Compartir

Cómo abrirle los ojos a una persona manipulada

 
Por Cristina Alavedra Barceló. 30 junio 2020
Cómo abrirle los ojos a una persona manipulada

La manipulación es la acción de manipular, proviene del latino “manipulus”, de “manus” que significa mano, y de “pelere” que significa llenar. Antiguamente, el verbo manipular estaba designado a un puñado de cosas que puede tomarse con la mano. Por lo que manipular, etimológicamente, era todo aquello que es susceptible a ser manejado manualmente, arreglado, modificado o alterado, por manos interesadas en obtener algún beneficio.

Actualmente el término manipular también se utiliza para cuando alguien- sea la familia, la pareja, los amigos, la política, etc.-, trata de influir en el pensamiento o decisiones de una persona. La manipulación se distingue de la persuasión, ya que la persona que la ejerce no ha convencido a la otra persona sino que la ha engañado. En este artículo de Psicología-Online queremos explicar cómo abrir los ojos a una persona manipulada con 15 claves.

Cómo saber si una persona está siendo manipulada

Cuando una persona está siendo víctima de manipulación, podemos observar que una de las cosas más evidentes que sucede es un cambio de actitud general por parte de esta. Seguramente, por la presión ejercida por parte del manipulador. Ves que la persona cambia su estilo de vida, ya no sale a cenar con vosotros/as los viernes como solía hacer, incluso cambia su forma de vestir y no va a ningún sitio sin la otra persona, a no ser que esta ya tenga planes primero sin contar con él o ella.

Detectas que cada vez que os veis y no está con aquella persona no para de mirar el móvil y escribirle. La sensación es que han cambiado a la persona que tú conocías, es como que esta se haya acostado y haya despertado otra persona que no encaja con la que tú te llevabas tan bien. Además, te das cuenta qué le cuesta hacer todo aquello que antes le motivaba tanto, ha cambiado sus hábitos y ha adoptado los de la otra persona. Cuando le preguntas el porqué de estos cambios, sus respuestas suelen ser o bien evitar la pregunta para no responder o cosas como “realmente nunca me ha gustado tanto y ahora me he dado cuenta”.

Cómo se siente una persona manipulada

A menudo es difícil saber cómo se puede sentir alguien que está siendo manipulado, ya que desde fuera parece que ha cambiado tanto, y en parte porque esta persona ha querido, que puede generar sentimientos confusos respecto a cómo se debe sentir.

Ese es uno de los grandes dilemas de la manipulación, hasta qué punto es consciente la persona manipulada del engaño y qué grado de responsabilidad se le puede imputar. Debido a ese dilema, muchas de las personas del entorno de la persona manipulada tampoco muestran apoyo, en gran parte por qué no saben cómo hacerlo y otra por qué la persona tampoco es muy consciente del espiral en el cual ha entrado.

Sufrir una manipulación puede generar sentimientos de soledad. Primeramente porque la persona experimenta cambios en su día a día, que aunque parecen escogidos libremente han sido impuestos en forma de engaño por la otra persona y eso puede generar una disonancia entre como realmente piensa, siente y actúa pero no se atreve a confrontar y termina acatando. En segundo lugar, la soledad viene dada porque su entorno tampoco entiende los cambios y una parte puede pensar que es algo que ha sido voluntario y que la persona ha decidido por sí sola, por lo que lleva a una distanciación social.

La persona que va entrando en este círculo de manipulación va viendo mermada su autoestima porque poco a poco va perdiendo su esencia y convirtiéndose en la persona que la otra persona desea que sea.

Cabe destacar que en muchas ocasiones esta dominación de la persona manipuladora es sutil y se va haciendo gradualmente en varias etapas, el objetivo es ir anulando las defensas de la otra persona. Para ello se juega mucho con el papel de las emociones y la idea de amor romántico. De ese modo, la persona manipulada le será muy difícil distinguir cuándo la relación está sobrepasando el límite de lo que se ha acordado como aceptable.

