sobre la teoría del cerebro triuno de MacLean? Entonces no te pierdas este interesante artículo que te ofrecemos en Psicología-Online.

También te puede interesar: Partes del cerebro y sus funciones

La teoría del Cerebro Triuno

La teoría del cerebro triuno o teoría de los tres cerebros de Mac Lean surgió con el objetivo de agrupar diferentes zonas neuronales según su función y en el orden de aparición evolutiva (de los sistemas más primarios hasta aquellas estructuras más avanzadas y propias de los seres humanos). Además, según Sperry y MacLean[1], estas estructuras están diferenciadas física y químicamente.

En esencia, la teoría de los tres cerebros plantea una novedosa manera de reagrupar nuestro cerebro. Estos tres bloques o secciones son conocidas como el cerebro reptiliano, el cerebro límbico o emocional (coincidiendo con el sistema límbico) y el cerebro racional.

Dichas secciones están conectadas entre ellas pero a su vez funcionan de manera independiente. Por lo que se envían información constantemente a pesar de estar centradas cada una en una función concreta.

Paul MacLean: biografía, teoría y libros

Nacido en 1913 en Estados Unidos, Paul MacLean fue un médico centrado en el campo de las neurociencias que dedicó gran parte de sus estudios en el campo de la psicología y la psiquiatría. Empezó a desarrollar su teoría inspirado en los textos neurocientíficos de papez y proponiendo el sistema límbico como centro de las emociones.

A partir de esos pequeños pasos, Paul MacLean fue desarrollando una teoría que tomaría fuerza a finales de los años 70. Sin embargo, no fue hasta 1990 que sus estudios sobre la teoría del cerebro triúnico fueron plasmados en el libro conocido como "el cerebro triuno en la evolución".

A continuación, desarrollaremos los tres sistemas definidos por MacLean según su teoría del cerebro triuno

La teoría del cerebro triuno de MacLean - La teoría del Cerebro Triuno

El cerebro reptiliano

También conocido como el cerebro instintivo o cerebro básico, este es el cerebro más primitivo de todos según la teoría de MacLean.

El cerebro reptiliano es considerado como la estructura ancestral que regula nuestras funciones vitales y las conductas más instintivas relacionadas con la supervivencia del individuo (comer, beber, dormir) y de la especie (impulsos y relaciones sexuales). En definitiva, según la psicología, la función del cerebro reptiliano es actuar rápido y de manera instintiva para asegurar nuestra supervivencia.

Anatomía del cerebro reptiliano

Encontramos el cerebro reptiliano en la zona baja del encéfalo: el tronco cerebral y el prosencéfalo (1). El cerebro reptiliano según la psicología es aquella zona en la que se controlan los niveles de energía de nuestro cuerpo y se busca el equilibro, también conocido como homeostasis.

Muchos expertos afirman que la amígdala forma parte del cerebro reptiliano, sin embargo, el debate sigue abierto entre si este órgano forma parte del sistema límbico o del cerebro instintivo.

La teoría del cerebro triuno de MacLean - El cerebro reptiliano

El cerebro emocional o límbico

Según la teoría del cerebro triuno, esta zona apareció con los primeros mamíferos y se fue desarrollando por encima de lo que hemos definido anteriormente como cerebro reptiliano. El cerebro límbico está considerado el centro de las emociones, es decir: nuestro sistema nervioso emocional. Y se encarga de producir y generar emociones en nuestro sistema nerviosa.

Es importante afirmar que esta zona tiene una función muy adaptativa: produce respuestas emocionales y genera un aprendizaje muy importante a nivel experiencial. Nuestros sistemas de memoria, motivación, activación y atención suelen funcionar de una manera más productiva cuando se ven influenciados por las emociones.

  • Pongamos un ejemplo: recordaremos mejor un acontecimiento si hemos sentido una fuerte emoción (como ir al concierto de nuestro grupo favorito). En cambio, solemos olvidar aquellos hechos que no nos producen respuestas emocionales intensas.

Relación entre cerebro emocional y sistema límbico

Esta segunda estructura está constituida a su vez por seis elementos: el tálamo, la amígdala, el hipotálamo, los bulbos olfactorios, la región septal y el hipocampo. Coincidiendo así con lo que hoy en día definimos como sistema límbico (2).

El sistema límbico, al igual que el cerebro emocional es la zona encargada de regular las emociones y modular el modo en el que las expresamos.

La teoría del cerebro triuno de MacLean - El cerebro emocional o límbico

El cerebro racional o neocórtex

Finalmente, según esta interesante teoría de los tres cerebros, nos encontramos con la neocorteza o cerebro racional: esta parte de nuestro cerebro se encarga del procesamiento cognitivo y de la toma de decisiones razonadas y lógicas.

Popularmente al cerebro racional se le da el nombre de materia gris, sin embargo, el neocórtex está formado por diversas estructuras encefálicas, entre ellas destacamos el hemisferio izquierdo y el hemisferio derecho de la corteza cerebral. Otro nombre con el que encontramos esta zona es el isocórtex.

Funciones del neocórtex

Debemos comprender el cerebro racional como una estructura prácticamente única en nuestra especie. Según MacLean, el ser humano es el único organismo que tiene completamente desarrollado el neocórtex.

  • Las capacidades intelectuales, lógicas y la toma de decisiones racionales son algunas de las habilidades que nos proporciona esta zona cerebral.
  • Además, el cerebro racional también nos ayuda en los procesos de autoconciencia, reflexión y organización.

Anatómicamente hablando, encontramos el neocórtex en la zona más superficial del enféfalo (3), conforma el 90% de la corteza cerebral y se extiende en forma de pliegues y circunvalaciones.

La teoría del cerebro triuno de MacLean - El cerebro racional o neocórtex

Críticas a la teoría del cerebro triuno según la psicología

El sistema nervioso se trata de una compleja red de células neuronales que trabajan en equipo. A pesar de que podemos diferenciar anatómicamente diferentes parteas del sistema nervioso y del cerebro, el modelo de MacLean resulta demasiado simple para toda la información que poseemos hoy en día.

Aún así, la teoría del cerebro triuno es muy importante puesto que relaciona zonas cerebrales con funciones mentales concretas. Gracias a esta teoría (entre otras) hoy en día, podemos desarrollar algunas disciplinas como la neuropsicología.

La teoría del cerebro triuno en el neuromarketing

A pesar de que la teoría del cerebro triúnico en el márketing tenga mucho impacto, en la psicología se considera un modelo desfasado. Gracias a las nuevas técnicas de neuroimagen, podemos observar que nuestro cerebro no está formado por partes como si se tratara de un puzzle.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a La teoría del cerebro triuno de MacLean, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Neuropsicología.

Referencias
  1. MacLean, Paul D. The triune brain in evolution: Role in paleocerebral functions. Springer Science & Business Media, 1990.
Bibliografía
  • Velásquez Burgos, B. M., Calle, M. G., & Remolina De Cleves, N. (2006). Teorías neurocientíficas del aprendizaje y su implicación en la contrucción de conocimiento de los estudiantes universitarios. Tabula Rasa, (5).
  • Patiño, M. (2008). Conozca su cerebro. Bogotá: Instituto Tecnologico Metropolitano.

Escribir comentario sobre La teoría del cerebro triuno de MacLean

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Wilson Giraldo García
Excelente artículo, gracias por estos aportes en este tema tan fascinante

La teoría del cerebro triuno de MacLean
1 de 5
La teoría del cerebro triuno de MacLean

Volver arriba