Compartir

Niños altamente sensibles: características y cómo educarlos

 
Por Sara Sanchis. Actualizado: 20 marzo 2020
Niños altamente sensibles: características y cómo educarlos

La alta sensibilidad es un rasgo que afecta al 15% de la población y supone un alto grado de sensibilidad y reactividad en el sistema nervioso central de la persona. Se trata de un rasgo de la personalidad, no de una enfermedad. La diferencia que presentan con respecto a la mayoría de la población es la manera de percibir y procesar la información que, debido a ciertas características personales, les hace actuar de una manera diferente a los demás.

Aunque en muchas ocasiones las personas con alta sensibilidad (PAS) se perciben como "raros" o diferentes, presentar este rasgo no supone nada malo para la persona. Se trata de aceptar e integrar dicha característica personal y realizar los ajustes necesarios en su entorno de modo que su cotidianeidad se convierta en algo más calmado y placentero.

En el siguiente artículo profundizaremos sobre el tema de la alta sensibilidad en niños (NAS): sus características, la relación con las altas capacidades, cómo saber cuando un niño es altamente sensible, cómo tratarlo y educarlo y si resulta necesario algún tipo de tratamiento psicológico.

También te puede interesar: Inteligencia emocional en niños

Características de los niños altamente sensibles

Según Elaine Aron, doctora y psicóloga americana que acuñó el término PAS (personas altamente sensibles) a mediados de los años 90, los niños altamente sensibles o NAS se caracterizan por cuatro rasgos principales:

  1. Profundidad de procesamiento: realizan profundos análisis de las situaciones antes de emprender una acción concreta.
  2. Gran emocionalidad y empatía: sienten las diferentes emociones de una manera muy intensa debido a su gran capacidad para empatizar con determinadas situaciones.
  3. Presentan una gran sensibilidad ante las sutilezas que el resto de personas apenas percibe.
  4. Sobre estimulación o saturación: al procesar la información de manera profunda, ambientes cargados de estímulos pueden saturarlos ya que registran todos los estímulos sin aplicar ningún tipo de filtro.

Estas cuatro características son aspectos que definen el rasgo sin las cuales un niño no puede ser considerado altamente sensible. No obstante, existe una serie de características que pueden acompañar a los NAS, aunque no se dan en todos los casos ni de manera equitativa. Estas serían:

  • No toleran bien la exposición a luces brillantes, olores fuertes y ruidos.
  • Son personas solitarias e introspectivas que, en algunos casos, no han desarrollado especialmente sus habilidades sociales por lo que pueden mostrarse también introvertidas o tímidas.
  • Se sienten especialmente atraídos por las artes, la naturaleza y la justicia. Sufren con el dolor ajeno y, por ello, presentan actitudes de altruismo y solidaridad ante las injusticias sociales o medioambientales
  • Presentan dificultades para conectarse con sus propios límites, con lo cual tienden a ser perfeccionistas en sus intereses (sin detectar sus necesidades de descanso, por ejemplo), les cuesta decir "no", etc.
  • Precisamente por su dificultad para conectar con sus propias necesidades y límites, suelen ser poco espontáneos lo que les lleva a estresarse ante los cambios y, sobre todo, ante situaciones estresantes.

Niños altamente sensibles y altas capacidades

Aquí cabe anotar un aspecto importante a tener en cuenta: el 90% de los niños con altas capacidades son niños altamente sensibles, sin embargo, no todos los NAS presentan altas capacidades. Es un dato que cabe destacar ya que se suele asociar las altas capacidades a los niños que presentan alta sensibilidad pero, como hemos comentado, no todos los casos suelen reflejar esta característica.

Los niños con alta sensibilidad presentan los cuatro rasgos principales descritos en el apartado anterior y, de manera más aleatoria, otros aspectos como las altas capacidades y otros rasgos pero estos no son definitorios por sí mismos.

Aunque ambos rasgos presentan muchas características en común, no son exactamente lo mismo. Actualmente se están realizando estudios para intentar explicar la relación que subyace entre ellos.

Aquí encontrarás más información sobre la superdotación intelectual.