Cómo ayudar a una persona manipulada

A continuación veremos cómo ayudar y cómo abrirle los ojos a una persona manipulada:

1. Respetar

Como ya se ha mencionado anteriormente, para las otras personas que han vivido la manipulación desde una posición de observadores, en muchas ocasiones les puede ser difícil de entender cómo aquella persona ha podido caer en el engaño y le ha costado tanto o le está costando tanto salir de este. Cada persona tiene un tiempo de aceptación de las situaciones y circunstancias y nosotros debemos respetarlo, siempre y cuando su vida no se vea amenazada. Debemos estar allí para ayudarle en el proceso de abrir los ojos pero respetando sus tiempos, ya que si presionamos demasiado a la persona y esta no se ve preparada para explicar todo lo sucedido puede cerrarse en banda.

2. Apoyar

Es uno de los puntos más importantes que podemos ofrecer a una persona que se ha visto sumergida en una relación manipuladora. Durante toda relación el soporte que ha recibido no ha sido un soporte real sino fruto del engaño. Debemos hacer percibir a aquella persona que nosotros estamos allí para cualquier cosa y que puede contar con nosotros para lo que sea. Puede ayudar frases como: “Sabes que estoy aquí para lo que necesites, aunque ahora sientas que no me puedes contar lo que te pasa”, o bien “Sea lo que sea que te está pasando sabes que puedes contármelo, estoy aquí y no me voy a mover”, “Últimamente te veo diferente y este hecho me preocupa, si necesitas cualquier cosa no dudes en pedirme ayuda”.

3. No juzgar

Puede ser que haya cambiado en ese tiempo, debido a la situación de manipulación que ha vivido, quizás os ha dejado un poco más de lado y habéis sentido que no os ha tenido en cuenta ni valorado como debía. Es importante entender que en una situación de manipulación la persona no es ella misma 100%, ya que está siendo controlada por otra persona. Intenta no reprochar ciertas cosas que puedan hacer sentir a la persona culpable y hacer que se encierre más consigo misma.

4. No presionar

La relación de manipulación, en diversas ocasiones ya es una presión constante. Es importante que desde fuera intentemos no presionar más a la persona de lo que ya puede estar o haber sido presionada. Demos tiempo al tiempo para que la persona vaya abriendo los ojos o empieza su vida de nuevo. Siempre que no temamos por la vida de la persona y esta persona no se encuentre en un alto riesgo de peligro.

5. Valorar

Explica todo lo que te gusta de esa persona, que ves en ella. El primer paso en ocasiones para valorarse uno mismo, y más después en una relación manipuladora, es que veas que otra gente ve cualidades en ti. Este hecho también puede servir como confrontación para ver que la persona que tiene o ha tenido a su lado no lo ha hecho y como consecuencia la persona también ha dejado de hacerlo.

6. Empoderar

Al igual que valorar a la otra persona puede ser uno de los factores que pueden ayudarla que está siendo manipulada, empoderarla también. Se trata de que tú como observador y como persona que conoce a la otra desde hace ya un tiempo, le expliques todo lo que es capaz de hacer por sí sola, porque lo has visto y porque tú confías en esa persona.

7. Ayudar a expresar

La relación manipuladora muy probablemente haya hecho que la persona sienta que su opinión, sus sentimientos, sus emociones sean menos que las de las otras personas, y que constantemente estas han sido menospreciadas. Es muy importante que contigo sea capaz de expresar lo que realmente siente y quiere. Al principio quizás le cueste por la dinámica en la cual se ha visto inmersa la persona, aun así es importante intentar hacer que la persona exprese lo que quiere, aunque sea en cosas muy banales.

8. Tomar decisiones

Probablemente una de las cosas que la relación manipuladora ha podido causar en la otra persona es la inseguridad a la hora de tomar decisiones, ya que todas las anteriores venían muy condicionadas por la persona que manipulaba. Es importante, intentar en la medida de lo posible y cuando se detecta una situación así, que durante el tiempo o en el caso que haya dejado la relación, se intente que la persona empiece a tomar decisiones y vea que es ella quién tiene las riendas de su vida.

9. Ayudar a poner límites

Quizás una de las cosas que pudo hacer que la persona manipulada tuviera tanto efecto en esa persona es la dificultad para establecer límites en la relación. Ayuda a la persona a que con tu relación- seas su amiga/o, su familiar, su compañero/a de trabajo- se atreva a poner algún límite. Ser capaz de decir no, en muchas ocasiones, el mejor límite que existe, expresar lo que uno siente también puede servir para llegar a acuerdos en las relaciones, negociar, etc.

