Compartir

Adicción a la tecnología: qué es, causas, síntomas, consecuencias y tratamiento

 
Por Marta Thomen Bastardas. 23 abril 2019
Adicción a la tecnología: qué es, causas, síntomas, consecuencias y tratamiento

El uso de la tecnología en la actualidad representa un enorme potencial comunicativo, creativo y educativo, no obstante, su uso excesivo puede conllevar riesgos y consecuencias, llevando a la persona a una adicción a la tecnología.

La adicción puede afectar a cualquier edad, sin embargo, los adolescentes son especialmente vulnerables a ello, debido a que las nuevas generaciones nacen con los medios digitales, formando parte de su día a día y de su desarrollo, siendo su principal fuente de información, socialización y comunicación. Por ello, es necesario conocer los posibles riesgos y consecuencias que conlleva su uso excesivo, para poder prevenir y tratar la adicción lo más rápido posible.

Dentro de la adicción a la tecnología podemos encontrar la adicción en los videojuegos, a Internet, a las redes sociales, la nomofobia, etc. Si te interesa seguir conociendo cómo cursan la adicción a la tecnología, sigue leyendo este artículo de Psicología-Online donde explicaremos la adicción a la tecnología: qué es, causas, síntomas, consecuencias y tratamiento.

Adicción a la tecnología: ¿qué es?

Cuando pensamos en adicción, relacionamos el concepto con el consumo de una sustancia nociva que conlleva generar tolerancia, dependencia y abstinencia, los cuales surgen de la necesidad de la persona de tomar esa sustancia para poder hacer frente a un nuevo día, frenando con ello las sensaciones de malestar emocional y/o físico.

Cuando hablamos de adicción a la tecnología tratamos de adaptar dichos términos al concepto de tecnología, ya que los instrumentos tecnológicos a lo que conducen son a la pérdida de control de la conducta de la persona, donde esta trata de aliviar su malestar emocional a través de las tecnologías de forma sistemática, convirtiéndolas en un refugio y generando la necesidad de acceder a ellas frente al malestar.

Para poder ser considerado una conducta adictiva, debe estar presente la pérdida de control de la conducta, sobre la cual la persona no puede estar sin elemento que genera adicción (las redes sociales, Internet, videojuegos,…), generando con ello dependencia a dichos elementos y causando sentimientos de ansiedad, irritabilidad, depresión y desesperación cuando no puede hacer uso de ellos, apareciendo en ello el concepto de abstinencia y necesitando cada vez más tiempo en su uso, aumentando así su tolerancia.

Uso de la tecnología en la actualidad

En las últimas décadas se ha propiciado un gran avance de las TIC’s, las tecnologías de la información y la comunicación. Se he producido un crecimiento exponencial de estas, aumentando la diversidad y especificidad de los diferentes dispositivos y sus usos, añadiendo la facilidad de acceso a ellos. Estos avances han permitido muchos beneficios en nuestra sociedad, no obstante han requerido una adaptación de nuestros hábitos cotidianos, sobre los cuales debe haber una adaptación, la cual no siempre es saludable, debido a que pueden generarse malos hábitos en el uso de la tecnología en la actualidad, pudiendo alcanzar una adicción comportamental hacia ellas. De modo que, la diversidad y especialización que han alcanzado, así como la posibilidad de acceder a ellas desde cualquier lugar, se han convertido en los factores de riesgo más desencadenantes de su adicción.

La adicción a la tecnología es un término muy amplio. Por ello, explicaremos algunos tipos de adicción a la tecnología, los más comunes, por ejemplo la adicción a los videojuegos, a Internet, a las redes sociales y la nomofobia.

Adicción a los videojuegos

La adicción a los videojuegos ya ha sido en la actualidad aceptada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como una enfermedad. Esta es reconocida como una adicción, no tóxica, que forma parte de las adicciones del comportamiento, sobre la cual se establece una conducta que no se puede controlar. La persona genera una dependencia muy intensa hacia el videojuego, donde pierde la noción del tiempo, perdiendo el control sobre la duración y la frecuencia en la que juegan. Frente a ello, cuando la persona no puede jugar pueden aparecer sentimientos ansiosos, estrés y alteraciones en la conducta alimentaria y del sueño. Los videojuegos se convierten en el refugio de estas personas, buscando realidades alternas, provocando con ello un determinado aislamiento social y una pérdida de las relaciones personales.

