Compartir

Cómo aprender a tener paciencia en una relación

 
Por Maite Nicuesa. 18 julio 2018
Cómo aprender a tener paciencia en una relación

La falta de paciencia puede estar muy vinculada con ese imperativo constante del rol adulto marcado por mensajes de prisa en una sociedad condicionada por la productividad y la búsqueda de inmediatez. Sin embargo, la paciencia es esa actitud que te permite definir tu propio tiempo en el amor para pensar, reflexionar, sentir y observar.

No existe una receta mágica para entrenar la paciencia, sin embargo, si realmente quieres ejercitarla, este aprendizaje depende de ti. ¿Cómo aprender a tener paciencia en una relación? En Psicología-Online, te damos las claves para lograrlo.

También te puede interesar: Aprender a discutir en pareja

5 consejos para entrenar la paciencia en el amor

  1. Identifica cuáles son aquellas situaciones que de manera recurrente se convierten en un foco de conflicto para ti. Para hacer un seguimiento de estas reacciones puedes escribir un diario emocional centrado en reflexionar sobre esos momentos durante un plazo aproximado de diez días. Por medio de la escritura tendrás el material necesario para recordar aspectos que, de otro modo, podrías olvidar.
  2. ¿Qué pensamientos alimentan tu impaciencia en esos momentos? En relación con el punto anterior, es importante que profundices en torno al tipo de mensaje que te envías a ti mismo. El impulso de la impaciencia es tan fuerte que al estar tan centrado en tu emoción, es probable que no te hayas dado cuenta de cuáles son las palabras que definen tu diálogo interior. Sin embargo, por medio de este ejercicio introspección y de reflexión consciente puedes identificar ese mensaje.
  3. Genera mensajes alternativos. Una vez que ya has identificado qué pensamientos son aquellos que aceleran tu impaciencia, concreta otras ideas que te ayuden a poner esa situación en su contexto. Puedes encontrar mensajes de inspiración en las afirmaciones de autores célebres sobre esta cuestión. Sin embargo, es preferible que elabores tus propias frases con tus propias palabras para sentir a nivel interno la fuerza de esas reflexiones tan tuyas sobre la paciencia.
  4. La paciencia es amor. Existen palabras que, a veces, pueden intercambiarse. El amor es una demostración constante de paciencia porque cuando amas también esperas en tanto que los ritmos del otro no están perfectamente alineados con tu ritmo interno. Para realizar un ejercicio de empatía intenta identificar en qué situaciones notas y sientes que tu pareja tiene paciencia contigo. ¿Cómo te hace sentir esto? ¿Y cómo crees que tu pareja consigue transmitirte esa calma? Esta actitud puede servirte de referencia a ti.
  5. Piensa en el largo plazo. La impaciencia es esa energía que te lleva a pensar en lo inmediato del momento, sin embargo, sus frutos son muy poco productivos. Por el contrario, la paciencia es una actitud que puede suponer un mayor esfuerzo de presente, sin embargo, su potencial de futuro es inmenso. Cuando algo te haga perder la paciencia en la relación realiza esta reflexión en torno a cómo casi nada es tan urgente ni tan trascendental como para exagerar la situación. ¿Y cómo cambiar la inercia del drama impaciente por la esperanza? Por medio del sentido del humor.
Cómo aprender a tener paciencia en una relación - 5 consejos para entrenar la paciencia en el amor

Tener paciencia no es solo saber esperar

Sin embargo, incluso la propia paciencia tiene un límite. De lo contrario, una persona corre el riesgo de alimentar un vínculo de dependencia en el que se pone a sí misma en un segundo plano ante el deseo de agradar a la pareja. El límite de la paciencia se encuentra en el propio sentido común y en tu bienestar interno. Cuando la espera de un cambio que nunca se produce afecta a tu autoestima o a tu nivel de felicidad, entonces, reflexiona al respecto.

Cuando la paciencia se convierte en una filosofía de la relación en la que eres tú quien espera eternamente a tu pareja pero no recibes esta misma atención por su parte, entonces, existe un desequilibrio interno en este vínculo.

Define cuáles son tus límites en torno a los principios de una relación feliz. Y recuerda que el amor no siempre es suficiente, es decir, querer a alguien no es la garantía de que esa relación sea esperanzadora. Cuando por estar con una persona sientes que debes dejar de ser tú, entonces, escucha esas sensaciones. La paciencia por sí misma no es un ingrediente mágico. Los verdaderos efectos de la paciencia son aquellos que están acompañados por otras habilidades orientados a lograr determinados objetivos de pareja.

Cuando sientes que todos tus esfuerzos vitales están orientados a alimentar tu capacidad de tener paciencia ante una situación que te desborda, haz un cambio de planteamiento. Especialmente, si se trata de una situación que puede modificarse por medio de la voluntad de ambos.

Cómo aprender a tener paciencia en una relación - Tener paciencia no es solo saber esperar

Cómo controlar la impaciencia y cultivar la paciencia

Para aprender a tener paciencia en una relación, debes tener claro que ésta no debe confundirse con un rol de pasividad en el que la persona parece resignarse a una situación determinada. Cuando eres paciente eres protagonista de tu vida porque esta actitud te ofrece un sentido de la calma desde el que puedes pensar y reflexionar con más claridad que cuando la impaciencia nubla tu razón.

¿Qué hacer a partir de ahora en aquellas situaciones que suponen una prueba para tu paciencia?

  1. Planifica una nueva respuesta. Visualiza esa reacción en tu mente porque esta anticipación aumenta tus posibilidades de crear esa realidad.
  2. Márcate objetivos específicos. En relación con esa situación que supone una prueba importante para ti, concreta algún reto que quieres plantearte. Por ejemplo, si tu impaciencia surge como consecuencia de la falta de puntualidad de tu pareja en las citas, diseña una estrategia para afrontar mejor esos instantes de espera.
  3. Expresa tus ideas y peticiones de forma clara y en un tono amable. El riesgo de la queja es dejarse llevar por los reproches y las críticas que solo alimentan el distanciamiento. Sin duda, el efecto de las palabras "por favor" y "gracias" es más constructivo en la escucha activa. En estos casos es muy importante prestar especial atención a la psicología de la comunicación en pareja.

A modo de cine fórum, la película "Sin Rodeos" protagonizada por Maribel Verdú es un excelente ejemplo pedagógico en torno a la paciencia y la impaciencia en el amor. La actriz interpreta a una mujer que está tan acostumbrada a ponerse constantemente en el lugar de los demás que ya ha olvidado lo que significa ser ella misma. Si te apetece reflexionar sobre este tema, esta trama es una referencia interesante.

Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo aprender a tener paciencia en una relación, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Terapia de pareja.

Escribir comentario sobre Cómo aprender a tener paciencia en una relación

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo aprender a tener paciencia en una relación
1 de 3
Cómo aprender a tener paciencia en una relación

Volver arriba