10. Plantear objetivos

Las relaciones manipuladoras, en muchas ocasiones, hacen que la persona pierda muchos de los objetivos que tenían o que creen de nuevos, ya que la mayoría están basados en lo que la otra persona quiere. Ayuda a la persona a descubrir qué quiere y qué propósitos tiene a partir de ahora.

11. Escuchar

Es importante que, si queremos ayudar a alguien, escuchemos de forma activa a esa persona. Uno de los puntos más importantes de la escucha activa pasa por no juzgar a la persona de al lado y respetar sus emociones y sentimientos. Para emplear la escucha activa es importante tener tiempo para dedicar a la otra persona y mostrar interés. La escucha activa también implica atender al lenguaje corporal o lenguaje no verbal; la mirada, si sonríe o nos sonríe, signos faciales al pronunciar ciertas palabras, se trata de observar la expresión corporal.

12. Psicoeducar

A veces en una conversación cualquiera nos lo podemos hacer venir bien para explicar lo que supone una manipulación –habiéndose informado previamente- para ayudar a abrir los ojos a una persona que se encuentra en ese tipo de relación. Por otro lado, si la persona ya se ha dado cuenta de que la relación no le hace ningún bien, explicar las consecuencias que puede tener haber pasado por una relación así, en ocasiones calma la ansiedad que la persona pueda presentar. Aquí puedes ver las consecuencias de una relación tóxica.

13. Recordar

Quizás la persona ha abandonado antiguos hobbies, ya no hace muchas de las cosas que antes le llenaban e incluso ha cambiado su manera de vestir, como se ha apuntado anteriormente. Puede ser útil mencionar cosas que habías compartido antes de la relación que mantiene ahora con esa persona manipuladora y que habías disfrutado conjuntamente o temas que antes te hablaba y comentaba y ahora ya no. En el momento que mencione que todo eso ya no le gusta, puedes intentar indagar de forma asertiva, si realmente ya no le gusta o ha renunciado por otra persona.

14. Validar

Es importante que validemos aquello que la persona nos expresa que siente o ayudemos a la persona expresar lo que siente mediante la validación y la empatía.

  • Por ejemplo: “Entiendo, entonces, después de todo lo que me has contado, que debes haberte sentido muy solo/a ante esta situación, me sabe muy mal que hayas pasado por esto.” O bien: “Si a mí me hubiese pasado lo que me estás contando, no sé muy bien que hubiese hecho pero creo que me sentiría muy dolido/a. ¿Cómo te sientes tú?”.

15. Preguntar

En el caso que la persona veas que no se abre podemos intentar preguntar cómo se siente o si está bien en la relación, todo ello siempre de forma asertiva e intentando que la persona no se sienta juzgada.

16. Confrontar

En ocasiones, las personas nos aferramos a cosas dañinas para nosotros sin saber muy bien por qué, en el caso que veas a la persona que está sufriendo, pero no quiere abandonar aquello que le hace daño, podemos utilizar la confrontación. ¡Ojo! La confrontación no es decir "tú estás en una relación muy dañina", si no, de forma asertiva, indicarle algo que pueda tener un impacto en la persona que le haga reflexionar, que no significa tomar una decisión.

  • Ejemplo: "Entiendo que no puedas venir a mi cumpleaños, ¡otro año será! Aun así, hicimos una cena todo el grupo de amigos el otro día y tampoco viniste. Obviamente, no pasa nada, pero me da la sensación que desde que estás con X persona, no vienes mucho con nosotros ya. ¿Podemos hacer algo al respeto? ¿Hay alguna cosa que hayamos hecho que os haya podido sentar mal? La verdad es que siento mucho que ya no estés como antes, yo te echo de menos.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo abrirle los ojos a una persona manipulada, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Crecimiento personal y autoayuda.

Bibliografía
  • Hirigoyen, M. (2012). El Abuso de Debilidad y otras Manipulaciones. Padiós Contextos.

Escribir comentario sobre Cómo abrirle los ojos a una persona manipulada

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo abrirle los ojos a una persona manipulada
Cómo abrirle los ojos a una persona manipulada

Volver arriba