Adicción a la tecnología: qué es, causas, síntomas, consecuencias y tratamiento - Adicción a los videojuegos

Adicción a Internet

Cuando hablamos de adicción a las compras por Internet, adicción al sexo en Internet o al juego online, hablamos de adicciones independientes que usan como medio el Internet para poder acceder al elemento adictivo con más inmediatez y de forma anónima. La adicción a Internet no es a Internet en sí, sino a aquello que buscan a través de él. No obstante, hay personas que generan una dependencia al concepto de Internet en general, por el número inagotable de formas de comunicarse y por las nuevas posibilidades que ofrece Internet día a día. Internet es un instrumento de interacción, de trabajo, de información, ocio,… que puede comportar muchas ventajas, sin embargo, las personas con adicción a Internet se quedan absortas en la red, cambiando su realidad exterior por la virtual. Frente a ello, se establece un patrón conductual abusivo del uso de Internet, abandonando con ello las actividades que solían gustar a la persona, la búsqueda de información a partir de otros métodos, las relaciones personales y descuidan las diferentes obligaciones y responsabilidades. La gran diversidad que ofrece Internet (poder escuchar música, ver vídeos, buscar información, visitar redes sociales, descargar películas,…) es lo que genera su dependencia, ya que puede satisfacer cualquier necesidad que tenga la persona.

Adicción a las redes sociales

En la actualidad, las redes sociales han cambiado la forma de comunicación entre las personas. Cada persona utiliza las redes sociales con diferentes finalidades como hablar con amigos, conocer a gente nueva, difundir noticias, promocionar un trabajo etc. Mediante un correcto uso, pueden contribuir a un gran número de ventajas. No obstante, cada vez más las redes sociales se están utilizando para confeccionar identidades falsas, mostrando aquello que crees que estará bien visto por los demás, buscando una aprobación constante. Con el tiempo, la necesidad de la validación de los demás puede comportar graves problemas de autoestima ya que la persona se convierte dependiente de las opiniones ajenas. Por este motivo, la adicción a las redes sociales ha sido en muchas ocasiones relacionada con un bajo concepto de uno mismo, el cual se intenta suplantar con cambios de la propia identidad mostrados en la red. En esta adicción, el componente adictivo se basa en la rapidez de respuesta, la recompensa inmediata y la interactividad que comprometen las redes sociales, el cual causa un distanciamiento de la vida real, problemas en la autoestima, dificultad de control y aparición de ansiedad cuando no puede hacerse uso de ellas.

Nomofobia

El término de nomofobia proviene de “no-mobile-phone-phobia”. El significado de nomofobia hace referencia a la ansiedad que sufre la persona cuando no puede disponer de su teléfono móvil, invadiéndole sensaciones de incomunicación, ya sea porque se ha quedado sin batería, se ha dejado el móvil en casa, se le ha roto, etc. De modo que hablamos de una dependencia al teléfono móvil que ha sido relacionada con una fobia debido a los intensos sentimientos ansiosos y obsesivos que nacen ante la ausencia del dispositivo y que desaparecen cuando la persona vuelve a tener el teléfono.

Adicción a la tecnología: qué es, causas, síntomas, consecuencias y tratamiento - Nomofobia

Adicción a la tecnología: síntomas

Los síntomas de la adicción a la tecnología categorizados como síntomas físicos son los siguientes:

  • Tensión ocular
  • Pérdida de audición
  • Dolor de espalda
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Vibración fantasma
  • Síndrome de Dequervain
  • Insomnio adolescente
  • Dependencia exclusiva
  • Rizartosis del pulgar
  • Infertilidad
  • Obesidad infantil y juvenil

Por otro lado, los síntomas de la adicción a la tecnología de tipo psicológico son los siguientes:

  • Aislamiento
  • Comportamiento alterado y compulsivo
  • Ansiedad e irritabilidad
  • Problemas de comunicación
  • Empobrecimiento del lenguaje
  • Sensibilidad ante comentarios de juicios y valoraciones de los demás
  • Baja autoestima
  • Bajo rendimiento escolar
  • Depresión

Adicción a la tecnología: causas

El origen de la adicción a la tecnología tiende a ser parecido al inicio del consumo de sustancias. La persona, frente a un malestar emocional y físico, busca un refugio en las tecnologías, para paliar diferentes situaciones como pueden ser acontecimientos dolorosos, ansiedad social, momentos vitales de estrés, problemas en el seno familiar, problemas de autoestima,… Frente a este conjunto de problemáticas la persona busca en las nuevas tecnologías una nueva realidad en la pantalla. Este proceso está normalizado, debido a que es muy distinto a los ojos de la población buscar refugio en una sustancia tóxica, que en una distracción como puede ser un videojuego, el cual a primera instancia no es dañino para nuestra salud. A todo ello, se suma la accesibilidad inmediata, la falta de límites y la gratificación de recompensas inmediatas, como los “like” en redes sociales, lo que conduce al desarrollo del comportamiento adictivo.

