Compartir

¿Qué es la psicología forense y para qué sirve?

 
Por Marta Thomen Bastardas. 31 mayo 2019
¿Qué es la psicología forense y para qué sirve?

Las conductas y motivaciones que puedan llevar a una persona cometer un delito pueden estar condicionadas por su estado mental y frente a ello debemos preguntarnos: ¿sería justo juzgar a una persona que no está en sus plenas facultades mentales, del mismo modo que otra que sí? Y ante ello, debemos preguntarnos ¿los abogados, los jueces o los fiscales, entre otros, están formados para poder determinar el estado mental de una persona? Ante estas cuestiones, nace la psicología forense, jurídica y criminal. Si estás interesado en conocer la psicología forense y para qué sirve, sigue leyendo este artículo de Psicología-Online.

También te puede interesar: El rol del psicólogo en el ámbito jurídico

¿Qué es la psicología forense?

Definición de psicología forense

La psicología forense es la rama de la psicología jurídica que tiene el objetivo de aplicar sus conocimientos frente a las pruebas periciales. Frente a ello, la psicología aplicada a los tribunales busca colaborar en la resolución de los procesos judiciales, a partir de comprender y estudiar los distintos factores psicológicos que puedan ser útiles y aplicables en el juicio, es decir, tiene el objetivo de aportar datos que contribuyan a resolver los distintos casos.

Si te interesa conocer otras áreas de la psicología, en este articulo encontrarás las ramas de la psicología y sus definiciones.

Psicología jurídica

La psicología jurídica es un especialidad dentro de la psicología, que tiene el objetivo de aplicar las técnicas y conocimientos psicológicos sobre la conducta de las personas en el ámbito jurídico. Por ello, establece una relación entre el Derecho y la Psicología. Por ello, se centra en el estudio, la promoción, la explicación, el asesoramiento y la prevención de los aspectos a nivel psicológico, conductual y relacional que interfieren en el comportamiento sobre aspectos legales de las personas. Siendo las funciones que ejerce un psicólogo jurídico las siguientes:

  1. Evaluación y diagnóstico: esta función se concentra en establecer una valoración respecto las condiciones psicológicas que puedan haber influido sobre una conducta.
  2. Asesoramiento: los representantes de esta especialización deben asesorar a los órganos judiciales en referencia a las cuestiones de su especialidad.
  3. Intervención: deben realizarse programas y diseños con el objetivo de establecer una prevención, tratamiento, rehabilitación e inclusión o integración de la persona. Con el objetivo de discriminar si es más adecuada su integración en comunidad o en un centro penitenciario. Aquí encontrarás una intervención psicosocial en un centro penitenciario.
  4. Formación y educación: otra posible aplicación de esta especialidad es formar en técnicas psicológicas aplicables a su ámbito a profesionales del ámbito legal, tales como jueces, policías, abogados,…
  5. Realización de campañas sobre la prevención social ante la criminalidad y medios de comunicación.
  6. Investigación.
  7. Victimología: ayudar a mejorar las circunstancias de la victima y su contacto con el sistema legal.
  8. Mediación: establecer soluciones mediante negociaciones frente los conflictos jurídicos, con el objetivo de reducir el impacto emocional, social y añadir una alternativa legal, sobre la cual los implicados tengan un papel principal.

¿Para qué sirve la psicología forense?

Qué estudia la psicología forense

Este ámbito dentro de la psicología busca señalar el estado mental de la persona en el momento determinado del delito, y no su funcionamiento actual. El psicólogo forense trabaja en cierta medida en retrospectiva y entonces, tiene la necesidad de recurrir a terceros para que le ofrezcan información, personas colaterales, escritos o comunicaciones verbales, posibles declaraciones,… para recaudar la información necesaria que le ayude a determinar si había alguna alteración en el funcionamiento de la persona en el momento del delito.

Objetivos de la psicología forense

La psicología forense tiene la finalidad de destacar el estado mental de la persona en el momento del delito y la forma en que este estado mental pueda haber influido en la conducta de la persona, para aportar información relevante en el proceso judicial y con ello, dar asesoramiento a los abogados, jueces, fiscales,… implicados en el juicio, en relación a los aspectos psicológicos.

Qué es un psicólogo forense

Un psicólogo forense es un profesional de la psicología con especialización en psicología forense (normalmente, a través de un máster en psicología forense y experiencia profesional), que se dedica a los procesos judiciales.

Qué hace un psicólogo forense

El rol del psicólogo forense cambia según el tipo de psicología forense. Nos encontramos con dos tipos diferentes de psicología forense: la psicología forense clínica y la experimental.

Psicología forense clínica

Este tipo de psicología forense sirve para evaluar los daños producidos en las victimas y establecer la responsabilidad sobre los sucesos al acusado, teniendo en cuenta la valoración del estado mental de la persona y en consecuencia, su imputabilidad. Las dimensiones psicológicas que se evalúan en esta tipología son el área de la personalidad, la evaluación y el tratamiento de patologías. Las funciones del psicólogo forense en este ámbito de aplicación pueden ser:

  1. Clínicas médico-forenses: el papel del psicólogo se centra en colaborar en la evaluación de las víctimas y/o los agresores, como puede ser en casos de abuso sexual, accidentes de tráfico, maltrato, trastorno mental, bullying, adicciones,…
  2. Juzgados de familia: generalmente, la posición del psicólogo se sustenta en informar al juez sobre las circunstancias familiares, normalmente en procesos de divorcio, con el fin de establecer la custodia de los hijos y en procesos de protección a menores.
  3. Juzgados de menores: normalmente, junto a la figura del trabajador o educador social, consiste en la elaboración de informes que contengan la evaluación sobre los aspectos de personalidad y condiciones educativas, familiares, relacionales,… del menor y recomiendan las posibles medidas más adecuadas.
  4. Juzgados de vigilancia penitenciaria: se establece una evaluación de los presos para valorar los permisos de salida, la posibilidad de la libertad condicional, la duración de la condena, posibles riesgos de fuga,… y se detalla todo en un informe.
  5. Asistencia a victimas: junto a juristas y trabajadores y educadores sociales, el psicólogo le da asesoramiento a las víctimas.