Cómo saber si mi hijo es altamente sensible

Actualmente, existen varias versiones del test desarrollado inicialmente por la doctora Elaine Aron. Entre ellos, España ha desarrollado uno adaptado a la población hispano hablante que puede encontrarse online y cuyas preguntas son:

  1. ¿Se siente en armonía con la naturaleza?
  2. ¿Le gustan los animales?
  3. ¿Le afecta especialmente la falta de sueño?
  4. ¿Se queja si hay un ruido constante?
  5. ¿Se asusta fácilmente?
  6. ¿Prefiere colaborar a competir?
  7. ¿A veces necesita estar a solas?
  8. ¿Es sensible al dolor?
  9. ¿Realiza preguntas inusuales para su edad?
  10. ¿Es prudente al tratar con otras personas?
  11. ¿Sigue las normas?
  12. ¿Muestra interés por las artes?
  13. ¿Tiene los sentidos muy desarrollados?
  14. ¿Le resulta sencillo comprender conceptos complejos?
  15. ¿Destaca su capacidad creativa e imaginativa?
  16. ¿Tiende a ser perfeccionista y ordenado/a?
  17. ¿Comprende las emociones de los demás?
  18. ¿Las críticas le afectan mucho?
  19. ¿Normalmente reflexiona mucho antes de tomar una decisión?
  20. ¿Disfruta estando solo/a?
  21. ¿Se queja de la ropa?
  22. ¿Vive las emociones con intensidad?

Este test es una prueba online y gratuita que, en ningún caso, supone un diagnóstico definitivo. Para tal caso, recomendamos acudir a un especialista que procederá a una evaluación de mayor profundidad.

Cómo tratar a niños con alta sensibilidad

Como adultos es necesario y positivo para un niño o niña con alta sensibilidad que reconozcamos su rasgo y respetemos sus características personales. De este modo, el infante se sentirá valorado y su autoestima se verá reconfortada.

Resulta importante reconocer y mostrarse respetuosos en los temas que le preocupan porque, aunque para nosotros sean cosas insignificantes, para ellos son verdaderamente relevantes. Algunos de los aspectos que suelen preocupar a los NAS suelen ser:

  • injusticias de todo tipo
  • problemas/tensión entre las personas
  • sufrimiento ajeno
  • entornos masificados o sobreestimulados
  • sorpresas y cambios inesperados
  • falta de afirmación y reconocimiento del ser querido.

Acompañar calmada y respetuosamente a los niños y niñas en dichas situaciones les ayudará a sentirse seguros, con lo que sobrellevarán mejor dichos momentos.

Cómo educar niños altamente sensibles

La educación de los niños y las niñas en general no es sencilla. Presenta momentos muy placenteros y otros un tanto más complicados de sobrellevar. En el caso de niños con alta sensibilidad ocurre los mismo pero aumenta la intensidad de las sensaciones, tanto de bienestar como de malestar, precisamente por la propia respuesta emocional más intensa del infante.

La educación de los NAS requiere mucha presencia, atención verdadera, entendimiento y empatía. Es importante tener en cuenta que el cansancio, el estrés y la sobre-estimulación, tanto del niño como de los padres o educadores, dificultarán un acompañamiento respetuoso y aumentarán las posibilidades de situaciones conflictivas. En muchos casos, también alguno de los padres presenta el rasgo de alta sensibilidad, por lo que el acompañamiento de su hijo se convierte en una hazaña mayor debido a sus propias características y sensibilidad.

En realidad, se trata de realizar un acompañamiento respetuoso, como el de cualquier otro niño, que atienda sus necesidades particulares y respete sus peculiaridades. La calma, la paciencia y el propio cuidado personal ayudará a sobrellevar mejor la situaciones difíciles.

Tratamiento psicológico para niños altamente sensibles

La alta sensibilidad no es un trastorno psiquiátrico sino un rasgo de personalidad. Es por ello que los niños con alta sensibilidad no requieren de ningún tratamiento psicológico específico, a no ser que presenten problemas concretos en algún área de su vida consecuencia, normalmente, de no sobrellevar e integrar este rasgo como algo propio. En estos casos, sí que resulta recomendable solicitar la ayuda de un profesional que ofrezca herramientas al niño y a su familia para aceptar el rasgo y poner el foco en el gran potencial que puede suponer desarrollarlo adecuadamente.

Resulta igualmente importante descartar cualquier enfermedad o trastorno que pueda estar enmascarando el rasgo de alta sensibilidad o, al contrario, diagnosticar correctamente algo que en principio se percibía como NAS.

Ante cualquier caso de duda, solicitar ayuda profesional especializada es la mejor opción para aclarar la situación.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Niños altamente sensibles: características y cómo educarlos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Trastornos emocionales y de conducta.

Bibliografía
  • Asociación de Personas con Alta Sensibilidad de España. "Alta Sensibilidad y PAS" recuperado de: https://www.asociacionpas.org/alta-sensibilidad/
  • Asociación Española de Profesionales de la Alta Sensibilidad. "¿Qué es la alta sensibilidad?" y "Test de Alta Sensibilidad" recuperado de: https://pasespana.com/
  • Zebers Beijl, K. "¿Qué es la alta sensibilidad?" recuperado de: https://www.personasaltamentesensibles.com/alta-sensibilidad/

Escribir comentario sobre Niños altamente sensibles: características y cómo educarlos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Niños altamente sensibles: características y cómo educarlos
Niños altamente sensibles: características y cómo educarlos

Volver arriba