Adicción a la tecnología: consecuencias

Las consecuencias derivadas del abuso a las nuevas tecnologías pueden ser muy diversas, atendiendo a síntomas físicos y psíquicos, como hemos visto previamente. Las consecuencias de la adicción a la tecnología pueden ir desde problemas de salud como la obesidad, como problemas psicológicos tales como alcanzar una depresión. No obstante, una de las principales repercusiones de las adicciones a la tecnología la constituye el aislamiento social que producen y la absorción en una realidad ficticia, que aunque permita establecer interacciones, estas se vuelven más frías y distantes, pudiendo generar grandes sentimientos de soledad y depresión.

Adicción a la tecnología: qué es, causas, síntomas, consecuencias y tratamiento - Adicción a la tecnología: consecuencias

Adicción a la tecnología: tratamiento

La piedra angular del tratamiento en las adicciones se fundamenta en comprender que el problema no recae en el objeto de adicción, ya sean las redes sociales o una sustancia, sino en la persona. Frente a ello, el tratamiento debe adaptarse a cada persona y puede realizarse tanto individual como grupalmente, con sesiones que oscilan entre los 12 y 16 meses de duración. El tratamiento de la adicción a la tecnología debe abarcar todas las áreas de la persona, teniendo en cuenta a la familia, su entorno social, laboral o académico y su esfera personal.

En el trabajo personal es importante trabajar mediante un proceso de psicoterapia aspectos tales como la autoestima, la aceptación de uno mismo, la mejora en habilidades sociales y en resolución de conflictos.

En relación a la familia, es de suma importancia que haya una colaboración de esta, aunque la implicación familiar será diferente en función de cada caso. En general, tienden a redistribuirse las responsabilidades familiares, trabajar la comunicación y confianza entre los distintos miembros familiares, establecer un control y límites respecto al uso del objeto de la adicción y se proponen estrategias a utilizar frente a la resolución de conflictos.

Al tratarse de adicciones que tienden a aparecer en la adolescencia o juventud, el entorno de amistades es muy importante, dada su influencia. El problema recae en que muchas de las amistades se establecen mediante Internet, lo cual puede llevar a la persona a entrar en grupos sociales inductores de riesgos. Estos grupos online podrían entorpecer el desarrollo del tratamiento de la adicción a la tecnología, de modo que debe establecerse un control sobre ello. Es importante que la persona recupere el contacto con previas amistades o entablar de nuevas, que supongan para ella un apoyo.

En relación al objeto adictivo, deben realizarse un conjunto de fases. En primer lugar, como sucede en la adicción a sustancias tóxicas, debe producirse un período de “abstinencia”, es decir, que la persona deje de hacer un uso total del objeto que genera la adicción. Posteriormente, podrá utilizarlo frente al control de otra persona, hasta que finalmente aprenda a hacer un uso controlado de ello.

¿Cómo prevenir la adicción a la tecnología? Para ello, es importante realizar un proceso psicoeducativo donde la persona comprenda que son instrumentos necesarios en nuestra sociedad, pero que deben ser usados de un modo adecuado y enseñarle a hacer un buen uso de ellos.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Adicción a la tecnología: qué es, causas, síntomas, consecuencias y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Adicciones.

Bibliografía
  • Caro, M. (2017). Adicciones tecnológicas: ¿Enfermedad o conducta adaptativa? Medisur, 15, 10.
  • Macías, M. I. (2014). Adicción al móvil y su repercusión en la salud de la población juvenil de Navarra. Facultad de Ciencias de la salud. Universidad Pública de Navarra. 20-2.
  • Soto, A., De Miguel, N & Pérez, V. (2018). Abordaje de adicciones a nuevas tecnologías: una propuesta de prevención en contexto escolar y tratamiento de rehabilitación. Papeles del Psicólogo, 39(2), pp. 120-126.
  • Vázquez, L.B. (2002). Adicciones y nuevas tecnologías. Proyecto Hombre.

Escribir comentario sobre Adicción a la tecnología: qué es, causas, síntomas, consecuencias y tratamiento

¿Qué te ha parecido el artículo?

Adicción a la tecnología: qué es, causas, síntomas, consecuencias y tratamiento
1 de 4
Adicción a la tecnología: qué es, causas, síntomas, consecuencias y tratamiento

Volver arriba