Psicología forense experimental

Tal y como hemos señalado previamente, los profesionales de este ámbito deben trabajar en retrospectiva y frente a ello, deben atender a la evaluación de las pruebas testificales, declaraciones e identificaciones. Para poder establecer la validación de dichas pruebas, se tienen en cuenta los procesos de atención, percepción y memoria de la persona. Las funciones del psicólogo forense en este ámbito de aplicación pueden ser:

  • Participación en los distintos procedimientos ante la toma de declaración, en casos que requieran una atención especial.
  • Asesoramiento sobre la posible exactitud de las declaraciones prestadas por los testigos a los tribunales.
  • Colaboración en ruedas de identificación.
  • Evaluación de la credibilidad de los testigos en las declaraciones.

Ante ello, se entrevén dos roles del psicólogo forense en este ámbito de aplicación: la primera función se establece entorno al peritaje de pruebas testificales y la segunda, ofrecer asesoramiento al órgano jurídico para garantizar una correcta valoración de las pruebas.

Una vez comprendida la psicología forense, debemos conocer otra aplicación de la psicología jurídica: la psicología criminal. Es importante conocer sus aplicaciones, para comprender sus diferencias y no confundirlas.

En este artículo, encontrarás más información sobre el rol del psicólogo en el ámbito jurídico.

Psicología criminal

La psicología criminal es una disciplina de la psicología orientada a comprender, estudiar y explicar cuáles son las motivaciones y el origen de la conducta ilegal, así como la personalidad de la persona que ha cometido el delito, puesto que se entiende que el hecho criminal ha sido cometido en un contexto que debe tenerse presente. Además de ello, busca prevenir y controlar las conductas delictivas, así como aumentar la rehabilitación y reinserción de la persona acusada. Los ámbitos de aplicación de esta disciplina pueden ser los siguientes:

  1. Análisis criminal: en esta área de aplicación, la psicología criminal busca observar y estudiar los comportamientos de la persona en distintas áreas de su vida.
  2. Investigación policial: en este ámbito el psicólogo busca establecer negociaciones con el criminal, además de trabajar sobre contenidos de carácter psicológico tales como pruebas o sucesos.
  3. Profiling: el psicólogo en esta área de intervención trata de situarse en la mente del criminal. Esta técnica permite reconocer las características principales de la personalidad del delincuente, a través de un análisis de su crimen, su comportamiento y/o el escenario del crimen cometido. Por ejemplo, se estudiaría si el crimen fue un acto premeditado o consecuencia de un acto impulsivo. En este artículo encontrarás más información sobre el perfil psicológico de un criminal.
  4. Entrevistas: otro ámbito de aplicación es la realización de entrevistas tanto a las victimas como a los criminales, con el objetivo de obtener información relevante sobre los sucesos.
  5. Prevención: esta área busca comprender los factores biopsicosociales que pueden guardar una relación con la aparición de los actos delictivos, con el objetivo de reducir los niveles de criminalidad, a partir de programas de prevención.
  6. Actuación sobre las efectos y secuelas de la victima a nivel psicológico. Además de los efectos individuales sobre la víctima, se estudian los efectos a nivel colectivo dentro de la sociedad.

Psicología criminal y forense: diferencia

En resumen, la psicología criminal busca comprender los por qué de las conductas, el origen de estas, la personalidad de la persona y sus motivaciones, mientras que la psicología forense ejerce sobre los aspectos formales, buscando establecer conclusiones legales sobre las cuales se encuentran implicaciones psicológicas.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Qué es la psicología forense y para qué sirve?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología legal.

Bibliografía
  • Albiñana, J. (2014). La Psicología Criminal. CRIMINA (centro para el estudio y prevención de la delincuencia): psicología criminal.
  • Echeburúa Odriozola, E., Muñoz, J. M., & Loinaz, I. (2011). La evaluación psicológica forense frente a la evaluación clínica: propuestas y retos de futuro.
  • Manzanero, A. (2009). Psicología Forense: definición y técnicas. Teoría y práctica de la investigación criminal, 313-339.
  • Manzanero, A. L., & González, J. L. (2013). Avances en psicología del testimonio. Santiago de Chile: Ediciones Jurídicas de Santiago.
  • Morales Quintero, L. A., & García López, E. (2010). Psicología Jurídica: quehacer y desarrollo. Diversitas: perspectivas en psicología, 6(2).
  • Soria Verde, M. (2005). Manual de psicología jurídica e investigación criminal. Madrid: Ediciones Pirámide.

Escribir comentario sobre ¿Qué es la psicología forense y para qué sirve?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Qué es la psicología forense y para qué sirve?
¿Qué es la psicología forense y para qué sirve?

Volver arriba